Papa Francisco y la OIT

OIT y el Vaticano debatieron sobre nueva visión del trabajo

CBST Noticias.- Entre los días 20 y 22 de mayo en la sede de la UNESCO, en París, se organizó un importante seminario internacional organizado por la Organización Internacional del Trabajo y por el Centro de Investigación y Acción Social (CERAS) de los jesuitas en Francia.

Este seminario se realizó como corolario de un trabajo conjunto que vienen desarrollando las tres entidades en los últimos años, la UNESCO, la OIT y el Centro de Investigación Social, impulsado a partir de la encíclica Laudato Si del Papa Francisco.

Marcel Remon, organizador del encuentro, señaló en la apertura que “el trabajo ofrece una posibilidad extraordinaria de desarrollo personal, pero también se ve, a menudo, entorpecido por las condiciones indignas, un salario indecente, relaciones profesionales difíciles y un ritmo inhumano”.

También destacó la participación del Padre jesuita Pierre Martinot, que a cargo de este proyecto es Asesor de la Oficina internacional del Trabajo de la OIT, quien explicó las bases de este proyecto basado en tres ejes: Contribuir a una red de intercambio de reflexión y formación a partir de los Movimientos de Iglesia y de diferentes confesiones con los actores del mundo del trabajo, el segundo eje es una reflexión sobre el mundo del trabajo y el tercer eje es reforzar la capacidad de los actores y las organizaciones sociales para promover un trabajo decente.

Según Martinot, Laudato Sí, “produjo en el mundo un cambio de perspectiva y contribuyo a colocar lo humano en el corazón del trabajo y a promover una nueva visión de la economía, que se alimenta de la visión antropológica, que se apoya en el trabajo decente, que no se reduce al empleo asalariado”.

El representante jesuita señalo que “toda esta dinámica está provocando una dinámica, está generando un profunda transformación social de la vida, del trabajo y de la organización social,  equiparable a la de la industrialización”.

Obviamente, en el seminario, se ratificaron los ejes fundamentales que la OIT viene expresando en materia de su concepción acerca del trabajo.

El trabajo no es una mercancía y como corolario al Centenario de la OIT, se ratifica el concepto de que no habrá paz sin justicia social.

Ello en tanto en alguno de los países del mundo existan sistemas sociales y económicos donde el trabajo humano esclavice, como dice el Papa Francisco, y sean el hombre y la mujer explotados.

También puedes leer: ¿La Vinotinto a tono para ganar la Copa América?

Un punto, lo social

Del mismo modo se señaló, en línea con la Laudato Sí, que las crisis actuales, las diversas crisis actuales, no son crisis diferentes sino un a única crisis.

La cuestión social y la cuestión ecológica son dos caras de un mismo problema y por eso, como pide el Papa, hay que abordarla en forma integral señalando, en concordancia con lo que viene apuntando el episcopado europeo, que el papel central del trabajo es tal porque permite participar en la creación e integrarse en la sociedad, así como el desarrollo personal.

Por otro lado, se hizo hincapié en que el trabajo decente con condiciones dignas, debe articularse con el concepto más acorde a nuestros países del TRABAJO DIGNO, teniendo en cuenta que no hay trabajo digno si implica la degradación del medio ambiente. El segundo paradigma del encuentro fue el del trabajo duradero y el tercero un trabajo más participativo.

Aquí, desde nuestro punto de vista, viene el rol trascendente, en el futuro del trabajo de la economía social o solidaria o economía popular como la venimos llamando en Argentina.

 

Fuente: AGN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.