Informe de la FAO muestra impacto del bloqueo económico contra Venezuela

Resultado de imagen para fao

@CBSTinfo .- El reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) señala el impacto del bloqueo económico contra Venezuela desde 2014.

Publicado esta semana, registra índices sobre el nivel mínimo de consumo de energía alimentaria, cuya curva se presenta elevada a partir del citado año, como consecuencia de la desaceleración económica.

El informe titulado El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo 2019, muestra por períodos los promedios respecto a la prevalencia de la subalimentación

Entre 2009 y 2011, el índice para América Central y el Caribe superaba al de América del Sur (6,8% frente a 5,1%), mientras que Venezuela presentaba 3,1%; luego la gráfica muestra como en el lapso 2012-2014, se eleva a 6,4%;y en el 2016-2018 se quintuplica para ascender a 21,2%.

Estos resultados evidencian la desaceleración económica del país en los respectivos lapsos, cuando comenzó el ataque a la recuperación de precios del petróleo, el primer salto del dólar paralelo, desabastecimiento inducido, contracción de la actividad comercial por la violencia política, bloqueo financiero y asfixia de las tasas de financiamiento (2012-2014).

Igualmente, la consecuencia de la orden ejecutiva del ex presidente Barack Obama, la reacción inflacionaria como consecuencia del dólar paralelo, contrabando de alimentos, robo de 300 mil millones de bolívares en papel moneda por parte de mafias, perdidas económicas por el orden de $116 mil millones y la prohibición del manejo de fondos por $5 mil millones (2011-2018) por el bloqueo de cuentas bancarias de la nación.

Aunque estos factores no son citados por la FAO, la gráfica Nº 8 muestra cómo la persecución financiera coincide con el ascenso del indicador de desaceleración económica, en contraste con la interpretación analítica de este informe que actualmente hacen conglomerados mediáticos.

La FAO reconoció en Venezuela alcances en la reducción del hambre y la pobreza extrema en más de 50% (2012), así como los índices de población con hambre de 13,5 a 5% (2013), logros que fundamentaron la decisión de bautizar al Plan de Acción de la FAO para la erradicación del hambre y la pobreza con el nombre de Hugo Chávez.

Leer Más

Thomas Shannon reconoce daño hecho por sanciones de EE.UU contra Venezuela

Resultado de imagen para Thomas Shannon

@CBSTinfo.- El diplomático estadounidense Thomas Shannon, aseguró recientemente que las sanciones aplicadas por la Administración de Estados Unidos, presidida actualmente por el mandatario Donald Trump, en contra de Venezuela causan un enorme daño al pueblo venezolano. Incluso comparó estas medidas coercitivas con los bombardeos de Dresde y Tokio.

“Es increíble que algunas personas nieguen esto, pero eso subraya, primero, la enormidad de su error de cálculo cuando apoyaron las sanciones en contra del petróleo y el gas, y segundo, su deseo para causar un enorme daño a Venezuela para derrocar a Maduro del poder”, aseveró.

El exdirector del Departamento de Estado para la División del Hemisferio Occidental manifestó que “más o menos como el bombardeo a Dresde y a Tokio. Estamos viendo la destrucción de Venezuela como país y como sociedad”.

Leer Más

Billetes bolívares

#Análisis La violencia de la moneda

CBST Noticias.- Así titulan su obra Michel Aglietta y André Orléan, publicada en 1982.

En este texto los economistas de origen francés, nos plantean que la economía no funciona bajo el principio del libre mercado en sí mismo, sino que en esta subyacen relaciones de dominación las cuales son mediadas por la violencia.

Esta tiene diferentes expresiones y medios a través de las cuales se ejerce la coerción sobre la sociedad.

La violencia de la moneda como mecanismo de dominación, es generada por los intereses individuales sobre los colectivos y se ejecuta sobre todo para el control sobre la soberanía y la dependencia de una región con respecto de otras.

En este sentido, Aglietta y Orléan, exponen cómo se desarrolla la institución monetaria a lo largo de la historia, para alcanzar los principios organizadores, políticos y de cohesión de la sociedad.

Dicen los autores que el desarrollo de la violencia de la moneda se produjo a través de órdenes sociales que respondían a intereses de clase determinados. Sin embargo, resaltan los investigadores, que esos órdenes no se sucedieron en forma de “sucesiones lógicas”, sino que se imbrican las unas con las otras y se concretan en la violencia como regulador social.

De modo que, aun cuando se intenta hacer creer que la moneda es un instrumento de conciliación, lo cierto es que se impone en forma violenta para mediar entre las transacciones económicas, y lo ha hecho históricamente en tres órdenes, a saber: el ritual, a través de don contradon; el político, a través del tributo y la redistribución y; el mercantil, a través del acaparamiento privado.

En el orden ritual la moneda es el sacrificio de personas y animales confines espirituales, e intercambio fundamentalmente de animales, personas y alimentos. Se habla de una premoneda, de don contradon.

Es la primera forma de ejercicio de la soberanía, en la que el don ejerce un principio dinámico como elemento comercial, que constituye un acto sagrado y no de acumulación.

En el orden político, se impone la moneda del monarca, es el monarca el que decide cómo se dan las relaciones comerciales. En este orden la moneda funge como elemento de cohesión social. La Ley sirve para el reconocimiento de legitimidad y abandono del monopolio de la venganza.

En este orden el Rey intercede entre la ley y lo sagrado para la transformación de lo sobrenatural en leyes que benefician a la comunidad, fungiendo como la institución que garantiza la paz pública.

Se da un comercio en el que priva el poder político, en el que se acuña la moneda metálica, que en lo sucesivo llevaría la marca del Estado y la figura del Monarca, a través del cual se da un ejercicio de la soberanía política.

También puedes leer: #TragediaAmazónica Implicaciones del derrame de petróleo en localidad de Perú

El orden mercantil sirve de fuente de poder y de diferenciación social, como sistema de acumulación, en el que la soberanía da paso a corporaciones mercantiles y familias con influencias políticas. El intercambio comercial traspasó circuitos en el que circulaban signos monetarios, afectando el ejercicio de la soberanía y limitando la acción del Estado. Es así, como surge el intercambio de mercancía por pagos futuros, dando paso a la relación crédito-deuda.

La firma, cobra un valor fundamental, como la creencia de que la persona tiene la capacidad de honrar las deudas contraídas, se habla entonces del poder privado. Este orden tiene la característica fundamental de centrarse en la acumulación del capital. Es el orden capitalista.

La moneda y el sistema monetario en general como proceso violento que media en la conflictividad social histórica y que garantiza procesos de soberanía, se han mantenido en el tiempo y precede a los procesos de las relaciones mercantiles, que quedan subsumidas a la mediación violenta que regula la cohesión social de un determinado orden social.

Ahora, en estas relaciones mercantiles que ocurren en estos espacios no media la armonía entre el interés individual y el colectivo. Es decir, que estas relaciones son conflictivas y según las ideas desarrolladas en este texto de Aglietta y Orléan, la única forma de “pacificar las relaciones mercantiles” es a través de la violencia que se impone, históricamente, por medios diferentes, entre estos, la institucionalización de la moneda que tendrá diversas expresiones a lo largo de la historia.

El Patrón Oro

La segunda Guerra Mundial, le permitió a los Estados Unidos de América repuntar como una potencia económica mundial, gracias a que no sufrió daños y que pudo acumular capital vendiendo armas y haciendo préstamos a los países participantes en la guerra; lo que le permitió acumular el 50% del PIB mundial, teniendo el 7% de la población mundial.

En este escenario se realiza, desde el 1ro hasta el 22 de julio de 1944, en el Complejo Hotelero Bretton Woods, ubicado en Nueva Hampshire, EEUU, la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas con la presencia de las 44 naciones más industrializadas del mundo, a objeto de establecer nuevas reglas para las relaciones comerciales y financieras bajo el establecimiento de un Nuevo Orden Económico Internacional.

Los acuerdos alcanzados en la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, recordadas como el Acuerdo del Bretton Woods fueron:

  • Eliminar el proteccionismo iniciado luego de la Primera Guerra Mundial, abriendo paso a la política de libre cambio.
  • Adopción del Patrón Oro. Esto es que cada onza de oro tendría un valor de 35 dólares para lograr una moneda estable. Se le concedió a EEUU la facultad de cambiar dólares por oro sin limitaciones ni restricciones. Así, cada país debía establecer un valor de su moneda en relación al dólar.
  • Creación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). Estas instituciones nacieron con el n de apoyar en la reconstrucción de los países afectados por la guerra. EEUU se valió de su pode- río económico para ser sede de estas instituciones e influir sobre las decisiones de las mismas.
  • Los países con déficit en su balanza de pagos debían ser financiados por las reservas internacionales o por préstamos a través del Fondo Monetario Internacional, no sin antes acordar con el FMI su política económica. Los préstamos otorgados por el FMI debían ser destinados sólo para el dé cit de la balanza de pagos. El plazo para el pago de préstamos por parte del Fondo Monetario Internacional era de 3 a 5 años.
  • Se crearon el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, la Asociación Internacional de Fomento y la Corporación Financiera Internacional como parte de Banco Mundial para el otorgamiento de préstamos a largo plazo, es decir, pagaderos en un plazo mayor a 5 años.

    Petrodólar: Un Asedio en Latinoamérica

    Como parte de su política expansionista, el gobierno de EEUU libró un conflicto bélico en Vietnam entre 1955 y 1975, lo cual le obligó a imprimir y enviar al exterior miles de millones de dólares para financiar esta guerra. En 1971, cuando los países europeos quisieron convertir los dólares en oro, el Presidente de los EEUU, Richard Nixon, eliminó la libre convertibilidad, rompiendo el acuerdo de Bretton Woods, haciendo del dólar una moneda fiduciaria. Es decir, una moneda sustentada en la confianza de la comunidad y no en un metal como el oro.

    Con esta acción el gobierno de EEUU logra la imposición de su moneda en el comercio internacional, lo cual obligó a que los países la usaran como moneda de reserva. Así, esta política exterior logra, bajo coacción, que los países importadores de petróleo usen el dólar para la compra del producto energético de más demanda mundial.

    En este contexto, el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se convirtieron en instrumentos de dominación de las naciones del llamado Tercer Mundo, especialmente los países latinoamericanos, que han sido de nidos por el imperio como el patio trasero de los EEUU; y como punta de lanza contra la insurgencia del Segundo Mundo (la Unión Soviética – URSS), que venía alcanzando niveles importantes de desarrollo.

A través de múltiples acciones, el imperio norteamericano y sus aliados europeos, producían una crisis económica en los países subdesarrollados. Estas condiciones eran necesarias para generar a través del BM y el FMI un financiamiento que supuestamente permitía superar la crisis.

Bajo condiciones de dominación y la aplicación de un conjunto de políticas económicas de corte neoliberales y de las políticas de ajuste estructural, el imperialismo generaba brechas cada vez más anchas entre pobres y ricos.

El Tráfico de la Moneda

Desde el año 2013 se ejerce una forma de Guerra Económica sobre nuestro país, ejecutada por el imperialismo, como es el tráfico de la moneda. Tres factores determinan el tráfico de la moneda: la moneda como mercancía, la extracción de la moneda del territorio venezolano y la tasa de cambio.

El primer factor se relaciona con la acumulación de capital, producto de la compra-venta del papel moneda venezolano, para generar una crisis económica que crea angustia y zozobra en nuestra población.

La extracción del papel moneda del territorio venezolano, como segundo factor, abre paso a una escasez de efectivo circulante, necesario para un importante número de transacciones económicas, lo cual genera especulación e hiperinflación en la economía venezolana. Junto a la extracción del papel moneda venezolano el imperio norteamericano introduce el dólar, a n de imponerlo en las transacciones económicas diarias.

El ataque a la moneda venezolana es un instrumento de guerra del poder imperialista, que genera hiperinflación y contracción de las fuerzas productivas. Esta coacción de los poderes imperiales forja un avasallamiento del capital sobre las necesidades humanas, pues la estructura de costos y precios se ve afectada por el establecimiento del cambio del dólar sobre el bolívar, lo cual hace inaccesibles los bienes esenciales para la vida, como alimentos y medicinas a la mayor parte de la población.

El gobierno colombiano, el lacayo del imperio, a través del Banco de la República (el banco central colombiano) en el año 2000 emitió la Resolución N° 8/2000, que faculta a las casas de cambio fronterizas con Venezuela a establecer en forma arbitraria las tasas de cambio, mientras que se crean diversos portales, como DólarToday, que establece la tasa de cambio dólar/bolívar de manera unilateral, desconociendo to- das las leyes que rigen la economía.

La combinación de estos tres factores ha servido para la imposición del dólar en nuestra economía.

Es común al visitar un establecimiento comercial que los precios estén expresados en dólares, así como también, ver a los compradores pagar con dólares en efectivo. Lo que persigue el imperio es la destrucción total de nuestro signo monetario, y con el todo lo que esto representa.

Nuestra moneda, el Bolívar, lleva la es finge de nuestro libertador, es signo de libertad, soberanía e independencia. Por ello es importante preservarla, es parte de nuestra cultura y de nuestra historia como Nación. Es patrimonio de nuestra economía y de nuestra identidad.

En virtud de los ataques que el imperialismo norteamericano y sus aliados han propiciado a nuestra moneda, nuestro Presidente obrero, Nicolás Maduro, ha implementado diversas fórmulas para revertir los efectos de esta guerra. Entre otras: diversificación de las cestas monetarias, aprovechamiento de nuestras riquezas mineras y petrolíferas para impulsar el uso de monedas digitales, recuperación de nuestras reservas de oro en el mundo, la articulación y fortalecimiento de las relaciones multipolares y pluricéntricas con las potencias emergentes (China, Rusia, Sudáfrica, Irán, India, etc.)

El llamado a la militancia y a los patriotas es a la confianza y a la esperanza en nuestro máximo líder y en su visión estratégica, a la preservación de nuestra moneda como símbolo de libertad, soberanía e independencia. El mundo avanza hacia el uso, cada vez más frecuente, de las monedas digitales y a la diversificación del uso de la moneda. Apoyemos las iniciativas de nuestro Presidente Constitucional, Nicolás Maduro, en las políticas que va desarrollando para contrarrestar los ataques del imperio, tales como: el uso de la banca electrónica, de la billetera digital, entre otras, para así fortalecer nuestra moneda, alcanzar la estabilidad de la economía, para favorecer un crecimiento armónico y el desarrollo económico-social del país.

 

Fuente: Boletín nº 162 del PSUV

Leer Más

Petrocaribe

Recuento del impacto de Petrocaribe en la región a propósito de sus 14 años

CBST Noticias.- El Acuerdo de Cooperación Energética Petrocaribe es una iniciativa impulsada por el Gobierno Bolivariano de Venezuela en el marco de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos o ALBA-TCP. Nace el 29 de junio de 2005, en la ciudad de Puerto La Cruz, impulsado por el entonces Jefe de Estado, Hugo Chávez, y Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

Luego de catorce años este Acuerdo de Cooperación representa un mecanismo de integración en el ámbito mundial que impulsa el desarrollo socioeconómico regional, mediante el suministro de energía y financiamiento en condiciones favorables.

Está fundamentado en una perspectiva solidaria y humana para alcanzar uno de sus objetivos medulares: la eliminación de las asimetrías y desigualdades.

Esta estrategia, a corto, mediano y largo plazo, contribuye con la seguridad energética, el desarrollo socioeconómico y la unión de los pueblos del Caribe y Centroamérica basado en el empleo soberano de los recursos energéticos.

La iniciativa multilateral promueve la integración regional y representa una fuente de suministro de hidrocarburos y de financiamiento flexible, dirigidos a la inversión social, en contraste con los aportes provenientes de otros países industrializados.

El éxito de Petrocaribe fue destacado por Chávez durante un discurso en 2010, cuando dijo: “Muchos países habrían tenido que apagar las luces y tal vez se declararon en bancarrota hace algún tiempo, si no hubiera sido por Petrocaribe”.

También puedes leer: #DialogoTrabajoYProduccion Únete al llamado del presidente Maduro para superar el bloqueo económico

Desde su constitución en el año 2005, Petrocaribe ha trabajado incansablemente y con compromiso en todas las áreas del acuerdo, se han suministrado hasta diciembre de 2018, 356 millones de barriles de crudo y productos, equivalentes a un monto de 31.523 Mmusd, de los cuales aproximadamente el 50% ha sido financiado a largo plazo.

Petrocaribe, bajo los principios de igualdad de los Estados, sin injerencia en los asuntos internos, libre determinación y el derecho de cada nación a decidir su sistema económico, político y social, reúne la voluntad política de 18 Estados signatarios: Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, El Salvador, Granada, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas, Surinam, y Venezuela, en 12 de los cuales se han constituido empresas mixtas y las filiales PDVSA Cuba y Comsurca (Comercializadora de Suministros Regionales del Caribe).

Lo que hace que la alianza Petrocaribe sea tan notable es el hecho de que permite a las naciones del Caribe comprar el petróleo a un valor de mercado del 5% al 50% por adelantado, lo que otorga a estos países un período de gracia de hasta dos años.

A través de Petrocaribe, el período de pago a corto plazo para el 60 por ciento de la factura petrolera venezolana aumentó de 30 a 90 días. El 40 por ciento restante se puede pagar mediante un acuerdo de financiamiento de 17 a 25 años con un interés del 1 por ciento si los precios del petróleo superan los US $ 40 por barril.

Si estos países carecen de la liquidez para pagar lo que se debe, Venezuela hace una excepción al aceptar un pago en bienes y servicios. Por ejemplo, Cuba paga parte de sus servicios médicos, educativos y deportivos, mientras que Nicaragua paga con carne y leche.

Logros concretos en infraestructura

Desde junio del 2005 hasta la fecha, el Acuerdo ha logrado instalar importantes proyectos de infraestructura energética en el ámbito regional:

1) Actualmente, cuenta con una capacidad de almacenamiento de hidrocarburos de 1,73 millones de barriles.

2) Con la adquisición de los buques Sandino y Petión, Petrocaribe alcanza una capacidad de transporte marítimo propio de 920 mil barriles.

3) Por otra parte, a través de las empresas mixtas constituidas se consolida una capacidad de refinación de 134 mil barriles por día, distribuidos entre Jamaica, Cuba y República Dominicana.

4) En materia de generación eléctrica, alcanza un total de 589,35 megavatios en las Plantas Termoeléctricas, Parques Eólicos y Mini-centrales hidroeléctricas instaladas en Nicaragua, Haití, Jamaica, San Vicente y Las Granadinas y San Cristóbal y Nieves.

Mediante la creación de la Zona Económica de Petrocaribe (ZEP) en 2013, el instrumento de integración regional profundizará los mecanismos de cooperación existentes con la finalidad de aumentar y diversificar el comercio intrarregional, fortalecer los sectores productivos, promover la inversión social y estimular el desarrollo.

A pesar de las sanciones el acuerdo sigue de pie

Durante el año 2018 y lo que va del año 2019, PDV Caribe, S.A., sus filiales y empresas mixtas han visto incrementadas las limitaciones para el cumplimiento efectivo de los compromisos establecidos para el suministro de crudos y productos, especialmente por el recrudecimiento de las sanciones económicas de Estados Unidos de Norteamérica.

A pesar de las restricciones señaladas, PDV Caribe, S.A. ha encontrado alternativas para ajustarse a las limitaciones impuestas de manera de cumplir con los objetivos rectores del Acuerdo, seguridad energética, impulso del desarrollo socioeconómico e integración, aprovechando la coyuntura para desarrollar aspectos que trascienden la relación a partir del suministro, sin que ello signifique su desplazamiento.

La puesta en marcha del Plan de Fortalecimiento de Petrocaribe (PFP) a partir del segundo semestre de 2018, constituyó el esfuerzo institucional requerido para impulsar desde la Filial y desde la Secretaría Ejecutiva del Acuerdo, el mantenimiento de la presencia de Petrocaribe como un acuerdo importante para la región, mitigando el efecto negativo de la disminución del suministro sobre la relación que se ha consolidado con cada uno de los países.

Empresas mixtas

Las empresas mixtas fueron concebidas con el fin de viabilizar la política de cooperación energética que se deriva del Acuerdo de Cooperación Energética Petrocaribe.

Fueron conformadas entre PDV Caribe, S.A., filial de PDVSA, y las empresas estatales de energía de cada país, para potenciar las capacidades técnicas y tecnológicas de los países miembros y avanzar en el desarrollo de proyectos que permitan el uso y gestión eficiente de los recursos energéticos disponibles.

Hoy en día se encuentran activas 8 empresas mixtas entre PDV Caribe, S.A. y las empresas estatales en igual número de países (Antigua y Barbuda, Dominica, El Salvador, Haití, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves y en San Vicente y Las Granadinas), así como dos filiales: Pdvsa Cuba y Comsurca en Venezuela.

 

 

Fuente: Correo del Orinoco

Leer Más