Tifón deja seis muertos y casas destruidas en Filipinas

tifon

CBST.info/.- Un tifón que arruinó el día de Navidad en partes de Filipinas, dejando al menos seis muertos y destruyendo viviendas, se cernía sobre una zona muy poblada cerca de la capital del país con vientos algo menos potentes pero aún peligrosos, según las autoridades.

La tormenta dejó sin electricidad a cinco provincias en plenas celebraciones navideñas y dejó varados a unos 12.000 viajeros en el bastión católico de Asia. Más de 380.000 personas tuvieron que suspender las celebraciones navideñas en casa para irse a refugios y otras zonas seguras.

Un granjero murió por el golpe de un árbol derribado en la provincia de Quezon, y otras tres personas —incluida una pareja arrastrada por una inundación— murieron en la provincia de Albay, al sureste de Manila, después de que el tifón tocara tierra el domingo por la noche en la provincia de Casiguran, indicó la policía.

El tifón Nock-Ten, conocido en la zona como Nina, avanzó después hacia el oeste a través de provincias insulares y montañosas, dañando hogares, arrancando árboles y suspendiendo las comunicaciones.

Aunque se debilitó ligeramente, el lunes por la mañana la tormenta aún tenía vientos sostenidos de hasta 120 kilómetros (74 millas) por hora y ráfagas de 180 kph (111 mph), según los meteorólogos del gobierno, a su paso sobre las populosas provincias de Batangas y Cavite, al sur de Manila.

Un carguero con un número indeterminado de tripulantes pidió ayuda por radio cuando empezó a zozobrar cerca de Batangas, mientras que otro quedó varado y volcado de costado en la localidad de Mabini, indicó la Guardia Costera, que envió barcos a rescatar a los tripulantes de las dos embarcaciones.

Se trata de uno de los tifones más fuertes que golpean Filipinas desde que el tifón Haiyan dejara más de 7.300 muertos y desaparecidos en 2013. Sin embargo, a las autoridades en algunas provincias les costó convencer a la gente de que abandonara sus celebraciones y acudiera a los refugios antes de que llegara la tormenta. En algunos lugares se impusieron evacuaciones forzosas.

“Algunos vecinos simplemente se negaron a dejar sus casas incluso cuando les advertí que podían enfrentar el equivalente a una conde de muerte”, dijo por teléfono Cedric Daep, responsable de gestión de emergencias en Albay.

El día de Navidad se ordenó que centros comerciales y tiendas cerrasen pronto para animar a la gente a quedarse bajo techo, “pero en el momento de mayor auge del tifón, aún había muchos autos en circulación y había gente fuera caminando”, dijo Daep. “Les advertimos lo suficiente, pero no podemos controlar su mente”.

Más de 150.000 habitantes en Albay se vieron desplazados por la tormenta, según las autoridades regionales, que declararon el “estado de calamidad” el domingo para agilizar el desembolso de fondos de emergencia.

Unos 20 tifones y tormentas, la mayoría procedentes del Pacífico, azotan las Filipinas cada año, haciendo del empobrecido país de más de 100 millones de personas uno de los más propensos a los desastres en el mundo.

Decenas de miles de aldeanos, obligados a pasar la Navidad en abarrotados refugios de emergencia sin electricidad, empezaron a volver a casa para enfrentar los daños tras el golpe del tifón en el feriado más celebrado del año en el país.

“Han salido de los centros de evacuación y volvemos a ver el sol”, dijo Ann Ongjoco, alcaldesa de Guinobatan, en la provincia de Albay, una de las cinco regiones que se quedaron sin electricidad.

La alcaldesa señaló que su localidad, donde más de 17.600 vecinos acudieron a refugios en escuelas, no podrá retomar las celebraciones navideñas debido a los efectos del tifón. “Muchas viviendas construidas con materiales livianos quedaron destruidas”, explicó por teléfono a The Associated Press.

Diario ND.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *