Hermann Escarrá

Escarrá asegura que EEUU y derecha pretenden fragmentar la República

CBST Noticias.- Estados Unidos y sus aliados de la derecha venezolana tienen como objetivo fragmentar la República, dividir el territorio y al Estado, violando el derecho internacional, señaló este lunes el constituyente Hermánn Escarrá.

Escarrá refirió la denuncia hecha este sábado por el Vicepresidente para Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, en la que mostró evidencias de un plan de la derecha de dividir el territorio.

El plan igualmente contempla fragmentar al Estado para derivarlo a un sector político y crear la “Venezuela de Oriente y Venezuela de Occidente”, mencionó Escarrá.

Entrevistado en el programa Al Aire, de Venezolana de Televisión, el constituyente indicó se actualmente se viola el derecho internacional, la Carta de Nueva York y de Bogotá, por parte del diputado en desacato Juan Guaidó, al nombrar a representantes en embajadas venezolanas sin tener facultades para hacerlo.

“Hemos llegado a un hecho grave, un presidente apócrifo está nombrando embajadores, repartiendo las riquezas del país”, denunció.

Estos ataques contra el país se deben a que Venezuela se ha convertido en un atractivo por los recursos naturales que posee y la derecha venezolana lo que busca es repartirse el botín.

Respecto al artículo 233, Escarrá explicó que “hay una usurpación grave porque no es aplicable el 233 de la Constitución, como ellos dicen. El Presidente Nicolás Maduro está en la plenitud de sus actividades. No hay abandono del cargo. Es una grave usurpación y violencia al texto constitucional”.

El constituyente cuestionó el hecho de que para la derecha venezolana el Consejo Nacional Electoral (CNE) no sirve.

“Cómo es que el CNE no sirve para el Presidente de la República, Nicolás Maduro, pero sí sirve para la elección de ellos (Asamblea Nacional en desacato)”, destacó.

 

Fuente: AVN

Leer Más

Opinión – Algunas reflexiones emanadas de la situación de Venezuela

CBST Noticias/Opinión  Por: Sergio Rodríguez Gelfenstein

1. Quiero insistir en el tema que más me preocupa hoy: el verdadero peligro que está corriendo la humanidad es el que implica el avasallamiento del derecho internacional por parte de Estados Unidos y el correlato que comienza a manifestarse en todo el mundo ante la impunidad que promueven las decisiones de Trump contra un orden internacional que en lo sustantivo es aceptado y respetado por todos los actores.

2. La auto designación de Juan Guaidó como presidente encargado (figura que no existe en la ley venezolana), no solo violenta todo tipo de institucionalidad vigente en Venezuela, sino que hace un mentís profundo a algunos de los fundamentos centenariamente esgrimidos por la derecha conservadora como pilares de la democracia representativa: 1. Las elecciones como expresión de la soberanía popular, a su vez admitida universalmente como soporte principal del poder político supremo de un Estado independiente. 2. La división de poderes como principio político que genera autonomía en la realización de las funciones del Estado y 3. El respeto a la Constitución Nacional como documento rector y ley fundamental de la república.

3. Vale entonces recordar que el Artículo 228 de la Constitución Nacional (CN) de Venezuela establece que la elección del presidente o presidenta se hará por votación universal, directa, y secreta. En ninguna parte dice que el presidente se puede auto designar, mucho menos que puede ser elegido por otro país, aunque sea una potencia. Tampoco la CN acepta que una misma persona pueda ostentar simultáneamente las máximas representaciones del poder ejecutivo y legislativo, fue lo que hizo Pinochet tras el derrocamiento del presidente Allende por la fuerza y con el apoyo de Estados Unidos. Es lo que han intentado hacer sin éxito en Venezuela. Vale recordar que desde ese momento y hasta ahora Chile “funciona” sin una constitución democrática. Pero volviendo a Venezuela, lo cierto es que al auto nombrado se le olvidó el conocido “discursito” de la división de poderes.

4. Así mismo, el proceso de desconocimiento de la ley sigue avanzando avasalladoramente. En Colombia, el presidente Duque intentó presionar sin éxito a Cuba para que entregara a los negociadores del ELN que se encontraban en ese país, por un acuerdo suscrito por las partes y avalado por garantes internacionales y por la propia ONU, violentando el protocolo firmado y que preveía tal situación. Ahora, Duque pretende desconocer algunos artículos sustantivos de los acuerdos a los que habían llegado el Estado colombiano y las FARC en La Habana para establecer una Jurisdicción Especial por la Paz (JEP). En la intención de establecer una clara confrontación con la ONU y la comunidad internacional, Duque, sintiendo el respaldo de Estados Unidos quiso poner en entredicho tales convenios, explicando que tal compromiso era resultado de una decisión de gobierno, no de Estado, exponiendo la ignorancia que la potencia norteamericana necesita para realizar sus planes. La ONU respondió contundente, recordando los incumplimientos de Colombia: “”Lamentamos que, a más de dos años de la firma del Acuerdo Final, la JEP aún no cuente con una Ley Estatutaria (…) principios claves que la ONU, desde el Consejo de Seguridad, ha señalado como indispensables en repetidas ocasiones”.

5. En esa misma lógica de aprovechar el vacío jurídico que Estados Unidos pretende crear en el mundo, a mediados del año pasado, el parlamento israelí aprobó una ley que declara a ese país como “Estado Nacional Judío”, con ello constriñó principios de la ONU colocando al Estado sionista en el mismo status que tuvo Sudáfrica, cuando en ese país existía la política del apartheid. Uno y otro, han sido fervientemente aceptados y sostenidos jurídica, política, militar y financieramente por Estados Unidos.

6. Así, los llamados “portaviones” estadounidenses en América Latina y el Caribe y en el Medio oriente respectivamente operan ya no sólo desde el punto de vista bélico para generar conflictos en dos regiones en que la potencia norteamericana necesita tener permanente presencia y control, sino que ahora también juegan un papel primordial en su meta de hacer estallar al sistema internacional. Venezuela, es solo el nuevo escenario de este conflicto.

7. En paralelo, se han puesto en marcha las acciones necesarias a fin de desmontar las estructuras del sistema para, repitiendo lo ocurrido en 1945, crear otras más proclives a los planes imperiales. Vale repetir (y disculpen que sea redundante) como en un lapso muy corto de su historia reciente, “Estados Unidos reservó algunos artículos del estatuto de la Corte Penal Internacional para que esta no pudiera tomar decisiones sobre la actuación de las fuerzas armadas fuera de sus fronteras; trasladó su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén y eliminó el consulado en Palestina, violando resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU; abandonó el Acuerdo de París sobre cambio climático; se retiró del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de la UNESCO y de las negociaciones para el Pacto Global sobre migraciones; rompió el acuerdo con Irán sobre el uso de tecnología nuclear e hizo lo mismo con el Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto que se había firmado con Rusia”.

8. De la misma manera, en el patio trasero ha comenzado a “ordenar” el establo acorde a sus políticas. Pero, ahora utiliza un nuevo modus operandi. Ya no es como en 1889 cuando se convocó en Washington a la primera conferencia panamericana orientada a construir un sistema de control que le permitiera ejercer su hegemonía tras su consolidación como mayor economía del planeta y cuando se preparaba a entrar en el escenario mundial después de un siglo de aislacionismo. Por eso, vino después la invasión a Cuba y Puerto Rico en 1898, la invención de Panamá -después de secesionarla de Colombia en 1903- con el objetivo de construir un canal que le diera el control del estratégico del paso interoceánico y, finalmente su introducción en la primera guerra mundial en 1917, cuando ya había sido derrocada la monarquía rusa y los bolcheviques se encaminaban a tomar el poder.

9. Tampoco ahora, como en 1948, crearon una organización con sede en Washington para manejar sus neocolonias americanas desde la capital imperial, el año anterior habían inventando un supuesto Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) que estalló en 1982 cuando optó por su lealtad con la OTAN en el conflicto de Malvinas. Así mismo, concibieron otras instancias como el Banco Interamericano de Desarrollo a fin de asegurar la injerencia financiera en las economías latinoamericanas.

10. Sin embargo, todas estas instancias no pudieron, generar las condiciones necesarias para asegurar un éxito rápido en una eventual intervención militar en Venezuela. Por ello, dio indicaciones al corrupto gobierno de Perú para crear una alianza de gobiernos de derecha que legitimara sus acciones en Venezuela. Usemos la palabra de uno de sus leales escuderos y ex secretario general de la OEA para desmontar tamaño engendro jurídico. Dijo José Miguel Insulza “que el llamado Grupo de Lima es una reunión voluntaria de países que no tiene un estatuto´ y por eso ‘no puede decidir sobre el uso de la fuerza´” en Venezuela. Vale decir que esta opinión fue emitida tras cuestionar la presencia en la frontera colombo-venezolana del presidente chileno Sebastián Piñera, para apoyar el ingreso de supuesta ayuda humanitaria a Venezuela.

11. En el plano militar, y ante la imposibilidad de apelar al TIAR, el gobierno cuasi fascista de Estados Unidos instruyó a sus propias fuerzas armadas a través del Comando Sur para preparar la invasión a Venezuela.

12. El Grupo de Lima rompió una tradición en la que Estados Unidos participaba de forma presencial en las organizaciones bajo su dominio. En este caso, no forma parte del mismo, pero les da instrucciones por video conferencias (como se puedo observar en una de sus últimas reuniones) mientras, envía a Canadá, su socio en la OTAN a ejercer la función de espía a su servicio, aprovechando el amplio expediente por corrupción que han ido configurando de las actuaciones del primer ministro Trudeau. Con esto, además, evitan el riesgo que encara dejar el mando de las operaciones a una serie de mandatarios corruptos, de dudosa reputación, ansiosos de exponer lealtad al imperio, pero sin capacidad de maniobrar dado el desprestigio interno que la mayoría de ellos tiene en sus propios países y que en algunos casos hasta le dificulta dar órdenes a sus fuerzas armadas.

13. Hay que decir que a la última reunión del Grupo de Lima en Bogotá a finales de febrero, solo asistieron 10 países de los 34 Estados independientes de la región, a pesar de lo cual osan llamarse mayoría y “comunidad latinoamericana”.

14. Conocedores, del rechazo que su política genera en los pueblos latinoamericanos y caribeños, Estados Unidos ha dado órdenes de desmantelar el entramado integracionista construido bajo el ideario bolivariano durante los primeros quince años de este siglo, pero una vez más lo hacen desde lejos. Por eso han decidido sustituir Unasur por una instancia denominada Prosur que se propone generar mecanismos de apoyo a empresarios, facilitando y optimizando mediante instrumentos jurídicos sus niveles de ganancia, sin que ello entrañe beneficios para los pueblos.

15. Con esto le han dado un golpe contundente a Brasil -en especial a sus fuerzas armadas- que fue el país más interesado en la creación y funcionamiento de Unasur. Brasil limita con todos los países de América del Sur menos con dos y considera la subregión como área de influencia directa. Lula había interpretado ese interés nacional girando instrucciones precisas a su diplomacia y a sus fuerzas armadas para jugar el papel más relevante en este espacio. Un capitán que de estos temas no sabe nada cooperó con Estados Unidos para hacer que esto fuera posible, por lo cual le dieron un silencioso golpe de Estado que lo apartó en los hechos del poder.

16. Por supuesto, Venezuela, al igual que Bolivia significa un dique de contención a sus intenciones. Por eso los ataques tan brutales en su contra. También lo fue hasta hace poco Ecuador, pero la minusvalía intelectual y la pequeñez humana de su presidente condujo a ese país a seguir a Colombia, a abandonar Unasur, para como se ha dicho públicamente “completar su traición” después de haberse ido a arrodillar ya ni siquiera a los pies del imperio, sino a los de Iván Duque y Sebastián Piñera.

17. Las actuaciones de Ecuador y Venezuela son expresión de las opciones frente al imperio: rendirse o resistir. La historia podrá en su justa dimensión a unos y otros. Los siglos han pasado raudamente y se sigue recordando con respeto y admiración a los defensores de Sagunto y Numancia, a los Niños Héroes de Chapultepec, a los que resistieron en Leningrado y Stalingrado y a los ciudadanos cubanos de los últimos 60 años. El mundo se pone de pie ante su memoria, ante su entrega en salvaguarda de la vida para ellos y para otros y ante su máxima entrega y sacrificio en defensa de lo mejor de los mejores valores y los más altos principios de la humanidad.

18. Al revés, cuando se menciona a Judas, Pinochet, Pétain, la Malinche y Bruto, se habla con desprecio, con repugnancia y asco, más temprano que tarde, Lenin Moreno se incorporará a esa lista despreciable donde está depositado el estercolero de la raza humana.

Leer Más

Opinión – Mosca con las redes y los “expertos” – Wilfredo Mejías

CBST Noticias/Opinión.-  Por: Wilfredo Mejías.

La guerra y el saboteo dentro de ella continúa y las soluciones que son estructurales no coyunturales, llevarán su tiempo. El criminal saboteo eléctrico está en pleno desarrollo y sus soluciones también, que dicho sea de paso, afecta el bombeo de agua a las grandes ciudades, dado que el proceso requiere de un sistema eléctrico estabilizado. Frente a ello tenemos que saber administrar nuestra energía eléctrica y el agua disponible en cada hogar de manera lo más racional posible y sin dispendio alguno.

En otro orden de ideas, hay que seguir leyendo entre líneas, tanto en las redes sociales como en lo que aparece en todos los Medios de Comunicación Social privados, internos y externos. Ello evitará propagar fake news o paparruchas, convirtiéndonos en tontos útiles de los laboratorios de guerra sucia.

Observen lo que está ocurriendo. Apelando a eufemismos, ahora resulta que no hay guerra ni saboteo, sino una crisis eléctrica generada por Maduro y sus técnicos que no atendieron al tiempo a ese sector ni realizaron las inversiones.

Mientras el Gobierno como un solo cuerpo lleva días enfrentando la Guerra Eléctrica y el apagón nacional, comienzan a aparecer “los expertos” (golpistas internos y externos que están en la jugada), con corbata y traje, aclarando académicamente las preguntas ya establecidas por los periodistas y medios tarifados, para sesgar la situación y enjuiciar a la revolución. Ejemplo vomitivo lo constituye Globoterror y una larga lista de medios y gente que recibe su pago también en billetes verdes. Ojo pelao con esos declarantes y entrevistadores, que solo cumplen el guión del dueño del circo que planificó este criminal ataque eléctrico.

Y saben por qué lo hacen de esta manera?. Porque con los recaudos documentales y testimoniales “amañados”, recabados por ONGs que reciben su paga en dólares, van conformando los expedientes para llevarlos a los organismos internacionales que domina el imperio, donde éste no es tocado ni con el pétalo de una rosa. Cero guerra eléctrica, cero saboteo criminal, cero ataques. Veredicto: culpable Maduro y la revolución.

Lo otro que debemos tener claro es que un evento de tal magnitud, se lleva adelante con alta tecnología y conocimiento cabal del funcionamiento de nuestro sistema eléctrico. Empero, ojo, también con complicidad interna que hace rato está instalada y encubierta como agente externo y traidor, en ese estratégico sector. ¿O miento?.

Mosca pues con las redes sociales y los expertos que ya se están pronunciando “y que por más que se tongoneen siempre se les ve el bojote”, como solía decirnos Chavez. Esta historia continuará y su desenlace final positivo, dependerá de todos nosotros, unidos y con nuestro morral cargado de dignidad y de conciencia, y del inmenso amor por nuestra Patria que está siendo amenazada. Debemos estar claros y claras, claritos.

Leer Más

Opinión – Desde Caracas – Marcos Teruggi

Por: Marcos Teruggi (*)

Ciudad fantasma, así parecía Caracas el sábado en la medianoche. El apagón era casi total, solo se mantenían con luces restaurantes de lujo abarrotados, algunas estaciones de servicio, farmacias, hoteles, y los pocos autos y motos circulando. Silencio y oscuridad, un escenario cinematográfico. Nuevamente el apagón y un elemento central: la ausencia de focos de violencia, y una muy pequeña presencia policial en puntos precisos.

En horas de la madrugada la luz volvió por zonas del país y la ciudad. En algunos puntos todavía no lo había hecho ayer en la tarde/noche, es decir que miles de personas quedaron en la oscuridad por más tres días, desde el jueves a las 17 horas, momento del apagón nacional que hizo ingresar a todo el país en un espacio-tiempo desconocido.

No se suele tener conciencia de todo lo que depende de la energía eléctrica: comunicaciones, pagos, transportes terrestres y aéreos, sistemas de salud, horarios del día y la noche, agua, reservas de comida, la posibilidad de estudiar, trabajar. Un apagón total prolongado frena hasta casi detener a un país, sus empresas, instituciones, hogares, cotidianos, acerca a precipicios a medida que se prolonga, y eso, se sabe, genera reacciones.

Por eso fue clave la tranquilidad que se vivió dentro de un cuadro de estas características. Las imágenes de ayer en la mañana fueron de instalación de mercados de fruta y verdura, colas para cargar gasolina, conseguir agua, preocupaciones por familiares, actos de solidaridad, cotidianeidades en tiempos de asedio.

No resulta demasiado azaroso intuir que el objetivo del apagón era desencadenar un cuadro apocalíptico. “En el caso de Venezuela, la idea de que un gobierno como el de Estados Unidos intervenga a distancia contra la red de energía es bastante realista. Las operaciones cibernéticas a distancia rara vez demandan presencia significativa en el terreno, convirtiéndolas en operaciones de influencia ideales que no son reconocidas”, afirma un artículo publicado en la revista Forbes, preguntándose sobre la posibilidad de un cyber-ataque para explicar el apagón.

Agrega: “La obsolescencia del internet y la infraestructura energética del país presentan desafíos poco grandes para este tipo de operaciones, y hace relativamente sencillo borrar todo rastro de intervención extranjera (…) deslegitima al gobierno en curso en la misma dimensión en que el gobierno a la espera se presenta a sí mismo como real alternativa”.

El sabotaje a la red eléctrica en esa magnitud puede ser enmarcado en la secuencia iniciada desde principios de año, donde algunos de los principales acontecimientos fueron: el no reconocimiento de Nicolás Maduro, la autoproclamación de Juan Guaidó, la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 23 de febrero como fecha clave para el ingreso de ayuda humanitaria y la imposibilidad de lograr ese objetivo, nuevas reuniones de Naciones Unidas, regreso de Guaidó al país y el apagón.

Luego del 23 ocurrió un desplazamiento discursivo: el repliegue de la amenaza de intervención militar por parte de Estados Unidos, que podría deberse, entre otras cosas, al impacto negativo que genera. El acto seguido fue el traslado a este escenario de apagón, donde el movimiento se desplegó en dos vértices: el hecho como tal, con todas sus consecuencias, y la interpretación, es decir la pelea por determinar las responsabilidades. En este punto la centralidad reside en la capacidad de convencer.

Una de las enseñanzas que han dejado los últimos episodios, es la vulnerabilidad de la verdad ante la inmensa capacidad de posicionamiento de ideas que tiene la articulación entre grandes agencias y gobiernos. El caso más emblemático fue el de la quema de camiones con ayuda humanitaria que habría realizado la policía venezolana el día 23. Un reciente artículo del New York Times señala que, tal como lo había dicho PáginaI12, en realidad se trató de una bomba molotov lanzada desde filas de la derecha, y que no existe certificado acerca de que hubiera medicinas en los camiones. Sin embargo, el hecho fue repetido como verdad por medios de comunicación, el vicepresidente norteamericano Mike Pence, y el encargado del caso Venezuela, Elliot Abramos, ante las Naciones Unidas, entre otros.

La disputa por el convencimiento cobra aún más fuerza en el caso del apagón, por la dificultad de las pruebas, el poco rastro del ataque, las formas en que se desplegaron los golpes -como señaló el presidente Maduro- de manera informática, electromagnética, física, y con complicidades internas.

Se suma a eso que la inestabilidad del sistema eléctrico ha sido recurrente en algunas zonas del país, como en el estado Zulia. Eso, junto a denuncias de faltas de inversiones en el sistema eléctrico, la matriz repetida diariamente de que este gobierno es exclusivamente un espacio corrupción, sumado a destiempos comunicacionales, y los efectos concretos del impacto, ha hecho que el argumento del sabotaje no haya convencido a una parte grande de la sociedad.

La urgencia del gobierno reside en estabilizar el sistema, garantizar abastecimientos de emergencia de comida, agua, gas, reordenar los cotidianos dentro de las dificultades ya existentes, para lo cual, entre otras cosas, dispuso operativos en hospitales, de alimentación, y declaró hoy lunes no laborable. Se puede predecir que existirán nuevos ataques para volver a generar un apagón y trabajar políticamente sobre sus consecuencias. Podrían ser de otras características, se trata de un escenario complejo, de muchas variables, frentes de asalto, posibilidades, actores, tiempos y desesperos.

No se debe perder de vista el escenario general en el cual suceden estos acontecimientos: el intento de crear un gobierno paralelo para obligar a Nicolás Maduro a abandonar el poder político, sea bajo la forma que sea. Guaidó anunció una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional para hoy para declarar Estado de Emergencia Nacional, volvió a hacer un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con advertencia de última oportunidad. Otros dirigentes de la derecha se pronunciaron nuevamente a favor de pedir la salida violenta con intervención.

La batalla por la luz, centro del asalto en este momento, aún no ha terminado.

Leer Más

“La pelea es peleando” Opinión/Temistocles Salazar

CBST Noticias/Opinión.- Temistocles Salazar

Las declaraciones del Obispo Mario Moronta no pueden entenderse como palabras de un Vicario de Dios sino como las de un guerrero con lanza y cuchillo contra un sector de la poblacion, sector revolucionario, en el cual militamos. Es una declaración de guerra que rechazo con firmeza con toda mi autoridad moral. Le respondo con palabras del General José Félix Ribas cuando alentaba a sus estudiantes-soldados en las trincheras de La Victoria ante las acometidas del bárbaro Boves: “la pelea es peleando”, General Mario, porque si Usted cree que Dios está con sus palabras le digo que también está con las mías, porque Dios es el único ser pensante que no puede ser monopolizado, afortunadamente los santos saben leer.
Sus palabras, General Moronta, desdice de su condición de Obispo que debe tener un lenguaje ecuánime, despolitizado, consensuado, dirigido al pueblo católico conformado de múltiples tendencias culturales y políticas que deben ser respetadas por quien finge de pastor. No es posible que por ser Usted militante del partido Voluntad Popular, que no tiene el coraje de reconocerlo, quiera arrastrar a la Iglesia, a mi Iglesia, en el Táchira, a la zaga de esta organización política de extrema derecha. Sus palabras desconsideradas atizan el odio y la guerra contra los que militan en la revolución bolivariana, sobre todo en una región como ésta tan polarizada y dividida con rasgos potenciales de violencia por su condición fronteriza. Cuánto he lamentado sus palabras irresponsables, aderezadas con un estilo refinado pero en el fondo están envenenadas de resentimiento y frustración.
Usted tuvo el atrevimiento de ofender a Dios al afirmar, goloso, que el joven autoproclamado Presidente, era un enviado del cielo, cuando todo el mundo sabe, y lo reconoce él mismo, que fue escogido por los gringos para encabezar un golpe de estado contra un gobierno legítimo y constitucional, a no ser que hayan cambiado la Biblia para incorporar al perverso yanqui como nuestro Dios.
No se regodee en Bolívar que Usted no cree en él, porque los fascistas de Voluntad Popular detestan a Bolívar. Quedese con su “ayuda humanitaria” que defiende con un moralismo fariseo, quedese con esa limosna que sabe a sangre y robo imperialista, a la sangre que han derramado con sus armas por el mundo en invasiones contra los pueblos, y al robo que han hecho de nuestros dineros y oro depositados en el exterior y de nuestros alimentos y medicinas no permitiendo que lleguen a nuestro país para aliviar las penas de nuestro pueblo, “ayuda humanitaria” bajo la presión de las bayonetas, “ayuda” carente de humanismo cristiano.
Se lo confieso, como amigo que fui suyo, que Usted me ha decepcionado como persona, como Obispo y como General.

Leer Más