Rusia sobre la orden de Trump de extraer recursos de la Luna

BBC Mundo | Llegada del hombre a la Luna: cómo fue la asombrosa ...

CBSTInfo.- RT,. 8 de Abril de 2020.- Cualquier intento de “privatizar” el espacio exterior es inaceptable, dijo el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, en referencia a una orden ejecutiva firmada este lunes por Donald Trump que contempla la explotación comercial de los recursos naturales de la Luna y otros cuerpos celestes.

De momento, Peskov no pudo afirmar con seguridad si el mencionado decreto puede considerarse como un intento de “privatización”, pero dijo que la decisión de la Administración estadounidense debe ser evaluada de manera “puramente legal”.

NASA: “La extracción de toneladas y toneladas de metales valiosos de tierras raras en la Luna sería posible en este siglo”
NASA: “La extracción de toneladas y toneladas de metales valiosos de tierras raras en la Luna sería posible en este siglo”
“Ahora no voy a hacer [una evaluación legal del decreto]. Pero los intentos de privatizar el espacio de una forma u otra (…) serían inaceptables”, dijo Peskov.

Este 6 de abril, el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó una orden ejecutiva referente a la explotación comercial de los recursos naturales de la Luna y otros cuerpos celestes. El documento recalca que Washington no ve el espacio exterior como un bien común global.

“Los estadounidenses deberían tener derecho a participar en la exploración comercial, la extracción y el uso de los recursos en el espacio ultraterrestre, de conformidad con la ley aplicable. El espacio exterior es un dominio legal y físicamente único de la actividad humana, y Estados Unidos no lo ve como un bien común global”, reza el texto.

Roscosmos acusa a EE.UU. de planear “apoderarse de los territorios de otros planetas”
Por su parte, Serguéi Savéliev, director general adjunto para la cooperación internacional de Roscosmos, tachó de “agresivos” los planes de EE.UU. para la explotación de recursos espaciales y advirtió que están perjudicando a la cooperación internacional.

“Los intentos de expropiar el espacio ultraterrestre y los planes agresivos para apoderarse de los territorios de otros planetas difícilmente hacen que los países cooperen de manera fructífera”, declaró.

“Ya ha habido ejemplos en la historia cuando un país decidió apoderarse de los territorios en su interés. Todos recuerdan lo que sucedió”, agregó Savéliev.

El director general de Roscosmos, Dmitri Rogozin, sostuvo, a su vez, que los decretos de Trump sobre la explotación de la Luna y sobre el estado de emergencia en EE.UU. por el coronavirus pueden estar relacionados. “Estamos tratando de entender cómo estos decretos están interconectados”, escribió en su página de Twitter.

Leer Más

¿Por qué la pandemia se ha vuelto tan catastrófica en el país más rico del mundo?

EE.UU. suma ya más de 6.000 fallecidos y más de 245.000 casos de contagio por coronavirus, siendo el país con más pacientes infectados a nivel mundial. A mediados de marzo, después de semanas de insistir en que el Gobierno estaba luchando con éxito contra la propagación de la enfermedad, el presidente Donald Trump finalmente admitió que el contagio “no está bajo control” tanto en su país como en el extranjero. La semana pasada, el mandatario declaró que si EE.UU. logra contener el número de fallecidos por el covid-19 entre 100.000 y 200.000 en vez de los posibles 2,2 millones, será “un muy buen trabajo”. ¿Por qué la pandemia se ha vuelto tan catastrófica en el país más rico del mundo y qué errores se cometieron a la hora de afrontarla?

“Mes perdido”

En primer lugar, entre fines de enero y principios de marzo, cuando el virus ya se estaba propagando desde China a EE.UU., no se realizaron pruebas a gran escala de personas que podrían haber estado infectadas, debido a fallas técnicas, obstáculos regulatorios, burocracia y la falta de liderazgo en múltiples niveles, según más de 50 funcionarios de salud pública actuales y anteriores, fuentes de la Administración, científicos de alto nivel y ejecutivos de empresas entrevistados por The New York Times.

Entre otros problemas, los primeros kits de pruebas desarrollados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) eran defectuosos. Cuando las fallas se hicieron evidentes en febrero, el director de la agencia, Robert Redfield, prometió una solución rápida, pero esta tardó semanas en llegar. Por su parte, el sector privado, que debía ayudar con pruebas de diagnóstico masivas a la población, se topó con obstáculos burocráticos debido a las regulaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés).

“El resultado fue un mes perdido, cuando el país más rico del mundo, armado con algunos de los científicos y especialistas en enfermedades infecciosas más capacitados, desperdició su mejor oportunidad de contener la propagación del virus“, indica el periódico, añadiendo que EE.UU. se quedó “en gran medida ciego a la escala de una catástrofe inminente de salud pública”

Burocracia

Otros problemas a la hora de afrontar la pandemia tendrían que ver con la burocracia. El secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Alex Azar, preside un comité que está técnicamente a cargo de implementar la Estrategia Nacional de Biodefensa del país, lo que incluye la coordinación de las agencias federales para el monitoreo, la prevención y la respuesta a las crisis como el nuevo virus. Sin embargo, una auditoría de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental realizada en febrero de 2020 descubrió que el Departamento de Salud no pudo reunir efectivamente los recursos del Gobierno federal, y que los representantes de varias agencias federales “expresaron renuencia” a reasignar recursos hacia una misión amplia y algo vaga donde “no hay procesos, roles o responsabilidades claras para la toma de decisiones conjunta”.

Asha George, exoficial de inteligencia del Ejército y directora ejecutiva de la Comisión Bipartidista de Biodefensa de EE.UU., explica en una entrevista a Task & Purpose que poner al Departamento de Salud a cargo de la Estrategia Nacional de Biodefensa “fue un error”, ya que “un departamento realmente no puede decirle a otro qué hacer”.

“Nunca ha funcionado históricamente en este país y esta vez no funcionó: la burocracia se interpuso en la implementación y ejecución de la Estrategia Nacional de Biodefensa, y ahora tenemos covid-19″, se lamentó.

Escasez de reservas y advertencias ignoradas

El hecho de que EE.UU. no estuviera preparado para la crisis no debería sorprender al Departamento de Salud. Una serie de ejercicios realizados entre enero y agosto de 2019 y denominados ‘Crimson Contagion’ (‘Contagio Carmesí’) simularon la propagación de un virus respiratorio desde China a la parte continental de EE.UU., que mataría a casi 586.000 estadounidenses y dejaría a unos 110 millones de infectados. Los resultados del ejercicio, divulgados por The New York Times en febrero, predijeron “confusión” y “caos burocrático” en la respuesta a la crisis, con fricciones entre los gobiernos de estados y el Gobierno federal, así como entre entes como el Departamento de Salud y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, sobre cuestiones que van desde la escasez de equipos hasta las pautas para el distanciamiento social.

 

La simulación reveló también la “incapacidad para reponer rápidamente ciertos suministros médicos, dado que gran parte del producto proviene del extranjero”, un fenómeno que EE.UU. está experimentando actualmente. De hecho, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió el jueves que, al ritmo actual, el estado solo cuenta con respiradores para seis días en su reserva.

“No teníamos suficiente en nuestras reservas estratégicas nacionales”, resalta George. “No consideramos la posibilidad de que China se vea tan afectada que no pueda fabricar los suministros de atención médica que utilizamos”, añade.

También puedes leer: 

Además, según informó recientemente The Washington Post, entre enero y febrero de este año, los servicios de inteligencia de EE.UU. advirtieron en varias ocasiones de la “grave amenaza” que suponía el covid-19, pero ni el presidente Donald Trump ni los legisladores les hicieron caso, por lo que no se tomaron medidas que pudieron haber frenado la propagación de la enfermedad.

Partidismo

Una serie de encuestas nacionales publicadas en las últimas semanas revelan que, si bien la ansiedad por la enfermedad está aumentando en ambos lados de la división partidista los demócratas expresan mucha más preocupación al respecto que los republicanos.

Las respuestas del Gobierno a la crisis siguen las mismas pistas. Con algunas excepciones importantes, especialmente Ohio, los estados con gobernadores republicanos han sido más lentos, o menos propensos, que los administrados por los demócratas a la hora de imponer restricciones a sus residentes. Según un estudio de la Universidad de Washington, los gobernadores republicanos introdujeron medidas restrictivas en sus estados en promedio 2,7 días más tarde. Hasta mediados de marzo, el propio Donald Trump minimizó el peligro de la enfermedad y exageró el “control” de EE.UU. sobre ella. Varios políticos republicanos incluso alentaron a sus electores a visitar bares y restaurantes cuando las autoridades instaban a lo contrario.

 “Cualquier desastre, pase lo que pase, revela nuestras vulnerabilidades“, sostiene Asha George. “EE.UU. no estaba nada preparado para un evento biológico como la propagación de covid-19”, asegura.
Fuente RT En Español
#3Abr

Leer Más

EE.UU recibe de Rusia ayuda humanitaria que no pudo introducir en Venezuela

EE UU: Las sanciones impuestas al régimen de Maduro exceptúan ...

Un avión ruso con equipo médico y de protección podría despegar rumbo a EE.UU. antes del final del día, dijo el portavoz presidencial del Kremlin, Dmitri Peskov..

Rusia enviará a Estados Unidos un avión con equipos médicos para ayudar a sus trabajadores de Sanidad en la lucha contra el coronavirus. Según lo anunció este martes el portavoz presidencial de Vladímir Putin, Dmitri Peskov, la aeronave podría despegar antes del final de esta jornada.

La asistencia de Moscú fue uno de los temas abordados en la conversación telefónica mantenida este lunes por el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, explicó el vocero.

“En el contexto de la grave situación epidemiológica en Estados Unidos, la parte rusa ofreció asistencia en forma de equipo médico y equipo de protección”, recoge las palabras de Peskov la agencia RIA. “Trump aceptó esta ayuda humanitaria con agradecimiento“, agregó.

El representante del Kremlin subrayó que la decisión del Gobierno ruso de ofrecer ayuda a Washington nace de la esperanza de que “cuando los fabricantes estadounidenses de equipos y materiales médicos ganen impulso, también podrán corresponder si es necesario”.

El portavoz presidencial ruso añadió que Moscú también mantiene “interacción” con Pekín, subrayando que la crisis sanitaria actual “es de naturaleza global” y “afecta a todos sin excepción”, por lo que “no existe una alternativa a la actuación conjunta en un espíritu de asociación y de asistencia mutua”.

Colaboración de EE.UU. y “otros países”

El anuncio de Moscú se produce un día después de que Trump elogiara en una rueda de prensa a Rusia, China y “otros países” por enviar a territorio estadounidense equipamiento médico para minimizar la propagación de la pandemia de covid-19, si bien las autoridades rusas aún no habían anunciado nada al respecto.

En su comparecencia en la Casa Blanca, el mandatario norteamericano aseguró que su país mantiene “excelentes relaciones con muchos países” y destacó el papel de Rusia, que habría enviado “un avión muy, muy grande cargado con equipamiento médico”, gesto que calificó de “muy agradable”. No obstante, Trump no especificó de qué tipo de ayuda se trataba ni nombró a los demás países que, supuestamente, colaboran con EE.UU.

EE.UU. registra actualmente el mayor número de casos de coronavirus en el mundo, con más de 174.400 infecciones confirmadas este martes, según datos de la Universidad de Johns Hopkins. El propio Trump pronosticó este domingo que la tasa de mortalidad en el país podría alcanzar su cota máxima “dentro de dos semanas”.

Leer Más

La traición pudiera ser el arma que destrone a Donald Trump

Donald Trump, el presidente de EEUU

@CBSTinfo.– El proceso del ‘impeachment’ del presidente de EEUU, Donald Trump, está acercándose a su recta final, y los republicanos han sacado el arma más pesada en su poder: la traición. Según el columnista de Sputnik Iván Danílov, esta es la herramienta que podrían usar para quitarle el puesto y, tal vez, la libertad.

Según el analista, la traición al presidente arrancó cuando la Casa Blanca solicitó al Senado votar el juicio político de forma inmediata pero la cúpula republicana en la Cámara Alta se negó a hacerlo. Una votación inmediata habría aclarado que las acusaciones contra el presidente son infundadas, lo cual habría absuelto plenamente a Trump sin alargar la espera.

Pero en lugar de llevar a cabo un procedimiento así, la facción republicana en el Senado decidió organizar un procedimiento completo, abriendo así la puerta a nuevas traiciones, destaca Danílov.También existe la posibilidad de que el presidente ya haya sido traicionado dos veces como mínimo. The Wall Street Journal, citando fuentes de la Casa Blanca, informó que el asesinato del general iraní Qasem Soleimani había sido en realidad una especie de soborno político ofrecido por Trump a los senadores republicanos para que lo apoyasen durante el impeachment. Sin embargo, visto el hecho de que el juicio político sigue adelante, parece que los senadores republicanos no han podido o no han querido pararlo, afirma el columnista.

“Soleimani está muerto, pero el juicio político continúa con un escenario desfavorable para el presidente”, continúa Danílov.

A juzgar por los cálculos de los medios de comunicación estadounidenses y las declaraciones de los propios senadores, la balanza de poder en este momento sigue estando a favor de Donald Trump. Para que el juicio político tenga éxito, se requieren dos tercios de los votos de los senadores, y los republicanos tienen ahora una mayoría en el Senado: 53 de 100. El problema del presidente es que, según el diario británico The Telegraph, cuatro de los senadores republicanos se han puesto ya del lado de la acusación. Además, los demócratas pueden elegir a los testigos y controlar así el curso del proceso.

Sin embargo, independientemente del resultado de la votación en el proceso de impeachment y del número de traidores entre los senadores republicanos, el factor más importante sigue siendo que el juicio político es impopular entre los republicanos estadounidenses comunes. Es decir, los que iniciaron el proceso fueron incapaces de convencer a otros miembros de su partido de que Trump cometiera algún tipo de crimen.

Mientras tanto, los abogados de Trump ya han definido el juicio político como un intento de tomar el poder por la fuerza, y la última carta de triunfo del presidente estadounidense podría ser la misma guerra civil que ya ha mencionado en Twitter, cree el politólogo. Y nadie en EEUU —senadores republicanos incluidos— quiere ver un conflicto armado en su país.

La investigación sobre Donald Trump fue iniciada el 24 de septiembre de 2019 por la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. Comenzó a raíz de una declaración de un informante anónimo que afirmó que el presidente presionó al mandatario ucraniano, Volodímir Zelenski, para que las autoridades ucranianas investigasen la supuesta corrupción del hijo del exvicepresidente Joe Biden, Hunter Biden. A cambio, supuestamente le prometió ayuda financiera y militar.

Joe Biden es uno de los principales rivales de Trump en las elecciones presidenciales del 2020 y por ahora participa en las primarias del partido demócrata. Por lo cual, los demócratas afirman que el presidente estadounidense quiso recibir la ayuda de Ucrania para para adelantar a Biden en la carrera presidencial. El demócrata ocupó el puesto del vicepresidente durante el Gobierno de Barack Obama.

Leer Más

Urgente: Aqui las razones de por que Guaidó abandona la Asamblea Nacional Para irse de Gira por Europa

Juan Guaidó, opositor venezolano

@CBSTinfo.- Estados Unidos organizó una gira internacional al opositor venezolano Juan Guaidó con primer punto en Colombia. En Europa, Guaidó participa de varios encuentros. ¿Cuál es el objetivo de la gira y por qué sucede en este momento?

Guaidó hizo su aparición en Colombia al lado del presidente del país, Iván Duque. El viaje a Bogotá de quien fuera presidente de la Asamblea Nacional (AN) no estaba anunciado y fue presentado por los medios que lo respaldan como un triunfo debido a que se encontraba prohibido de salir de Venezuela.

La primera foto fue junto a Duque y la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, donde se vio a Guaidó caminando por una alfombra roja para darle la mano al presidente de Colombia desde un escalón más abajo, y luego sentarse en una sala sin protocolos presidenciales. Las fotos no son un detalle en política, en particular en el caso de Guaidó y su crisis.

“Es importante entender que toda la legitimidad de Guiadó se sostiene sobre el reconocimiento internacional, sobre tener ‘fotos de presidente’. Y en el contexto de perder la presencia en la AN, estas fotos son muletas para mantenerlo en las noticias como presidente (autoproclamado de Venezuela)”, dijo a Sputnik la abogada venezolana Ana Cristina Bracho, magíster en Derecho Público y Derechos Fundamentales.

El objetivo de la foto fue logrado al llegar a Colombia, y reforzado con el momento más importante para la narrativa construida alrededor de Guaidó: el encuentro con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y el encargado especial para Venezuela por parte de EEUU, Elliot Abrams.Guaidó apareció así en la palestra internacional con quienes conducen y financian la estrategia contra Venezuela, es decir, le dicen qué y cuándo hacer las cosas. Una imagen fotografiada, sin embargo, con sonrisas en tiempos de crisis.

El retroceso de Juan Guaidó

La llegada de Guaidó a Colombia sucede en un momento de profunda crisis de la oposición venezolana. El punto principal de quiebre fue el 5 de enero, cuando Guaidó perdió la Presidencia del Poder Legislativo, pese a haberse autoproclamado al cargo desde afuera del Parlamento.

“Perdió la AN, fracasó en sus convocatorias a la oposición y quedó reducido a realizar asambleas no oficiales fuera de la zona parlamentaria, mientras sus partidos aliados se derrumban por las fracturas que se les acumulan”, destacó la abogada.

La imagen de Guaidó se encuentra en su momento más negativo dentro del país. Esa crisis se gestó durante los últimos meses debido a varios escándalos de corrupción, y sobre todo por la incapacidad de traducir los anuncios en actos: Guaidó vendió una promesa de victoria que nunca sucedió y gran parte de quienes le creyeron se desilusionaron.Ya no es el dirigente emergente autoproclamado presidente encargado de Venezuela el 23 de enero del año pasado, proyectado a través de una poderosa maquinaria política, mediática y económica. No logra movilizar a las bases opositoras dentro del país, ya no preside el Poder Legislativo, ha perdido credibilidad, su ficción de gobierno quedó desnuda.

Lo que preserva aún a Guaidó es el apoyo internacional de quienes conducen la operación golpista contra el Gobierno venezolano, es decir EEUU, que tiene en Colombia una de sus bases principales de operaciones para desplegar las acciones contra el país vecino.

El factor Colombia

Guaidó estuvo acompañado en Bogotá de otros dirigentes como Julio Borges, prófugo de la Justicia por su participación en el intento de asesinato del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en agosto del 2018.

Borges, así como varios dirigentes buscados por la Justicia venezolana, reside en Colombia, país que Bracho caracteriza como “fundamental para la oposición”, y como “enclave estadounidense que tiene relevancia hasta en los futuros conflictos de la OTAN con Irak, donde se espera que Colombia apoye activamente”.El territorio colombiano ha sido plataforma de operaciones contra Venezuela en los casos más importantes de ataques recientes: allí se entrenaron quienes intentaron asesinar a Maduro, y desde allí fue puesta en marcha la operación para intentar ingresar a Venezuela por la fuerza el pasado 23 de febrero, contando con la presencia del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, en el mismo territorio fronterizo.

Aquella oportunidad fue la única vez en que Guaidó salió de Venezuela. Su cruce de frontera, presentado en sus redes como obra de su valentía, fue en realidad producto de su alianza con paramilitares colombianos de la zona de frontera, el grupo Los Rastrojos, aliados a su vez al Gobierno de Colombia.

 ¿Qué puede hacer EEUU contra Venezuela?

La ida de Guaidó a Colombia le brinda un momento breve de noticias y fotografías, pero no resuelve el problema principal: ¿qué hacer para que la estrategia golpista funcione en Venezuela luego de sucesivas derrotas? La respuesta a esa pregunta no depende de Guaidó, ni de Borges, ni de los factores venezolanos de la derecha, sino de EEUU.

“Estados Unidos puede intentar varias cosas, de hecho, esa es una de las afirmaciones que ha mantenido Washington”, analiza Bracho.

La narrativa del Gobierno estadounidense ha sido la de afirmar que todas las opciones están sobre la mesa, aunque la posibilidad militar ha quedado relegada por varios voceros de la administración, incluido el mismo Pompeo.

¿Qué puede entonces intentar EEUU? “Hay que considerar cuál es la debilidad en la que se encuentra Estados Unidos entre el impeachment y los debates que enfrentan al Congreso y al Ejecutivo por las últimas acciones sobre Irán”, explica la abogada venezolana.

Las elecciones en EEUU
© REUTERS / MANAURE QUINTERO
Diputada venezolana Manuela Bolívar enfrenta a las fuerzas de seguridad en el edificio de la Asamblea Nacional

Washington enfrenta un problema de tiempo: mientras sus operaciones vía Guaidó y grupos armados no dan los resultados esperados, la política en Venezuela se encamina hacia el escenario de las elecciones legislativas previstas constitucionalmente para el 2020.

Ese horizonte cercano electoral es impulsado tanto por el chavismo como por un sector cada vez más numeroso de la oposición que se despegó de la estrategia conducida desde EEUU. El objetivo es lograr un acuerdo político para la contienda, lo que tiene como primer punto lograr un Consejo Nacional Electoral renovado. Una vez dado ese paso serían convocadas las elecciones, un llamado que dividirá aún más a los partidos que aún se mantienen alrededor de estrategia dirigida desde EEUU.

Estados Unidos enfrenta así una crisis sostenida en Venezuela. La gira internacional que le han construido a Guaidó busca darle oxígeno político, mostrándolo no solamente junto a Duque y Pompeo sino también junto a, por ejemplo, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josef Borrell.La pregunta principal sigue sobre la mesa: ¿cómo piensa EEUU resolver su operación en Venezuela para derrocar al Gobierno? El presidente Nicolás Maduro, por su parte, ha expresado su voluntad y predisposición a dialogar, descartando la idea de que deje el poder político para formar un “gobierno de transición”, como lo nombra Washington.

“Yo creo que Mike Pompeo ha fracasado en Venezuela y es responsable del fracaso de Donald Trump en su política hacia nuestro país”, afirmó Maduro en una reciente entrevista. ¿Seguirá EEUU con la misma estrategia y mayor desesperación? Se sabrá parte de esa respuesta en los próximos días y semanas.

Leer Más