Alex Cabrera llegó repartiendo leña

Cbst.- Info.- UN.- 28 de Junio de 2020.- Después de intervenir en casi 500 juegos con filiales de categorías inferiores de los Cachorros de Chicago entre 1991 y 1995, además de probar suerte en los circuitos de México y Taiwán, Alex Cabrera recibió una segunda oportunidad de jugar en Estados Unidos hace veinte años para cumplir el sueño de jugar en las Grandes Ligas con una demostración de poder en su primer encuentro.

A mediados de diciembre de 1999, mientras repartía leña en la liga local con Pastora de los Llanos para finalizar la temporada regular con .365 de average, co líder en vuelacercas con 7 y entre los mejores remolcadores con 25, atrajo la atención de la organización de Arizona.

Los Cascabeles le extendieron contrato de ligas menores con invitación al campo de entrenamientos del equipo grande. Antes de finalizar la campaña en Venezuela, el experimentado artillero que entonces contaba 27 años de edad, se lastimó la espalda y tuvo que ser sometido a cirugía artroscópica en la columna, lo que le impidió actuar en la pretemporada.

Para iniciar la temporada fue asignado a la filial AAA de Tucson en la Liga de la Costa del Pacífico. Pero le costó mucho ajustarse en los primeros encuentros del club que conducía Tom Spencer, pues comenzaron la contienda en los frios escenarios canadienses de ciudades como Edmonton y Calgary. Al culminar el mes de abril, en el cual despachó 4 cuadrangulares en 21 juegos, cambiaron los planes con el slugger monaguense y fue enviado a la calurosa Liga de Texas AA, con los Diablos de El Paso que dirigía Bobby Dickerson.

El cambio de clima favoreció a Cabrera de inmediato. En el mes de mayo soltó 21 jonrones y remolcó 50 carreras. El lunes 26 de junio, cuando lo llamaron al equipo grande, para ocupar el lugar del lesionado lanzador Todd Stottlemyre, tenía impresionante promedio de .382 con 35 bambinazos y 82 carreras remolcadas en 53 juegos.

Bienvenido a MLB
Con esas impresionantes credenciales, el mánager Buck Showalter no perdió tiempo para ver a Cabrera en acción con el madero ese mismo día, en el encuentro que ganaron como anfitriones 6 carreras por 1 a los Astros de Houston. En el cierre del octavo episodio lo llamó como bateador emergente, en lugar del jardinero derecho y sexto bate, Travis Lee.

Danny Bautista inició la entrada con doble al centro y fue puesto out, cuando Steve Finley roleteó por la inicial y lo atraparon entre segunda y tercera, mientras el bateador corredor quedaba a salvo en el primer cojín.

Seguidamente ingresó a hacer su debut como el integrante 123 de la lista histórica de bigleaguers venezolanos, el nativo de Caripito.

En cuenta de una bola y un strike, ante envío quebrado que se quedó en el medio y un poco alto, del zurdo dominicano Yorkis Pérez, los 31 mil 388 aficionados que asistieron ese día al Bank One Ballpark de la ciudad de Phoenix, fueron testigos del largo bambinazo por la izquierda que convirtió a Cabrera en el 78° artillero que disparó un vuelacerca en su turno de debut en las Grandes Ligas, y el primer criollo en lograr tal hazaña en su primera visita a la goma.

Desde que Alex González lo hizo en su primer juego con los Marlins, en el año 1998, hasta la campaña de 2018, diez debutantes venezolanos, han descargado jonrón en su partido de estreno, pero solo Alex Cabrera y Gerardo Parra lo han conseguido la primera vez que se pararon en el home home.

Parra lo hizo el 13 de mayo de 2009, también con el uniforme de Arizona, en partido contra los Rojos de Cincinnati. El catcher carabobeño Wilson Contreras disparó cuadrangular ante el primer envío que vio, en el primer turno que consumió con los Cachorros, como emergente, el 19 de junio de 2016, contra A. J. Schugel, de los Piratas. Pero su estreno oficial se produjo como reemplazo defensivo, el 17 de junio contra el equipo de Pittsburgh.

Tras su estreno, Cabrera permaneció en la nómina de los Cascabeles por el resto de la temporada y vio acción en 31 juegos, 21 en calidad de abridor. En 80 turnos despachó 21 hits, incluidos cinco vuelacercas, dos dobles y un triple con 14 carreras remolcadas.

Exitoso en Japón
En diciembre de ese año 2000, los Leones de Seibu, de la Liga del Pacífico de Japón, compraron su contrato a los Cascabeles. A partir de 2001 y hasta 2012 cumplió exitoso desempeño en el circuito nipón. Fue campeón jonronero con 55 en 2002 y líder remolcador en 2006 con 100, ambas con Seibu.

También jugó con los clubes Búfalos de Orix (2008-10) y Halcones de Softbank (2011-12). En 1239 encuentros conectó 357 jonrones, remolcó 949 carreras y dejó promedio vitalicio de .303.

Triple Corona y récord en la LVBP
En la pelota profesional venezolana, Alex Cabrera jugó por espacio de veinte campañas con Tiburones de La Guaira (1994-95 a 1995-96 y 2011-12 a 2015-16), Pastora de Occidente y de los Llanos (1996-97 a 2006-07), Leones del Caracas (2007-08 a 2008-09) y Tigres de Aragua (2016-17).

Con 135 cuadrangulares en 710 juegos de campaña regular ocupa la segunda casilla en la lista histórica de artilleros con más jonrones en 75 temporadas de la LVBP, superado solo por los 138 de Eliezer Alfonzo.

Se proclamó campeón jonronero en tres ocasiones, siendo la campaña 2013-14, con los Tiburones, la que lo encumbró como slugger al convertirse en el único ganador de la Triple Corona ofensiva con promedio de .391, récord de 21 vuelacercas y 59 carreras remolcadas. En tres ocasiones fue distinguido con el premio de Jugador Más Valioso.

Bajo la lupa
En varias ocasiones a lo largo de su carrera, Alex Cabrera se vio obligado a aclarar ante los medios presunto uso de sustancias prohibidas.

En el año 2007 cuando por primera vez se revelaron detalles del informe Mitchell de las Grandes Ligas, un empleado del club house del complejo primaveral de los Cascabeles declaró que recibió un paquete para el novato venezolano con jeringas y frascos de un laboratorio fabricante de esteroides.

En febrero de 2008 se vio obligado a someterse a prueba antidoping antes de firmar contrato de $2.2 millones con los Buffalos de Orix, cuyo resultado fue negativo.

En abril de 2014 dio positivo de anabolizantes en una prueba antidoping de la liga de México y tras cuestionar legalmente el procedimiento de toma de muestra de orina, logró que le levantaran la sanción vitalicia.

Situación similar experimentó en Venezuela durante la temporada 2015-16 por el uso de Adderall, un medicamento que está en la lista de sustancias prohibidas, el cual se utiliza para el trastorno de hiperactividad y que Cabrera emplea por prescripción médica, pero no fue participado con anticipación. La comisión antidoping de la LVBP renunció al conocer que un tribunal anuló la sanción.

Leer Más