Sindicalistas se enfrentan a Dilma Rousseff (Brasil )

Una ola de huelgas de empleados públicos que ya suma más de 300 mil personas, está afectando la rutina de los brasileños y desafiando a la presidenta Dilma Roussef, que está siendo dura en las negociaciones y fuertemente criticada por sindicalistas, tradicionalmente base de apoyo al oficialista Partido de los Trabajadores (PT), una agrupación fundada por sindicalistas.
La huelga abarca 36 categorías de empleados públicos, entre ellos, la policía de investigaciones y de carreteras, los fiscales de renta y los profesores universitarios, que protestan hace tres meses. Las paralizaciones vienen afectando las clases en las universidades, el control de los aeropuertos y la entrada y salida de cargas del puerto de Santos, el más importante de Sudamérica. El efecto dominó ya provoca escasez de productos importados, el transporte de cargas, la agricultura y el comercio. Las filas de congestionamiento en las principales carreteras del país son impresionantes.

20120811-142139.jpg

Los Comentarios están cerrados.