RANGEL: CON UNA PODEROSA AYUDA COMO NUNCA ANTES, OPOSICIÓN DESLEGITIMARÁ AL CNE



El plan se basa en predicar que en Venezuela gobierna una dictadura, que el CNE no garantiza el secreto del voto y es el brazo armado del chavismo. A eso se suman grupos de acción que irán a la calle.
En su programa dominical, el periodista José Vicente Rangel denunció que un sector de la oposición se aprovecha de las libertades actuales para “deslegitimar el sistema electoral venezolano, pieza fundamental de la democracia bolivariana”, “con una poderosa ayuda internacional como nunca se vio en el país y el empleo a fondo de los medios de comunicación”.

Rangel explicó que se trata del mismo plan que pusiera en marcha la derecha, sin éxito, previo a las elecciones parlamentarias de 2005, cuando se abstuvo de participar con la excusa de que “el Consejo Nacional Electoral (CNE) no es confiable”.

A juicio del comunicador, el objetivo de esta agresiva campaña contra el árbitro es claro y el mismo de siempre: abrir las puertas a la desestabilización total. “Quieren cuestionar de tal forma al CNE para que, llegado el momento, se le acuse ante organismos internacionales como el sistema interamericano de derechos humanos y Naciones Unidas (ONU) de no ser garante del proceso electoral y sus resultados”.

Rangel expresó que no sólo se enfrentan proyectos antagónicos, sino que “mientras el chavismo respeta el árbitro y las reglas de juego; el caprilismo reproduce sus pasadas actuaciones antidemocráticas. Mientras el chavismo se acoge a la legalidad democrática, el caprilismo no pierde ocasión para quebrantarla; mientras uno es celoso guardián de la Constitución Bolivariana, el otro la desprecia, como lo demostró cuando votó contra ella y luego la violó el 11 de abril de 2002”.

El plan en marcha consiste en “la prédica constante en escenarios nacionales e internacionales de que en Venezuela gobierna una dictadura; asegurar que el sistema electoral no es confiable, porque su tecnología facilita tácticas de amedrentamiento, discriminación de los ciudadanos y control del voto; presentar al CNE como dócil instrumento del gobierno o brazo armado electoral del chavismo; atacar al presidente Chávez y emplear la acusación deleznable de ventajismo.

Advierte José Vicente que a estas acciones que amenazan la democracia y el Estado de derecho, con el mismo sello de hace una década, se suma un “aspecto oculto, letal: los movimientos conspirativos que se adelantan a través de una política militar destinada a desestabilizar la institución y en la preparación de grupos de acción para operar en la calle tan pronto se conozcan resultados adversos”.

Los Comentarios están cerrados.