Rafael Poleo y Teodoro Petkoff hijos del punto fijismo (Freddy Camel Eljuri)

20120817-232708.jpg
EN SINTESIS FREDDY KAMEL ELJURI
CUANDO EL PERRO MUERDE AL AMO
Quienes conozcan a Rafael Poleo y Teodoro Petkoff, saben que ambos son gemelos nacidos del mismo vientre puntofijista. Para nadie es secreto que el editor Poleo, zángano, chantajista y palangrista se formó en la Cadena Capriles, aprendiendo de Miguel Ángel las mañas que le permitieron apoderarse de los bienes de Don Emilio Ramos, lo que hizo posible que Capriles pasara de simple empleado, a prospero empresario que engordó enormes fortunas, extorsionando gobiernos corruptos en tiempos de la nauseabunda Cuarta República.
Pero como mono nunca se ve el rabo, Poleo ahora tiene el tupé de reprocharle a Petkott su condición de comunista de salón que salto en garrocha de “la izquierda” para la derecha sin aguantar dos pedidas. Y que conste que aún está húmedo en la memoria colectiva todas las atrocidades del ex-guerrillero y asaltador de banco, convertido más tarde en flamante Ministro de Cordiplan cuando la segunda presidencia de Caldera, en cuya ocasión arrebato de un plumazo las prestaciones sociales de los trabajadores, su pretexto de que vendrían chorros de prosperidad que compensarían la perdida de esos derechos adquiridos de la masa laboral. A la final, los trabajadores quedaron viendo bien lejos, mientras los glotones dueños de medios de producción se hicieron como de costumbre los musiu.
De modo que no hay que darle importancia a que Poleo y Petkoll se peleen como perros y gatos, pues todo forma parte de una comedia distraccioncita, entre quienes siempre han añorado ser la tapita del frasco, peros en la praxis condenados a la mala racha de Antonio Leocadio Guzmán, quien por pavoso y torpe nunca vio coronar sus delirios de grandeza

Los Comentarios están cerrados.