¡Querer es poder! Conoce a Nancy Arnal, médica integral que aprendió a leer con la Misión Robinson

Foto: Archivo

Caracas, 29 octubre 2015.- CBST – LORENA BENÍTEZ.-  El programa de misiones educativas implementadas por el Gobierno Bolivariano e impulsadas por el líder de la Revolución Hugo Chávez, ha dejado a su paso una estela de nuevos seres que se declararon libres al momento que aprendieron a escribir.

Entre las miles de historias que abundan en suelo patrio, se encuentra la de Nancy Arnal, venezolana que vio su sueño hecho realidad al recibir el diploma que la acreditaba como egresada del sexto grado de educación básica por la Misión Robinson.

Su historia contada -de forma atípica y en medio de risas- en cadena nacional de radio y televisión, se divulgó en el marco del Congreso Nacional e Internacional de Alfabetización y Post alfabetización que se realizó en el Salón Venezuela del Círculo Militar, ubicada en el Paseo Los Próceres de Caracas.

Arnal, próxima médica comunitaria del país, relató que en principio la idea de ingresar a la Misión Robinson no la entusiasmaba, ya que los comentarios que solía escuchar de las personas para con el programa eran denigrantes.

“Yo no quería ir a la Misión Robinson por lo que se decía de los títulos, la gente decía que eran chimbos. Además ya estaba muy adulta y tenía hijos, yo de lo que estaba pendiente era de bailar y trabajar”, comentó.

Luego de declararse amante del merengue y el vallenato, los recuerdos la llevaron al Comandante Hugo Chávez, a quien vio en cadena nacional exhortar al pueblo a acudir a la misión revolucionaria. “En una casa donde estaba arrimada, veía el televisor” cuando observó al Gigante referirse a la propuesta. “Eso me impactó mucho”, expresó para confesar luego que en ese momento decidió aprender a leer y escribir.

Aprender a escribir para esta venezolana, quien anteriormente trabajaba como camarera en el hospital Pérez de León, ubicado en Petare, estado Miranda, significó un despertar, ya que como ella misma señala “se dio cuenta de todo lo que estaba a su alrededor”.

“Cuando aprendí a escribir, a defenderme, a ver que estaba en la oscuridad me sentí libre. Cuando no sabía escribir toda la gente me trataba bien, pero cuando lo hice me di cuenta de todo lo que estaba a mi alrededor”, señaló.

Recordó que la primera vez que puso en práctica lo aprendido, nadie le creyó. “Estaba con unos compañeros y vi que decía la palabra “perro”, yo vi que decía perro; le dije a unos compañeros y dijeron que “era mentira, seguro viste la caricatura”, comentó mientras cerraba los ojos.

Una vez superada la primera etapa en su aprendizaje no descansó hasta obtener un título universitario, el cual está a tan sólo meses de conseguir a través de la Misión Sucre.

En este sentido, expresó que llegó a la carrera de Medicina Integral Comunitaria gracias a una fantástico error de la vida que permitió que tomará la prueba equivocada.

“Yo quería estudiar enfermería porque tenía experiencia ya que antes trabajaba en un hospital (…) Cuando voy al INCES de Palo Verde había mucha gente que se aglomeró y no me dejó ver, así que yo agarré la primera prueba que vi. Recuerdo que era de marcar verdadero/ falso y desarrollar otras preguntas”, rememoró.

Siendo así -y por circunstancias de la vida-, Nancy Arnal respondió sin saberlo la prueba que otorgaba cupos a la carrera médica, la cual logró superar con excelentes calificaciones y que ahora la ubica como próxima profesional egresada “con mucho orgullo” de la Misión Sucre.

Nancy Arnal es testimonio fiel de la famosa frase que reza “Querer es poder”, ella como muchos otros venezolanos salieron adelante gracias a las misiones revolucionarias que visibilizaron a aquellos que no tenía voz, dándole las herramientas para ejercer un papel protagónico dentro del cambio social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.