Política petrolera de Henrique Capriles es hecha por quienes sabotearon la industria en 2002

“Él es un fiel representante del pasado, y la gente que está en su equipo es la Gente del Petróleo”, acusó el presidente de Pdvsa y titular del despacho energético. En un gobierno de derecha la renta proveniente del “oro negro” no sería para el pueblo, sino para las trasnacionales, advirtió, lo que significaría el fin de las misiones sociales

Rafael Ramírez, ministro del Poder Popular para Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), recuerda la escena como si se repitiera hoy: el 6 de diciembre de 2002 un sujeto irrumpió a tiros contra quienes se reunían a aupar a los militares sublevados en plaza Altamira. Ese fue, sostiene, el peor día del sabotaje petrolero de 2002.

Hace 10 años, la élite petrolera decidió derrocar al Gobierno constitucional, y el pueblo y el Ejecutivo la derrotaron. Pero Ramírez, quien vivió en carne propia las secuelas de la acción fratricida contra la primera industria del país, recuerda los rostros y guarda los documentos de ese pasado reciente. Por ello, el funcionario, en entrevista con el Correo del Orinoco, aseguró que detrás de la política petrolera del candidato opositor, Henrique Capriles, están los mismos que el 2 de diciembre de 2002 le intentaron dar un tiro de gracia a Pdvsa.

-Esta semana el candidato Capriles argumentó que Venezuela está regalando el petróleo. ¿Venezuela está regalando el petróleo? ¿Los convenios petroleros son para regalar el petróleo?

-A esa respuesta hay que ponerle un contexto. Nosotros no regalamos el petróleo. Toda nuestra relación en el mercado internacional petrolero es a precios de mercado, y es un asunto que, en el marco de la política de la política de plena soberanía petrolera, hemos rescatado para el provecho de nuestro pueblo.

Ramírez recordó que, cuando comenzó la gestión del presidente Hugo Chávez, el precio del crudo “estaba rondando los siete dólares por barril”. Eso, añade, no era casual: En 1998 Venezuela desarrollaba “una política de apertura petrolera que tenía como consecuencia un aumento de la producción y una constante violación de las cuotas de la OPEP”. Fueron la Cuarta República y la vieja Pdvsa “unos de los principales artífices de que el precio del petróleo cayera hasta los niveles de 8 ó 9 dólares el barril. Es decir, era una política petrolera a favor de los grandes consumidores”.

Chávez, reconoció, “inicia una política de recuperación del precio del petróleo con la cumbre de la OPEP, y pusimos el precio de nuestro recurso natural a 100 dólares. Es decir, nosotros no estamos regalando el petróleo. Nosotros hemos valorizado el petróleo”.

La comercialización, en las postrimerías de la Cuarta República, tampoco era mejor, enfatizó, Venezuela vendía petróleo a Estados Unidos “con cuatro dólares de descuento”, para pagar menos aportes fiscales al Estado y supuestamente crear mejores condiciones para adquirir las refinerías en Estados Unidos. “Pero cuatro dólares de descuento, en el año 1999, eran equivalente a 40 dólares del día de hoy”.

-¿Cuánto dejó de ganar la República por eso?

-Solamente en el suministro con descuento a Citgo dejó de ganar más de 5.200 millones de dólares. Eran cuatro dólares de descuento cuando el petróleo estaba a 10. Es como si hoy le vendiéramos a Estados Unidos con 40 dólares de descuento. Nosotros encontramos eso y de inmediato lo eliminamos. Pero además a la Faja Petrolífera del Orinoco la calificaron como una Faja bituminosa, y en consecuencia no vendían ese petróleo a precios de mercado, sino que lo vendían al precio del carbón. El precio que utilizaban era 32 dólares la tonelada, que nos daba 4 dólares por barril. Es decir, que ellos vendían el crudo extrapesado de la Faja, convertido en orimulsión, a 4 dólares el barril. Ese crudo hoy día se está vendiendo a 100 dólares. Es decir, la Cuarta República tenía una política sistemática, diseñada y preconcebida para entregar nuestro recurso natural regalado al capital trasnacional.

-¿Por qué usted piensa que Capriles regalaría el petróleo? Él puede decir “yo no soy Cuarta República”.

-Él es un fiel representante del pasado, y la gente que está en su equipo es la Gente del Petróleo. Sus voceros son la Gente del Petróleo. Son los mismos que, cuando el comandante Chávez desarrolló esta política de plena soberanía petrolera y puso todos estos asuntos en orden, agredieron al pueblo venezolano con el sabotaje petrolero en 2002. Una cosa muy interesante sería preguntarle al candidato de la extrema derecha qué piensa él del sabotaje que ellos hicieron a la industria petrolera. Él no puede desvincularse de lo que fue su actuación durante el golpe de Estado y el sabotaje petrolero. Fueron ellos los que alentaron a la Gente del Petróleo a que paralizara nuestra industria. Ahí perdimos 14.700 millones de dólares.

-¿Usted diría que la política petrolera de Capriles es hecha por quienes hicieron el sabotaje petrolero?

-Sin lugar a dudas.

-¿Tiene cómo demostrarlo?

-Sí. El programa de la extrema derecha nosotros lo revisamos con cuidado. Ahí está el planteamiento de volver a la apertura petrolera; ahí está el planteamiento de privatizar Pdvsa. Claro, ellos no te lo dicen así. Ellos te dicen que para “optimizar los negocios y hacer a Pdvsa más productiva tiene que desprenderse de actividades que no le corresponden”, y esa es la receta de la apertura petrolera. Bajo ese concepto, en los años 90 ellos crearon los convenios operativos, privatizaron 500 mil barriles de petróleo; entregaron nuestra flota de transporte, la Faja Petrolífera del Orinoco, los taladros, la inyección de gas. Tenían tercerizados más de 40 mil trabajadores.

Lo que está en el programa “del candidato de la extrema derecha es el mismo desarrollo de la apertura petrolera y son los mismos actores; los mismos señores que hoy declaran, que son diputados, que respaldan la candidatura de la extrema derecha, fueron los mismos agentes que, en el antiguo Congreso de la República, aprobaron la apertura petrolera y estaban al frente de la industria petrolera”, denunció.

LA RENTA VOLVERÍA A LAS TRASNACIONALES

En cada casa construida por la Gran Misión Vivienda Venezuela hay, al menos, una gota de petróleo. Y probablemente más de una. Son unos 10 mil millones de dólares por año los que aporta Petróleos de Venezuela para saldar el déficit habitacional de la patria.

Por ello, una política energética como la que plantea Capriles tendría efectos nefastos, sentenció Ramírez. “Si se volviese a aplicar -porque aquí se aplicó ya- tal como lo dicen en su programa, el primer efecto que tendría es que nosotros perderíamos uno de los elementos fundamentales” que es el rescate “del manejo soberano” de los recursos. “Si Pdvsa no es la empresa que opera y controla la producción petrolera, si no controlas la comercialización, pierdes soberanía”.

Hoy día los recursos naturales “los manejamos de acuerdo con los mejores intereses de nuestro país”.

El ministro apunta otro tema que considera clave: ¿Quién maneja la renta petrolera? “Antes de la Revolución Bolivariana el capital trasnacional y sus agentes nacionales, estos grupos que están en torno al candidato de la extrema derecha captaron la renta petrolera, tomaron la renta petrolera y se la llevaron del país”, rememoró.
La apertura petrolera de la década de los 90 también abatió el régimen fiscal petrolero. Cabe recordar que, cuando comenzó la Revolución Bolivariana, las trasnacionales “pagaban 1% de regalía y no cancelaban impuesto petrolero. Lo curioso es que ese era un programa que existía en la vieja Pdvsa, que se llamaba Plan Araguaney”, elaborado por abogados como Leopoldo López, hoy una de las figuras centrales de la candidatura opositora, puntualizó. “Eran los tiempos cuando la vieja Pdvsa financiaba a la entontes joven organización de extrema derecha Primero Justicia”.

El Jefe del Estado, con la ley de hidrocarburos, restableció el ingreso fiscal, subió la regalía y el impuesto. Por esos cambios el país ha captado 383 mil millones de dólares, señaló. En otras palabras, son 383 mil millones de dólares “que se los hubieran llevado las trasnacionales”.

Con la Revolución Bolivariana el Estado capta la renta petrolera “y la distribuye a favor del pueblo”.

-Si gobernara Capriles, ¿quién controlaría la renta petrolera?

-Las trasnacionales en primera instancia. Ellos han dicho que revisarían toda la política de nacionalización. Yo quisiera saber si él volvería a traer a la ExxonMobil, a la ConocoPhillips a la Faja del Orinoco. No nos cabe duda de que sería así. En los juicios que hemos tenido que enfrentar en el exterior contra la ExxonMobil o la ConocoPhillips los que declaran contra la República son los grupos políticos del candidato de la extrema derecha.

-¿Por ejemplo?

-Allan Brewer Carías. Brewer Carías es un gran declarante a favor de la ExxonMobil contra Venezuela en los juicios internacionales.

-Usted diría que la renta petrolera, en un hipotético gobierno de Capriles, la tomarían las trasnacionales.

-La tomarían ellos y esa oligarquía venezolana que tiene la gran deformación de que no es una oligarquía productiva, sino que está acostumbrada a medrar de la renta petrolera.

Política social se derrumbaría

-¿Qué impacto tendría esto en la política social?

-No habría manera de que el Estado sostuviera todos los programas sociales. El profesor Jorge Giordani (ministro de Planificación y Finanzas) lo ha dicho: en estos 10 años el Estado ha invertido 300 mil millones de dólares en todos los programas sociales, y había que hacerlo, porque una prioridad de la Revolución Bolivariana, del presidente Chávez, ha sido restituir en todo el ámbito social al pueblo. ¿Esos 300 mil millones de dólares de dónde salen? Salen de la renta petrolera. Petróleos de Venezuela directamente, por instrucciones de sus accionistas -es decir, del Estado venezolano, porque siendo una empresa estadal- ha invertido directamente en el desarrollo social 144 mil millones de dólares desde 2004 hasta ahora. Antes de eso la vieja Pdvsa lo que hacía era donaciones a Primero Justicia o al Rotary Club, pero eso no era ninguna participación en el desarrollo social. Nosotros hemos invertido 144 mil millones de dólares en las misiones Barrio Adentro, Ribas, Sucre; en aportes al Fonden, en el desarrollo de infraestructura, en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Con mucho orgullo vemos que la UBV y la Unefa transcurren en los que antes eran los cuarteles de la vieja Pdvsa, de la meritocracia.

-¿Sería insostenible una política social como la actual sin el control de la renta petrolera? Capriles ha reiterado que mantendría las misiones sociales si él gobernara.

-La extrema derecha le miente al país. Le está mintiendo abiertamente, y no quiere exponer la totalidad de su programa porque sabe que su programa traería un severo periodo de ingobernabilidad. Él está mintiendo al país. No hay manera de sostener los programas que ha impulsado la Revolución sin tener el control de la renta petrolera. El argumento que ellos darían después es que esos programas son muy caros, como hicieron cuando Teodoro Petkoff era ministro de Cordiplan (años 90); él decía “estamos muy mal pero vamos bien” y les quitaron las prestaciones sociales a los trabajadores.

-¿Sería insostenible la política social sin la renta petrolera?

-Sí. Es de gran importancia que la Revolución y el pueblo bolivariano cuenten con el manejo soberano de su industria petrolera y la utilización libre de nuestros recursos naturales.

Los Comentarios están cerrados.