Manos venezolanas fabrican piezas y repuestos para el sistema Metro de Caracas

metro_caracas-2-1

Prototipos de torniquetes, repuestos de escaleras mecánicas, peldaños, pasamanos, durmientes, fijaciones, empacaduras y conductores eléctricos son algunas de las piezas, que ahora tienen la oportunidad de fabricar manos venezolanas para el sistema Metro de Caracas.

Un taller de Electromecánica del Metro de Caracas, ubicado en Propatria, es el espacio donde unos 2.000 trabajadores desarrollan la tecnología, que le permitirá al país ahorrar 25 millones de dólares, cifra que se invertía en la importación de 7.000 piezas necesarias para el funcionamiento de sistema de transporte masivo.

En este lugar, el grupo de trabajadores ha logrado fabricar 500 piezas que se producen a gran escala, detalló el viceministro para el Fortalecimiento de la Ciencia y la Tecnología, Guillermo Barreto, durante una entrevista con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

El también presidente del Fondo Nacional para la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (Fonacit) señaló con que este proyecto financiado a través de esta institución, adscrita al Ministerio para la Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) prevén incrementar la producción de 1.000 a 1.500 piezas, en un año.

Este proyecto de envergadura, que hará posible la apropiación de la tecnología, implica el fortalecimiento de salas de diseño, salas de electromecánica y salas de construcción de todo el sistema Metro de Caracas, que incluye, además, Metrobús y Trenes.

No obstante, Barreto puntualizó que la idea es lograr la construcción y fabricación de 6.000 piezas, de las 7.000 que requiere el sistema.

«Eso implica una sustitución de importaciones y un ahorro de divisas importante para la nación, pero es más que eso porque el hecho de que se fabriquen aquí, implica el fortalecimiento de un espacio de investigación y de innovación en una empresa venezolana, que es lo que hemos buscado desde el Ministerio para la Ciencia, Tecnología e Innovación».

Al respecto, mencionó que el propósito de la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación es que el Estado tenga espacios de innovación tecnológica para promover espacios de formación, por lo que señaló que el Metro de Caracas tiene convenios con empresas y universidades como la Bolivariana de Venezuela (UBV) y Universidad Nacional Experimental Politécnica (Unexpo).

Por ello, dijo, que los estudiantes van allí (al Taller de Electromecánica, en Propatria), lugar en el que se forman para el diseño de piezas mecánicas y hacen el proceso de formación, pero además existe un componente fundamental que es el ahorro de divisas, de avanzar hacia la independencia, y de lograr que el Metro de Caracas tenga la capacidad de fabricar sus propios repuestos.

Recaudación Locti

El viceministro indicó que en lo que va de año se han recaudado más 1.100 millones de bolívares, lo que se traduce en un 45% de recaudación más que para el mismo período del año pasado. De este monto, el Fonacit invirtió 24 millones 972 bolívares, en este proyecto que tendrá una duración de tres años.

Adicional a este proyecto, el Fonacit financió más de 125 proyectos, los cuales suman un monto de 657 millones de bolívares, sólo en lo que va del año 2013.

La mayoría de los proyectos son apoyados por dos programas: de Estímulo a la Investigación e Innovación (PEII) y de Apoyo a la Inventiva Tecnológica Nacional (PAINT), los mismos reciben recursos de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti) y utilizan los fondos para desarrollar proyectos nacionales, impulsados por académicos y tecnólogos populares.

Por esta razón, el PEII y el PAINT reciben aportes de empresas públicas y privadas que hayan obtenido ingresos brutos anuales superiores a las 100.000 unidades tributarias, en el ejercicio fiscal anterior. Los aportes van del 0,5 al 2%, según sea el tipo de empresa, tal como lo establecen los artículos 25 y 26 de la Locti.

Además de reinvertir los fondos que se destinan al Fonacit, la Locti reformada deja atrás la tradicional élite de los círculos científico-tecnológicos, pues incorpora a las personas que, aún con sus saberes y potenciales aportes, no poseen títulos universitarios.

Al financiar proyectos como estos, Barreto destacó que Venezuela tiene la oportunidad de fabricar piezas como el brazo de júpiter, repuesto en el que el país invertía 158.000 bolívares, pero gracias a este grupo de emprendedores del Metro de Caracas, la pieza es ahora fabricada, en Venezuela, por 6.000 bolívares, «y han logrado mejorar la calidad», dijo Barreto.

«Eso es parte de la innovación, empiezas a copiarte la pieza y mejorar la forma en que se hace y los materiales que se utilizan para mejorar muchas cosas. Esas son las ventajas de un proyecto como este, siempre va más allá de cobrar algún dinero, el orgullo es hacer todo nosotros mismos», expresó.

Piezas para escaleras mecánicas

El desarrollo de esta plataforma tecnológica ferroviaria, hecha en Venezuela, representa un ahorro del 86% de lo que se invertía para procurar los repuestos en otros países, lo que significaba unos 135 millones de bolívares anuales.

«Importar una cadena de peldaño de las escaleras mecánicas del Metro cuesta 1 millón de bolívares. Ahora se están haciendo, en el país, por 100 mil bolívares (…)», precisó el presidente del Metro de Caracas, Haiman El Troudi.

Sobre esto, Barreto recordó que en materia de escaleras mecánicas existe un monopolio mundial, en manos de dos empresas, una tecnología que perfectamente puede impulsar el país.

Ejemplificó, además, que un alimentador eléctrico para hacer mantenimiento de trenes, hasta hace 6 meses, se importaba por 159 mil bolívares (19 mil euros). «Ya lo estamos produciendo en Venezuela, por sólo 6 mil bolívares: un ahorro de 153 mil bolívares», explicó El Troudi.

AVN