IGUAL QUE A LEOPOLDO LÓPEZ EN PERÚ, A MARÍA CORINA LE SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA EN COLOMBIA.


La diputada María Corina Machado no sólo se sometió a una cirugía de nariz en Colombia. También estuvo en una sesión del Senado de esa República hermana. El objetivo de la visita fue denunciar los hechos de violencia sucedidos hace dos semanas en la Asamblea Nacional en Venezuela. La parlamentaria quiso presentar a la oposición, y a sí misma, como víctimas de un plan premeditado por la bancada socialista, aún cuando las imágenes de la trifulca demuestran que quienes estaban preparados para sabotear eran los diputados de derecha.

“Existía una emboscada, un plan fríamente calculado para agredirnos, que pretendía doblegarnos, callarnos por la fuerza”, explicó Corina en la audiencia colombiana, buscando de esta manera mostrar a quienes desencadenaron la violencia en el Parlamento y en toda Venezuela, los victimarios, como víctimas.

Ante esa exposición tomó la palabra el senador Alexander López Maya, del Polo Democrático. Afirmó en sus primeras palabras que “nosotros aprobamos una proposición donde podía hablar la oposición venezolana pero también podía hablar el oficialismo”, en referencia al hecho de que solo se encontraba allí la oposición pero no estaba ninguna voz de un representante del Gobierno Nacional.

Luego de explicar el “desacuerdo en que las diferencias se diriman por la violencia”, manifestó que el Polo Democrático forma parte de la oposición en Colombia y desarrolló un cuadro de situación de lo que le sucede a este sector político en Colombia. “A nosotros, como izquierda, nos han asesinado 3 candidatos presidenciales (…) Nos asesinaron todo un movimiento político, la Unión Patriótica, más de 3 mil dirigentes políticos, senadores, representantes asesinados, totalmente borrados de la política de este país”.

“El gobierno anterior (de Álvaro Uribe) interceptó no solamente nuestros correos sino nuestros números telefónicos, el gobierno anterior nos persiguió todo el tiempo (…) de esa democracia que hablan mis colegas y usted, aquí surgió que un director nombrado por el presidente Uribe le entregaba a los grupos paramilitares los listados de dirigentes sindicales para que fueran asesinados”, subrayó López Maya a la vez que dio a conocer la situación de los miles de colombianos asesinados por lo que se denominó “el falso positivo”.

Ante lo que decía el senador, el presidente del Senado le cortó el derecho de palabra ya que consideró fuera de lugar lo dicho por López Maya, visto que no quería que nadie “se lleve una imagen equivocada de este Congreso”. Al serle devuelta la palabra gracias a la solidaridad de otro congresista, López Maya afirmó que “la democracia que hay en este país no es tal como se quiere demostrar en este Congreso, no porque nosotros hablemos aquí significa que haya democracia”.

El senador finalizó pidiendo para la oposición colombiana “garantías, no garantías de la palabra sino garantías para nosotros acompañar al pueblo colombiano en su tragedia donde más de la mitad se hunde en la pobreza y más del 25% se hunde en la indigencia”.

María Corina Machado y la derecha venezolana defienden esa “democracia” y su intento de presentarse como víctimas de una violencia, de la cual son los únicos responsables, se topa con voces realmente democráticas.

LAIGUANA.TV