Trabajadores de Falcón no acataron llamado a paro

 

 

 

La jornada de trabajo en las instalaciones del Centro de Refinación Paraguaná (CRP) y demás empresas que hacen vida en las instalaciones petroleras se llevó a cabo con total normalidad en el estado Falcón, el pasado jueves 20 de julio, día que la denominada Mesa de la Unidad Democrática convocó a un paro cívico nacional.

La aseveración fue efectuada por el presidente de la Central de Trabajadores Socialistas del estado Falcón, Francisco García, desde las inmediaciones de PDVSA, en Paraguaná, acompañado de representantes de diferentes organizaciones sindicales, evaluó los posibles efectos del llamado a paro por parte de la oposición.

En ese sentido, conversó con el gerente general del CRP, Fernando Padrón, y con algunos trabajadores para constatar que a pesar del saboteo al transporte público y otras acciones terroristas para evitar que la masa laboral llegara a sus puestos de trabajo, las labores se cumplieron con total normalidad.

Francisco García  aseguró que los trabajadores estuvieron en sus puestos de trabajo dentro de su producción, y así como PDVSA, hay otras empresas que hacen vida en la central socialista que han dado a conocer la normalidad en las labores habituales, sin afectación alguna.

Para el dirigente sindical, la convocatoria de la Mesa de la Unidad Democrática fue ilegal y fuera del marco jurídico que establece la Ley Orgánica de los trabajadores y Trabajadoras, y la  Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que por supuesto, permite el derecho a huelga, pero dentro de los parámetros establecidos.

Luego de evaluación, García calificó el llamado a paro como un fracaso más de la oposición, que quiso paralizar el país “con la intención netamente política de derrocar al presidente de la República, Nicolás Maduro. La clase trabajadora quiere paz y por eso sigue trabajando, porque los problemas del país se resuelven con trabajo, no paralizaciones”.

En su discurso a la masa laboral, García destacó que aportan su grano de arena en todos los sectores, y además trabajan rumbo al proceso constituyente, el cual considera un mecanismo para obtener la paz, además de efectuar los planteamientos desde el punto de vista económico que permitan la generación de empleos, espacios para el diálogo y bajar los niveles  de inseguridad y conflictividad existentes en el país.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *