Estudiante es asesinada por compañero de clases en Zulia

liceo

CBSTinfo.-Un disparo acabó con la rutina de la unidad educativa Martín Lutero, en Pomona. Un alumno de quinto año “B” accionó, accidentalmente, un arma  dentro del salón de clases y mató a una compañera a las 7:45 de la mañana de este jueves 27 de octubre.

De inmediato los gritos y la conmoción reinaron en el colegio. Ana Sofía Rincón Boscán, de 16 años, fue sacada,  en brazos por un docente, con un disparo en el corazón. Junto con el vigilante, la trasladó al ambulatorio del Seguro Social de Sabaneta, pero llegó sin vida.

El adolescente de apellido Simancas, de 15 años, disparó el revólver 32 mm que trajo de su casa  oculto en su morral. Quedó bajo resguardo dentro del aula, mientras sus compañeros lloraban.

Estábamos en la clase de educación física, ya habíamos terminado las exposiciones, pero cuando el profesor dio la espalda para caminar hasta el escritorio y darnos la nota escuchamos el tiro. Ana Sofía trató de caminar y cayó. Nadie la quería tocar, solo un maestro la auxilió”, contó  uno de los 35 alumnos que presenciaron la trágica escena.

Otro de los testigos aseveró que  “no era la  primera vez que el adolescente llevaba el  revólver al colegio.  Ayer (miércoles) también lo trajo. Dijo que no tenía balas. Hoy (ayer) lo sacó y estaba probando cómo  se cargaba, pero se le escapó el tiro”.

Los alumnos de otros grados les notificaron a sus padres sobre lo ocurrido dentro del plantel. El caos se apoderó del lugar. Decenas de representantes llegaron angustiados y llorando. Agobiados y con estupor ante la situación abrazaban  a sus  hijos. Los transportes escolares también retiraron a los alumnos. Algunos niños estaban confundidos. No sabían qué ocurría.

Mientras algunos docentes coordinaban la salida de los estudiantes, otros se aseguraban  de que ningún alumno de 5to B saliera del salón. Los tíos de Ana Sofía  exigían molestos y consternados una explicación de lo ocurrido.

“Una amiga le avisó a su novio que la habían matado y nos dijeron que estaba en una clínica en Sabaneta. Sin embargo, cuando llegamos, no estaba; la dejaron sola y  muerta con el vigilante  en el Ivss  de Sabaneta. ¡Esto no puede ser!”, gritaba indignada una tía de la víctima,  Julieth Urdaneta, en las afueras  del “Martín Lutero”.

Efectivos del Cpbez, la PNB y bomberos del Inea se trasladaron hasta el sitio  para resguardar la escena y calmar a los padres. Luego  llegaron los  efectivos del  Cicpc.  Se inició el proceso de recolección de evidencias y los testimonios. Se recuperó el bulto donde trasladaba el revólver. Tras realizar las pesquisas, otro hallazgo dejó pasmada a toda la comunidad estudiantil: “Un alumno de 5to A  tenía un arma de fuego en su morral”, según una fuente policial. El jovencito fue trasladado hasta un comando   en una patrulla del Cpbez.

A  las 10:20 am, el jovencito señalado en el hecho salió acompañado  por su hermana Mileydis y custodiado por policías, quienes no pudieron evitar que los parientes de Ana Sofía lo golpearan. PANORAMA trató de conversar con la familia del joven para conocer su versión,  pero esta  se abstuvo.

El joven  está   en el Cicpc y el  caso fue remitido a la Fiscalía  38.  Hoy será presentado ante el Ministerio Público.  Las clases en el “Martín Lutero” están suspendidas hasta el 2 de noviembre.

Este es el segundo crimen de un estudiante dentro de su colegio. El  13 de enero mataron en el liceo Baralt a   Freidy Castro (14)  para robarlo.

Ana Sofía  era la menor de cuatro hermanos. Vivía en Ciudadela Faría. Su novio, David Villasmil, la describió como  cariñosa y tímida. Soñaba con ser psicóloga. Hace un mes pidió cambio de sección, pero se lo negaron. Vivía al norte de Maracaibo.

Ulieth Urdaneta , tía de la víctima, aseveró: “En el colegio nadie  me ha dado la cara para decir cómo mataron a Sofía. Nos enteramos por sus amigos. Ellos no nos llamaron. La dejaron en el Ivss. No usaron el seguro escolar. Ni un maestro se quedó con ella.  Fueron negligentes”.

Los 35 alumnos del quinto año B fueron llevados a declarar antes el Cicpc,  tras el homicidio. Estaban aterrados e impactados.

Un informante  reveló que el joven testificó que “el miércoles, cuando llevó el arma al colegio, no estaba cargada, pero no se fijó que hoy  (jueves) sí. No sabe qué ocurrió”.

El secretario de Seguridad y Orden Público, Biagio Parisi,  informó que “se investiga a fondo todo lo ocurrido, porque el revólver 32 mm implicado  requiere de cierta presión para accionarlo, por lo que no pudiera ser accidental. Será el Cicpc el  que determine lo ocurrido”.

También  indicó que, por ahora, no se tiene previsto  acciones en  contra del colegio, pero destacó que “tiene gran responsabilidad, así como los padres”.

ana2-jpg_736776827

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *