Especulación feroz devora el salario de los trabajadores

Resultado de imagen para mercados populares en venezuela

CBSTinfo.- Comprar lo necesario para la cena o el desayuno de una familia de cuatro integrantes se consume el 64,7% de la quincena de un venezolano que gana sueldo mínimo.

Juan López pagó 13.150 bolívares en la panadería y llevó solo 12 panes, una margarina, medio kilo de queso semiduro y medio kilo de jamón de espalda estándar, es decir, adquirió lo mínimo para comer, sin incluir, las bebidas.

“En esto gasté más de la mitad de lo que me pagaron esta quincena en el trabajo. Y ya mañana debo volver a comprar pan para el desayuno”, explicó Juan, quien reside en Sabaneta.

La quincena de un zuliano se “diluye” en dos visitas a la panadería, comprando comida que rendirá para menos de una semana.

Una familia zuliana, integrada por seis personas, excede el presupuesto de una quincena en 12%. Deben gastar por encima de los 22 mil bolívares para adquirir los alimentos básicos en una charcutería o panadería, cuando la quincena son  Bs.20.319. “Ayer, vine a comprar el desayuno y me lleve 18 panes, un kilo de queso, un kilo de mortadela, 2 litros de jugo de naranja, uno de leche, y margarina. La cuenta me hizo 22.700 bolívares. Los productos de la charcutería me alcanzan para dos días máximo, es decir, rendirlos para dos cenas y dos desayunos, pero yo anteriormente compraba para toda una semana de cada renglón”, relató Guillermo Díaz, residente de Belloso.

La realidad económica del comprador toca con la misma complejidad al vendedor, que asegura que las ventas se han venido “palo abajo”.

Yusmary Martínez, encargada de una charcutería en Veritas, enfatizó: “La mortadela es lo que más ha subido junto al queso, que todas las semanas llega con un incremento nuevo, y nosotros debemos ganarle el 30%, a pesar que los productores suben un porcentaje mayor. Deben ponerle mayor control a esta etapa de la cadena. Igualmente, nosotros hemos tenido pérdidas y las ventas han bajado hasta un 50%”, aseguró.

Joe Villalobos, dueño de una charcutería en un mercado del casco central de Maracaibo, precisó: “Los clientes nos dicen que prefieren comprar un kilo de carne que jamón, porque está más barato. Quien llevaba un kilo ahora compra medio, y así bajó todo. Las ventas también están mal”, manifestó.

José Rincón, dueño de una charcutería, precisó que las ventas han bajado  considerablemente. “Para nosotros, los que tenemos negocios pequeños no ha sido fácil, hace dos semanas la caja de huevos la compré en 62 mil bolívares, ya subió a Bs.72.000. La vendemos en 7.500 para ganarle el 20%”, precisó.

Del otro lado del mostrador está Carmen Rivero, habitante del sector Belloso: “El precio del queso aumenta a diario, de una semana a otra subió de 6.200 a 8.000 bolívares. Nosotros ya no compramos por la calidad del producto, sino por la economía, buscamos lo que alcance o rinda para mayor número de personas y comidas”.
Los precios del pan suben  como si le colocaran una pizca de levadura diariamente. El dulce está entre 170 y 250 bolívares, mientras que el francés o salado se consiguen entre 140 y 200 bolívares.

El jamón se consigue entre Bs. 10.000 y Bs. 21.000 el kilo, este último  de pollo. Un cartón de huevos está en Bs.6.000 en adelante, y la mortadela también subió su precio y está en Bs.7.000, mientras que los quesos no distan mucho de esta realidad. Hace un año un kilo de queso blanco rondaba  los Bs.2.700, es decir, que subió casi un 200%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *