En Estados Unidos castigan a estudiantes que se niegan a llevar microchip de rastreo

Si el programa eventualmente es juzgado como efectivo, las autoridades planean implementarlo en los 112 colegios del distrito, cubriendo a unos 100.000 estudiantes
La vigilante sociedad continúa expandiéndose a lo largo de los Estados Unidos (EE.UU.), castigando también a aquellos que rechazan ser sujetos de rastreo.

Eso es lo que le está ocurriendo a estudiantes en las escuelas de secundaria Anson Jones y John Jay en San Antonio, Texas, cuyos padres se niegan a que sus hijos sean rastreados a través de microchips por funcionarios escolares.

Según informes, los distritos escolares implementaron nuevas reglas el 1ro. de octubre. Estas requieren que cada estudiante asista a clases con tarjetas de identificación con foto incrustada con un chip de identificación de frecuencia de radio (RFID por sus siglas en inglés).

Los educadores han dicho que el requisito es necesario para detener el absentismo rampante, que a su vez, es la toma de una gran cantidad de fondos de la escuela.

Si el programa eventualmente es juzgado como efectivo, las autoridades planean implementarlo en los 112 colegios del distrito, cubriendo a unos 100.000 estudiantes.

Los estudiantes que no llevan los rastreadores de identificación, que supuestamente son para ser llevados en bolsillos o alrededor del cuello, denuncian que están siendo atacados por profesores y no se les permite tomar parte en ciertas funciones escolares. Algunos incluso han dicho que se les ha negado la entrada a áreas comunes como bibliotecas y cafeterías.

Una vocera de la Unión Americana de Libertades Civiles le expresó a San Antonio Express-News a principios de año que su organización espera presentar una demanda legal contra el programa de rastreo en las escuelas.

Los Comentarios están cerrados.