El impuesto a un sueño

el impuesto a un sueño

El impuesto a un sueño.

Eran nadie y ahora son nadie con un grammy en la mano; Ese grammy, esos aplausos, esos dólares, ese acilo en el hielo de la ciudad del sol, no se paga solo.

Los nuevos habitantes de la tierra prometida tienen que mantener el sueño vivo, este sueño debe sustituir los sueños de liberación, de soberanía, los grandes objetivos de una patria nuestra americana. Si, este sueño del grammy debe sacar de la mente de los pobres aquellas cosas de aquellos locos…

Así, los habitantes de la nueva Canaán publican fotos de supermercados repletos, los más premiados publican argumentos colosales que justifican el millón de muertos en Irak y la invasión del Medio Oriente, también luego de acalorados debates concluyen que esos problemas no son problemas que podamos resolver que lo importante es un mercado lleno, un sueldo en dólares, un país de oportunidades no de luchas y menos de revoluciones.

En definitiva los aceptados deben pagar un impuesto que no viene en los sobres, el impuesto al sueño.

Francisco Garcia Reyes

Instagram: @FranPSUV

Twitter: @FranJPSUV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *