Crece la tension entre China y Japon por disputas terriotoriales

La tensión entre China y Japón ha crecido en los últimos días por la compra por parte de Japón de unas islas, supuestamente privadas, pero que se disputan ambos países. Este domingo, continuaron las protestas contra la negociación de los islotes.

Las islas Diaoyu (en chino) o Senkaku (en japonés) alcanzó un nuevo máximo. A primera hora de la mañana de este domingo, seis patrulleras chinas se aproximaron al archipiélago, ubicado en el mar de China Oriental entre Okinawa y Taiwan, e invadieron aguas territoriales japonesas. El objetivo era “reforzar la legalidad” y “demostrar la jurisdicción china sobre las islas”, de acuerdo con un comunicado.

Miles de personas se concentraron frente a la embajada japonesa en China y lanzaron piedras y botellas. El gobierno de Japón dijo que estas protestas son las más fuertes desde que se normalizaron las relaciones diplomáticas con China, hace ya 40 años.

Japón le pidió al Gobierno chino que garantice la seguridad de sus ciudadanos y sus empresas.

“El envío de seis barcos es un caso sin precedentes”, denunció el jefe de gabinete nipón, Osamu Fujimora. El embajador chino en Japón, Cheng Yonghua, fue convocado por el ejecutivo nipón para trasladarle su protesta.

China considera que las islas Diaoyu o Senkaku, bajo las que estiman grandes yacimientos de gas y petróleo, además de ricos recursos pesqueros, puede ser un activo estratégico clave en las próximas décadas. Por eso ha decidido tensar la cuerda al máximo y romper todos los lazos con su vecino, luego de que Tokio comprara esta semana tres de los islotes del archipiélago a un empresario japonés por 26 millones de dólares.

“Japón subestima nuestra determinación en proteger nuestra soberanía. Fracasará esta vez igual que cuando provocó la II Guerra Mundial con China. Tiene que aprender la lección”, aseguró la vicedirectora del Instituto de Estrategia y Desarrollo del Océano, Zhang Haiwen, quien añadió que “comprar las islas es un comportamiento vergonzoso”.

En esa misma línea se expresó el subdirector del Instituto de Japón de la Academia China de Ciencias Sociales, Gao Hong, quien dijo que “podemos fortalecer la presencia de cruceros de vigilancia, así como aviones y satélites, y retener los barcos privados de Japón en esa zona”.

China considera que el archipiélago es parte de su territorio desde hace siglos, ya que fue un enclave de pescadores. No obstante, Japón se anexó las islas en 1895 al permanecer inhabitadas. Estados Unidos tomó posesión de la zona tras la Segunda Guerra Mundial y devolvió el archipiélago a Japón en 1972, dos años después de detectarse los posibles yacimientos petrolíferos.

Los Comentarios están cerrados.