@vclarkb: ¿Quién ganó en Falcón?

¿Quién ganó en Falcón?

 

El domingo en la noche celebramos con alegría el comienzo de una nueva época en la política falconiana, desde estas tierras la generación de oro se abre paso en nuestro andar.

 

La humildad de Víctor, su campaña anti panfletaria (fue una campaña no un negocio) y el profundo vínculo que gestó con el pueblo le dieron la vuelta a las aspiraciones adecas y a los anhelos reformistas. No sonaron la diana, en plena mañana del día “D” se fue la luz, a media mañana no había toldos ni hidratación, las viejitas de la UBCH esperaban el arranque de las operaciones logísticas…

 

Los operadores políticos adecos esperaban tranquilos la victoria, confiados estaban en el trabajo de sus caballos de Troya. Pero un pueblo que sufre se aferra con fuerza a la esperanza, las gestas de febreros y abriles movieron corazones que iban a votar por conciencia, los patrulleros a pie se fueron de casa en casa “…de pueblo en pueblo a despertar a la gente”, los colectivos organizados en resistencia heroica hicieron la diferencia, enarbolaron las banderas de la dignidad y anunciaron el ocaso de los caudillos. En Falcón ganó Víctor y el pueblo, el poder popular hizo el milagro del Falcón que queremos, demostró de qué está hecho el pueblo que somos.

 

Víctor, Falcón más que agua, electricidad y la cajita del CLAP te pidió coherencia, el alcance de tu tarea es histórico y cuentas con un pueblo que está a la altura del compromiso, un pueblo que te ha escogido como guía para andar su camino a la redención, caminar por senderos de dignidad. Es la hora de hacer realidad aquella palabra que el señor Humberto lleva en los labios a todos lados, es hora de la vanguardia…

 

Francisco Garcia Reyes

 

Twitter: @FranJPSUV

 

IG: @FranPSUV

Leer Más

Con la esperanza en la mano

Con la esperanza en la mano

Mañana es el gran día del Falcón que haremos, del pueblo que somos…

hace un mes atrás los argumentos, la razón, la lógica más elemental nos convocaba a todos los que amamos esta tierra a votar por Víctor Clark, pero hoy luego de una arremetida brutal de la derecha en su conjunto (interna y externa) es la pasión patria la que nos guia a la victoria.

Comprobado está que mientras Víctor se fue de pueblo en pueblo, de casa en casa, a solucionar problemas puntuales y al mismo tiempo proponiendo soluciones estructurales y permanentes, la derecha consiguió en los contrabandistas (Recordemos que operadores políticos como Luis Stefanelli está ligado a las mafias del contrabando, su hermano Guido está solicitado por la interpol), los guarimberos, los corruptos enquistados en las estructuras regionales de gobierno, bandas delictivas y paramilitares, los elementos movilizantes de su campaña, su apuesta fue a la arrechera del pueblo… No es tiempo de que la rabia nos guíe sino la conciencia.

En plena crisis está naciendo la contradicción histórica más importante, los de siempre contra la generación Chávez, a pesar de la repulsión natural que los del pueblo sentimos contra los viejos políticos adecos subestimamos el alcance de sus miserias, esta campaña demostró su incapacidad para evolucionar políticamente, les es imposible superar el estadio de buitres hambrientos merodeando la silla del gobernador.

Pasando calor, guerreando por conseguir agua, esperando la cajita del clap que no llega, a pesar de todo eso Víctor sigue siendo “…canción de la esperanza de que mi pueblo sea un pez reventador de atarrayas…”, el domingo saldremos todos con eso y nada más, con la esperanza en la mano, con firmeza y dignidad, enarbolando las banderas de las más altas aspiraciones humanas.

No tenemos alternativa sino la victoria / “…cántale Victor, cántale al pueblo, que se alce la llamara..”

Francisco Garcia Reyes

twitter: @FranJPSUV

IG: @FranPSUV

Leer Más

@VclarkB: ¡Que se alce la llamara!

@VclarkB: ¡Que se alce la llamara!

Durante veinte años en Falcón se gestaron grandes luchas, grandes victorias populares en el marco de la revolución bolivariana. Sin embargo, es imposible dejar de reconocer las profundas desviaciones políticas, el paulatino alejamiento de las más altas aspiraciones de la humanidad y el roce permanente con la miseria.

La corrupción, vista desde el punto de vista global se entiende claramente como una industria del capitalismo “gerenciada” por los políticos, la corrupción se ha institucionalizado y cartelizado como la mafia, ha adquirido elegancia para no hacer inoperante a la institucionalidad que es su cara visible. En Falcón una vez que los políticos perdieron la inocencia, irrumpieron en un mundo desconocido para ellos, el lujo, los privilegios, se contaminaron con el síndrome el ludópata que gana en la lotería, contrataron escoltas, se pavonearon en sus robustos vehículos, con sus ropas caras, empezaron a sentirse parte del olimpo, inmortales. Así pues, los dioses y los hijos de los dioses perdieron la capacidad para distinguir entre sus ilusiones y sus verdaderas potencialidades, hicieron a un lado la elegancia y de manera soez convirtieron a la burguesía local, los contratistas de poca monta, a los contrabandistas y mafiosos en sus socios, mantenerse en el poder se convirtió en la tarea central, una tarea elaborada por los dictámenes del programa del narcisismo(1).

En tiempos de guerra, una revolución como la nuestra caracterizada por hacerse grande en el contraataque tiende a sacudirse y desplomar aquello que no tiene cimientos firmes, lo nacido de anhelos infantiles y no de las más altas aspiraciones de la humanidad, así cayó la fiscal, los corruptos en la faja, ahora es tiempo de ver caer a los caudillos pero estos no caerán sin dar guerra, en Falcón ha sido dramática la agonía de las bestias…

La llegada de Víctor Clark a la escena política regional creó una dicotomía entre el programa del narcisismo de los políticos de siempre y la esperanza redentora de la humildad del pueblo que somos. La batalla es campal, operaciones morrocoy, sabotajes (el sabotaje es al mismo tiempo una fuente de riqueza para muchos que se lucran con el contrabando), amotinamientos foquistas, es obvio que los intereses de Víctor y los políticos de siempre son totalmente opuestos, no es en el candidato opositor que está el peligro para los monumentos del ego sino en un joven humilde que demuestra que otra forma de hacer política es posible, que la revolución no se agotó en cuatro caudillos bebiendo whisky.

El camarada Víctor es en definitiva la chispa que está prendiendo el candelero, así que: “cántale víctor, cántale al pueblo. ¡Que se alce la llamara!”

Francisco Garcia Reyes

instagram: @FranPSUV

Twitter: @FranJPSUV

(1) El origen psicológico de estas desviaciones es el narcisismo que en su forma patológica vuelve a los hombres adictos al poder. El poder, es el medio para cumplir con sus delirios de grandeza, es un ancla con la realidad que de no existir llevaría a estos sujetos a la locura.

Leer Más

El enemigo

enemigo
La premisa básica de todas las guerras es que existan dos bandos antagónicos en pugna por el territorio, los recursos económicos (recursos naturales y fuerza de trabajo) y el poder político, en un determinado momento o en una época histórica. Los antagonistas medirán su fuerza, en cantidad de hombres dispuestos y entrenados para la lucha, en cantidad y capacidad mortífera de sus armas, lo anterior sería redundante si se aprehendiera conceptualmente la guerra en su totalidad, si pensáramos la guerra alejados de la lucha de clases y las fuerzas sociales desencadenadas por la misma.
Existen clases sociales opresoras y oprimidas en pugna, en una impresión primaria se nos muestra que la fuerza de los opresores obliga a los oprimidos a trabajar para que el opresor sea más rico, pero la historia de la humanidad nos demuestra que la fuerza no es suficiente para que millones de seres humanos trabajen servilmente a los intereses de sus opresores, nos muestra que las condiciones sociales deben satisfacer la necesidad de conformidad con la situación humana del individuo, con el problema de su existencia, diferentes vías ha conseguido la dominación para lograr la desviación psicológica del individuo al punto de volverse defensores acérrimos de las condiciones que lo hacen miserable, ejemplo ello son la religión, la ideología y la propaganda¹.
El preámbulo nos servirá para en adelante tratar el tema que nos ocupa de cara a la batalla electoral que está por venir y las amenazas internacionales que ponen en riesgo el destino de la revolución bolivariana, en cuyo destino se haya la esperanza de los pobres de la tierra.
Lo primero es que ambas concepciones de la causa de la guerra se dan en nuestra lucha, la causa clásica de la soberanía sobre los recursos económicos (recursos naturales y fuerza de trabajo) y la causa primordial, el ejemplo de un pueblo luchando de manera heroica por una forma diferente de vivir, por el socialismo y contra el capitalismo, tal motivo nos vuelve una amenaza “inusual y extraordinaria” a los intereses de la clase que gobierna el capitalismo mundial, una amenaza a  su hegemonía. Salta a la vista que un país pequeño en territorio pero rico en petróleo, minerales no metálicos, coltán y oro es de interés para las grandes potencias venidas abajo en sus reservas de recursos naturales, perder el control económico y político sobre Venezuela significa un dolor de cabeza para los Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, el mayor problema no son dichos recursos pues imprimiendo dólares y comprando funcionarios podrían  apropiarse del país sin disparar ni una bala, Chávez nos guío a la contradicción más profunda, la lucha por el socialismo y contra el capitalismo como única solución a los problemas sociales, políticos y económicos en Venezuela.
Ahora bien, en plena contienda histórica es difícil mantener claro a los ojos del pueblo quien es el enemigo, puede pasar que tomemos partido contra nosotros mismos ante circunstancias de lucha abrumadoras, el 6 de diciembre de 2015 fue una expresión de lo dicho. La sugestión causada a la población de los estratos medios y bajos de la sociedad fue tan grande que el enemigo pareció ser el gobierno, los medios de enajenación lograron convencer a la gente con la idea del voto castigo, como si votando en contra se estuviese castigando a Nicolás o a Diosdado, me atrevo a calificar aquella victoria electoral de la derecha como producto de un berrinche infantil de los venezolanos en conjunto(algunos por rajarse y votar en contra y de muchos militantes por no hacer el trabajo de calle). El problema del enemigo es determinante, que el chavismo de base y la vanguardia política tengan el mismo enemigo es vital, pero difícil de lograr. Por ejemplo, un militar que se preste para que nos saqueen a través de la frontera es un enemigo embestido de autoridad por la propia revolución, un funcionario ineficiente, cualquier institución de la revolución que a sus puertas haya gente esperando por días bajo el sol para una mariquera son sujetos activos en la guerra, son instrumentos finos de las operaciones bélicas del imperio.
Para nuestro caso el enemigo es tan extraño porque extraña es también la guerra, las formas de lucha y los teatros de operaciones en que se desarrolla. El tamaño ejemplo de dignidad que significa la revolución bolivariana hace inútil para los fines de la dominación una abrupta caída del gobierno, necesario es tumbar la moral del pueblo que acompaña al chavismo, que jamás vuelva a escucharse aquel grito de Abril: “ese es nuestro sueño, por nuestros hijos ¡queremos a nuestro presidente!”. La caída de la mística y la moral revolucionaria significa para Washington la victoria más anhelada, la conciencia hoy es un asunto vital y no es la conciencia electoral a la que estamos acostumbrados, necesario es avanzar a una conciencia colectiva de guerra, esa debería ser la tarea que mantenga ocupada a la vanguardia, si las masas que nos acompañan no entienden racional y emocionalmente que estamos en guerra difícilmente pueda superarse la crisis política interna, sin conciencia de guerra difícilmente pueda darse el resurgir de la moral; bachaquear un bulto de harina o dejar pasar una gandola para Colombia se verán como hechos aislados para solucionar el problema individual de los pocos que tengan la oportunidad de lucrarse con la crisis y no como un crimen de lesa humanidad, un acto de traición a la patria, a la humanidad inclusive.
El enemigo es el imperio y el imperio nos ha educado en la idea de que solo atacan con marines defensores de la libertad, pero en realidad la guerra hoy en día se hace con sanciones económicas, con ejércitos irregulares, hostilidad diplomática y sabotaje de las políticas internas. En este hemisferio es vital para estados unidos agotar las vías no militares de dominación, aunque “no descartan la opción militar” su mayor apuesta es que nosotros mismos acabemos con la revolución con un amotinamiento general, las acciones de guerra son claras, en Colombia todo el que llegue con mercancía Venezolana le será comprada, el caso del cable de cobre es escandaloso, lo pagan a 20 dólares el kilo, lo que tiene a las bandas paramilitares activadas en todo el territorio pagando millones de bolívares por un cable… Como ese hay miles de ejemplos por eso es vital entenderse a uno mismo en un bando u otro, el bando de la patria en resistencia heroica o el bando del imperio bachaqueando, traficando con el efectivo, haciendo esperar a los viejitos bajo el sol a las puertas de un banco, diciendo: “yo era chavista pero no apoyo a Maduro”…

Es importante saber que no será el trabajo intelectual escolástico, la predica al aire, lo que germinará la conciencia de guerra, son las acciones de guerra las que despertaran al que este dormido, la contundencia es vital. Cuando se tomó la medida del billete de cien vimos como creció el apoyo y la disposición de combate lástima que no hubo organización para llevarla a cabo por completo, cuando Diosdado dice que los escuálidos deben salir de la administración publica el pueblo se crece en infinidad de aplausos pero los discursos jamás son suficientes, los castigos ejemplares y la rectificación sacarán al chavismo de las catacumbas a las máquinas de votación sin necesidad de afiches ni vallas electorales que no son más que monumentos al narcisismo2. La contundencia debe venir acompañada de la organización y la coherencia, el ejemplo del billete de cien es útil para lo que digo, la medida fue contundente pero quedó eclipsada por los funcionarios de bancos nacionales aceptando cuantiosos depósitos bajo cuerda y la desorganización que llevó al presidente a revertir la medida. Esto nos lleva a aseverar que cerrar filas en torno a Nicolás Maduro es la primera acción de guerra cumplir a cabalidad sus mandatos, saltando el burocratismo clásico, cuidar un puesto en detrimento de la revolución es traición a la patria, todos los espacios de acción política son trincheras de lucha, hay que asumirlos guiados con humildad y por grandes sentimientos de amor.
Francisco Garcia Reyes

Twitter:@franJPSUV

INSTAGRAM: @franPSUV 

Leer Más

A propósito de la candidatura de Víctor Clark: Jugando pa´ atrás

Jugando pa´ atrás

El pueblo falconiano es de talante heroico durante el paro petrolero, las vaguadas, la tragedia de Amuay lo ha demostrado. Ahora ante las mayores dificultades que ha vivido la revolución, ante la dimensión de los retos que tenemos al frente se hizo necesario un cambio en la vanguardia política de la revolución, las esperanzas del pueblo más humilde están sobre los hombros de Víctor Clark.

En plena carrera se comienza a develar la verdadera pugna, socialismo contra capitalismo con sus consecuencias en la política externa e interna en este caso haremos algunas observaciones sobre la campaña regional y el asunto interno.

No se trata de sujetos particulares sino de formas de acción política que le hacen daño a la revolución, o sea, los corruptos, los macolleros, los mediocres, los jalabolas, los chismosos. Todos estos sujetos están psicológicamente vinculados con anhelos propios de los ideales capitalistas, pero su capacidad de trabajo, organización y liderazgo no tienen la potencia para obtener el éxito personal, la fama, el poder y la admiración a la que aspiran.

Estos sujetos han tomado espacio a lo interno de la revolución, desde sus oficinas se sienten todo poderosos y es la satisfacción de esa sensación de poder la que los mueve. Ahora, cuando un candidato toma la esperanza que el pueblo lleva en la mano y con ella sale a la batalla por la redención, contra el burocratismo y la corrupción estos jefezuelos ven en riesgo el cimiento de la obra de su narcisismo la realización fetichista de sus anhelos.

Contar con estos carajos para la lucha es capitular, de ellos podemos esperar sabotajes, operación caimán en las instituciones que gobiernan, maltratos al pueblo, mezquindades políticas exacerbadas, la miseria es su divisa, el chisme y la adulación su forma clásica abrirse paso.

Víctor, tú no eres cogido a lazo, que se vaya la luz, que no llegue la cajita, que se incumpla con el cronograma del agua, todo al mismo tiempo no puede ser casualidad…

Francisco Garcia Reyes

Twitter: @FranJPSV

Instagram: @FranPSUV

Leer Más