Todo sobre el proceso electoral de Uruguay con probable victoria de la derecha por escaso margen

Resultado de imagen para elecciones uruguay

@CBSTinfo.- Este 24 de noviembre los uruguayos volvieron a las urnas durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Los ciudadanos votaron entre la fórmula del opositor Partido Nacional, integrada por Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, y la del oficialista Frente Amplio, conformada por Daniel Martínez y Graciela Villar.

A las 08:00 hora local (11:00 GMT) se abrieron las mesas de votación en los 7.122 circuitos desplegados por el país y se mantuvieron abiertos hasta las 19:30 (22:30 GMT).

En Uruguay el voto es obligatorio y en estas elecciones 2.699.877 personas están habilitadas para sufragar.Para ser declarados presidente y vicepresidente, los candidatos deberán obtener una mayoría simple de votos, sin necesidad de ningún tipo de mayoría especial, a diferencia de la primera vuelta.

Con el 100% de los circuitos escrutados, la diferencia entre la dupla Lacalle Pou – Argimón y Martínez – Villar, del Frente Amplio, alcanzó los 28.666 votos.

  • Lacalle Pou – Argimón, con la mayoría de los votos del 100% de los circuitos escrutados

    Según los datos publicados por la Corte Electoral de Uruguay, los candidatos por el Partido Nacional y respaldados por una coalición de partidos opositores, Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, se han llevado la mayoría de los votos de los circuitos escrutados.

    Con estos resultados, provenientes del 100% de los circuitos escrutados, la diferencia entre la dupla Lacalle Pou – Argimón y Martínez – Villar, del Frente Amplio, alcanza los 28.666 votos.

    La victoria todavía no está asegurada. El conteo de los votos observados, que llegan a los 35.229, podría quitarle la ventaja a la fórmula del Partido Nacional.

    Para que el Frente Amplio logre remontar, es necesario que el 82% de los votos observados sean para Daniel Martínez y Graciela Villar.

     

  • 07:08

    La coalición derechista de Uruguay logra una ajustada ventaja según escrutinio primario

    La segunda vuelta presidencial en Uruguay terminó con una mínima ventaja para la coalición opositora de derecha que encabeza el candidato Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), aunque el resultado definitivo solo se conocerá el 29 de noviembre, según el escrutinio primario de la Corte Electoral.

    Luis Lacalle Pou, candidato presidencial uruguayo

    La coalición derechista de Uruguay logra una ajustada ventaja según escrutinio primario

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La segunda vuelta presidencial en Uruguay terminó con una mínima ventaja para la coalición opositora de derecha que encabeza el candidato Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), aunque el resultado definitivo solo se conocerá el 29 de noviembre, según el escrutinio primario de la Corte Electoral.

    MÁS

  • 06:56

    Lacalle afirma que ganó balotaje en Uruguay, pero esperará resultado oficial

    El candidato opositor a la presidencia de Uruguay por el Partido Nacional afirmó que la coalición que formó con cinco grupos políticos ganó la segunda vuelta, pero que habrá que esperar los resultados oficiales de la Corte Electoral ya que el oficialismo no reconoció su derrota.

    Luis Lacalle Pou, candidato por el Partido Nacional en las elecciones generales de Uruguay

    Opositor Lacalle afirma que ganó balotaje en Uruguay pero esperará resultado oficial

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El candidato opositor a la presidencia de Uruguay, Luis Lacalle (Partido Nacional, centroderecha), dijo que la coalición que formó con cinco grupos políticos ganó la segunda vuelta, pero que habrá que esperar los resultados oficiales de la Corte Electoral ya que el oficialismo no reconoció su derrota.

    MÁS

  • 06:50

    El voto observado podría definir las elecciones en Uruguay

    De acuerdo con los datos publicados por la Corte Electoral de Uruguay, con el 99,31% escrutado, la dupla Lacalle Pou – Argimón, del Partido Nacional, tiene la ventaja con 1.160.829 votos frente al 1.130.248 de los candidatos del Frente Amplio, Daniel Martínez y Graciela Villar.

    La diferencia de 30.581 votos puede reducirse al terminar el conteo de los votos observados.

    Para estas elecciones, la cantidad de votos esperadas asciende a 34.900.

    Una guardia revisa las etiquetas de las maletas que contienen los votos de los electores de Uruguay

    ¿Qué es el voto observado y por qué define las elecciones en Uruguay?

    Alrededor de 2,7 millones de ciudadanos estaban llamados a las urnas este 24 noviembre para elegir al Parlamento y al mandatario para el período 2020-2025. Sin embargo, el margen entre los candidatos es tan pequeño que se hace necesario esperar por los resultados de los votos observados para saber quién será el próximo presidente del país.

    MÁS

  • 05:32

    Martínez habla con esperanza y contagia a su base electoral; todavía es posible ganar

    En clima de festejo, el candidato a la Presidencia de Uruguay por el gobernante Frente Amplio, Daniel Martínez, fue el primero en dar declaraciones públicas. Con un discurso de aliento, compartió la información de la Corte Electoral de que el resultado final no se daría a conocer hoy. De acuerdo con el frenteamplista, los votos observados serán decisivos.

    “Hay que esperar todavía el resultado oficial”, reforzó el candidato oficialista con esperanzas, entre los aplausos de una militancia también esperanzada.

    “Lo cierto es que ninguno de los ganadores llegará a los 50%”, aseguró sin darse por vencido, sin darle al rival Luis Lacalle Pou el sabor de una victoria este domingo.

    Daniel Martínez, candidato presidencial uruguayo

  • 04:37

    32.000 votos separan Lacalle Pou y Martínez con 97% de votos escrutados

  • 04:19

    Resultado de la Corte Electoral indica victoria muy apretada de la oposición, con 95% del escrutinio

  • 03:23

    Empate técnico inédito en las proyecciones asombra Uruguay

    Ambos partidos que disputan la Presidencia de Uruguay aguardan el escrutinio oficial de la Corte Electoral, que puede demorar horas. La ansiedad es visible.

    En la sede del opositor Partido Nacional, ya no se ve en los rostros de los votantes la certeza de una victoria como anticipaban encuestas de opinión previas al balotaje.

    El mensaje generalizado en la prensa local, entre expertos y referentes políticos es: “hay que esperar a la Corte”, algo considerado inédito en la historia del país.

  • 02:46

    Primeros resultados de boca de urna carecen de claridad

    De las cinco proyecciones llevadas a cabo, ninguna ofrece un escenario fuera del margen de error. Los candidatos Daniel Martínez (Frente Amplio) y Luis Lacalle Pou (Partido Nacional) figuran muy parejos. Dos de las encuestadoras prefirieron no anunciar sus resultados debido a un “empate técnico”.

  • 02:33

    Resultados preliminares dan esperanza a la continuidad del Gobierno de izquierda

    El análisis no conclusivo del periódico local La Diaria contabilizó el 90% de los votos, cuyo resultado muy parejo apuntó a una diferencia de casi un punto percentual. En ese sentido, el 10% que falta será decisivo para definir si gana el gobernante Frente Amplio o la oposición. Otras encuestadoras apuntan resultados contrarios, pero también muy parejos, que pueden cambiar.

  • 02:26

    Frenteamplistas cantan y bailan mientras dirigentes asumen un tono resignado | Vídeos

  • 02:14

    “Una fiesta de la democracia” ante cualquier resultado, evalúa Carolina Cosse

    “La democracia se construye todos los días”, defendió la senadora electa y precandidata a la Presidencia en las elecciones internas del Frente Amplio, Carolina Cosse, en diálogo con la prensa. Minutos antes de la difusión de los primeros resultados del balotaje, Cosse reforzó que el resultado que salga será “una fiesta de la democracia” y que hay que saber interpretar lo que la gente quiere.

  • 01:53

    “El FA se formó en la oposición, hay experiencia acumulada”

    El jefe de campaña del Frente Amplio (FA) en el último tramo, Yamandú Orsi, habló con la prensa tras la llegada silenciosa del candidato Daniel Martínez a la sede donde se encuentran demás dirigentes y asesores del partido oficialista.

    Anticipando una eventual derrota minutos antes de los primeros resultados de la segunda vuelta de las elecciones, Orsi remarcó que “el Frente Amplio se formó en la oposición”, por lo que le parece que “hay experiencia acumulada” para conducir el escenario que se dé, aunque lamenta la posibilidad de no poder dar continuidad al Gobierno del FA.

    Jefe de la campaña final del Frente Amplio, Yamandú Orsi, habló con la prensa al final del balotaje.

    © Sputnik / Sergio Pintado
  • 01:42

    El candidato oficialista, Daniel Martínez, llega al comité central de campaña sin hablar con la prensa

  • 01:34

    Cierran las urnas del balotaje

    Al término de la jornada electoral en su segunda vuelta para la Presidencia de Uruguay. Empieza el conteo de los votos y se esperan resultados preliminares en la próxima hora, a partir de las 20:30 (horario de Montevideo, 23:30 GMT). Los 7.122 circuitos de votación en todo el país cerraron con normalidad este domingo.

     

  • 01:07

    La avenida principal de Montevideo se prepara para acoger a los frenteamplistas

    El equipo del candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, también armó un escenario para que el oficialista comente los primeros resultados del escrutinio. La avenida 18 de Juilo, la principal de Montevideo, se tiñe de rojo, azul y blanco, colores de la bandera frenteamplista.

  • 00:50

    Corte Electoral de Uruguay tomará en cuenta denuncias de hojas de votación alteradas

    La Corte Electoral de Uruguay tomará en cuenta denuncias de una presunta maniobra para alterar hojas de votación en el intento de anular sufragios de votantes incautos en la segunda vuelta presidencial, indicó a la prensa local el ministro del organismo José Garchitorena.

    “Recibimos una nota de la fórmula (presidencial opositora, encabezada por Luis Lacalle Pou) con denuncias sobre hojas de votación con marcas; la Corte Electoral se reunió y decidió que vamos a tener presente esta situación para ser considerada en los escrutinios primarios”, dijo Garchitorena a Canal 12 de Montevideo.

  • 00:38

    En los minutos finales del balotaje, votantes de Lacalle Pou ya anticipan su victoria

    Sputnik conversó con una pareja que espera saludar al candidato opositor, Luis Lacalle Pou, quien consideran que “ya ganó” las elecciones a la Presidencia de Uruguay.

  • 00:29

    Votantes empiezan a concentrarse frente al escenario donde discursará Lacalle Pou

    En las afueras de la sede del Partido Nacional se armó un escenario para que el candidato opositor, Luis Lacalle Pou, se presente ante su base electoral tras los resultados del balotaje este domingo. Votantes se acercan para demostrar su apoyo.

  • 00:02

    Rachas de viento de hasta 50 km/h al final de la jornada electoral

    Mientras crecen las expectativas hacia el final del balotaje, los vientos aúllan y marcan el atardecer soleado este domingo primaveral de elecciones en Uruguay. De acuerdo con el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet), la temperatura actual en Montevideo es de 21 grados Celsius y los vientos varían entre 20 y 40 km/h, con rachas que pueden alcanzar 50 km/h.

    El atardecer de un domingo de primavera en la Rambla Armenia y el Puertito de Buceo, en Montevideo.

  • 23:39

    “Mi colaboración ha sido el silencio y la ausencia”, dice el expresidente Luis Lacalle Herrera, padre del candidato opositor

    Padre del candidato opositor Luis Lacalle Pou, el expresidente de Uruguay (1990-1995) Luis Lacalle Herrera contó al diario local El País que no ha conversado con su hijo desde el viernes. Además, expresó que pretende comunicarse cuando se sepa el resultado de las elecciones. Remarcó que su colaboración durante la campaña electoral “ha sido el silencio y la ausencia”, por lo que no tendría sentido aparecer ahora.

    Luis Lacalle Pou, candidato presidencial uruguayo

    Opositor Lacalle, heredero de dinastías políticas, a un paso de ser presidente de Uruguay

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El candidato presidencial del Partido Nacional (PN) Luis Lacalle Pou, descendiente de una larga lista de destacados políticos que incluye un presidente y hasta un virrey, es el favorito para ganar la segunda vuelta electoral y llevar a la centroderecha de nuevo al poder en Uruguay.

    MÁS

    En entrevista colectiva con la prensa, el exmandatario reforzó asimismo que considera a su hijo preparado para gobernar y “dar un tiempo esperanzador para el país”.

  • 23:15

    El 72% de los uruguayos ya votaron a dos horas del cierre de las urnas

    La jornada electoral de este domingo se acerca a su final. Faltando dos horas para el cierre de las urnas, el 72% de la población uruguaya habilitada ya registró su voto, según el ministro de la Corte Electoral Pablo Klappenbach, quien conversó con Sputnik.

  • 22:33

    La foto que resume las elecciones nacionales en Uruguay

    Las filmaciones que circulan en las redes sociales en las que partidarios de ambos candidatos a la Presidencia de Uruguay se concentran y caminan juntos en una avenida costeña de Montevideo, una foto compartida en Twitter sintetiza por qué el país es una referencia en democracia para América Latina.

    En la imagen se puede ver la bandera uruguaya acompañada de otras que representan partidos políticos rivales y los dos principales equipos de fútbol, los archienemigos Peñarol y Nacional, en una clara demostración de respeto, tolerancia y unión más allá de las divergencias personales.

  • 22:04

    Fallece una mujer de 81 años luego de votar en Uruguay

    Una uruguaya de 81 años sufrió un infarto instantes después de registrar su voto, cuando todavía se encontraba en los pasillos de su circuito electoral en el barrio montevideano de Punta Carretas. De acuerdo con el noticiero local Telemundo, la mujer estaba acompañada de su marido y llegó a comentar que ambos tenían 40 años de casados.

    “Salió caminando con su esposo pero se sentó en el banco; de repente se desvaneció y se cayó y el esposo la quiso reanimar, no podía y empezó a llamar un médico”, describió la escena al canal una votante que se encontraba presente en el momento.

    Además, contó que todo duró 45 minutos desde que la señora se desvaneció hasta que el médico declaró su muerte, pese a los intentos de reanimarla con un desfibrilador.

    El circuito llegó a suspender la jornada electoral, pero luego volvió a funcionar, informó el diario local El País.

  • 21:38

    A cuatro horas de finalizar la jornada electoral

    Desde las 8:00 de la mañana de este domingo, los uruguayos concurren a elegir el próximo presidente del país. A las 19h30 se cierran las urnas, según la Corte Electoral. En las calles y en Internet, reina la ansiedad por los resultados que pondrán fin o darán continuidad a los 15 años del Gobierno izquierdista del Frente Amplio.

  • 20:50

    Se estima que la mitad de la población habilitada ya votó este domingo en Uruguay

    Se estima que la mitad de la población habilitada ya votó este domingo en la segunda vuelta de las elecciones nacionales de Uruguay. Hasta las 12h30 (horario local de Montevideo), un 44% de los votantes ya habían concurrido a sufragar, informó a Sputnik el ministro de la Corte Electoral Pablo Klappenbach.

  • 17:50

    Luis Lacalle Pou vota y destaca clima democrático en las elecciones

    Consultado por periodistas sobre la campaña de cara al balotaje, el candidato presidencial del opositor Partido Nacional señaló que “lo más lindo” fue “ver a militantes de todos los partidos cantando el himno con sus banderas”, y añadió: “No sé cuántos países pueden hacer lo mismo, y eso es lo que tenemos que cuidar”.

    El candidato presidencial se refería a un vídeo difundido en las últimas horas en redes sociales donde se ven militantes del Partido Nacional y del gobernante Frente Amplio (centroizquierda) cantando y bailando juntos en la rambla (avenida costera) de Montevideo.

  • 17:40

    Daniel Martínez vota en la Universidad ORT de Pocitos

    El candidato del Frente Amplio acudió al colegio electoral junto a su esposa, Laura Motta.

    Martínez llamó a la preservar el proceso democrático y la unidad del pueblo uruguayo.

    Tengo “el deseo de que sigamos en este proceso democrático y que el pueblo uruguayo esté unido”, afirmó el candidato.

  • 17:34

    Los votantes siguen acudiendo a las urnas

    Segunda vuelta de las elecciones en Uruguay

    © REUTERS / Mariana Greif
  • 17:18

    Graciela Villar vota acompañada de sus nietos

    La candidata a la Vicepresidencia resaltó la importancia de “una democracia participativa y respetuosa” en el país.

  • 15:43

    Precandidato por el Frente Amplio Óscar Andrade deposita su voto

    Óscar Andrade, precandidato por el Frente Amplio

    © Foto : Carlos Callero
  • 15:14

    Tabaré Vázquez vota en Montevideo

    Presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, vota en las elecciones

    © AP Photo / Matilde Campodonico

    El mandatario habló con periodistas minutos antes de acudir a sufragar en el balotaje. Vázquez comentó la crisis en Bolivia y expresó su condena al golpe de Estado en el país.

    Antes de votar, Tabaré Vázquez agradeció la celebración de la democracia en esta jornada.

    De cara a la transición, le garantizó “absoluta tranquilidad” al pueblo uruguayo.

  • 14:44

    José Mujica ejerce su derecho al voto

    Mujica expresó su rechazo a lo que calificó de “chispazos nostálgicos” en la campaña para la segunda vuelta de las elecciones.

    “Ha habido cosas que no deberían pasar”, dijo escuetamente a periodistas, y añadió: “Algunos chispazos nostálgicos que no deberían acontecer”.

  • 14:11

    José Mujica espera a votar en Montevideo

  • 14:05

    Se abren las mesas de votación en Uruguay para el balotaje entre Martínez y Lacalle Pou

    Más de 7.100 circuitos están instalados en todo el país para los comicios, que son obligatorios, y funcionarán hasta las las 19:30 hora local (22:30 GMT).

    La Corte Electoral señaló que espera divulgar los resultados antes de la medianoche (03:00 GMT).

Leer Más

Reyes de las criptomonedas: los secretos para hacer fortunas de los nuevos millonarios

@CBSTinfo.- Son emprendedores que impulsan los Bitcoins y otras monedas digitales en el país. Algunos se volvieron ricos y otros se consideran “apóstoles”. Qué hacen y cómo piensan.

Corría el año 2012 y Cristian Bruno (33) era el joven indicado en el lugar correcto: Singapur. La imponente ciudad-estado oriental donde convergen las nuevas tecnologías y sus emprendedores de todo el planeta.

Acababa de invitarle una cerveza en un bar a un ejecutivo norteamericano que huía de un tórrido romance en Japón con la hija de un descendiente de samurais. El gesto fue apreciado por el hombre de negocios. “Gracias, pero te la pago a la vuelta de Estados Unidos con Bitcoins​, es algo que te va a interesar”, le advirtió. Bruno era lo que en la jerga se conoce como un geek. Un cerebro de la informática con visiones eclécticas y originales de negocios. Llevaba poco más de un año en Oriente programando para un proyecto de códigos comerciales -un antecesor del QR- que lo había llevado a mudarse desde Buenos Aires. El y sus socios no habían reunido capital suficiente y estaba por volver.

Días después recibió la transferencia prometida de los 5 dólares gastados en una cerveza convertidos a Bitcoins. “Sí, la idea me gustó aunque no entendía de qué se trataba exactamente”, confiesa hoy Bruno, mejor conocido como Nubis, sentado en las amplias y minimalistas oficinas de su empresa Bitex en el Bajo porteño.

En su cuenta bancaria le quedaban alrededor de 600 dólares. Sin dudarlo compró todos los Bitcoins que le alcanzaron dejando el saldo en 0.

Entre 2011 y el 2012 el Bitcoin fluctuaba entre los 2 y los 7 dólares la unidad. En diciembre de 2017 alcanzó su máximo histórico de 19.900 dólares. Por estos días ronda los 10.000. Las proyecciones lo ubican en un futuro en los 100.000.

Hagan sus cuentas y entenderán por qué invitar esa cerveza le cambió a Bruno la vida para siempre. “Fue algo que salió bien”, reflexiona el ejecutivo despojado de ironía. Reconocido en el ambiente como un genio informático, el joven lidera una de las principales firmas en compra-venta de Bitcoin en la Argentina.

En los últimos diez años, Nubis ha participado o presenciado muy de cerca los más interesantes proyectos digitales de su tiempo. Conoció en Singapur, por ejemplo, a los programadores de una aplicación similar a Snapchat, pero pensada para simular el uso de maquillaje. También escribió código para una aplicación de citas que segmentaba en grupos sociales. Y tantas otras.

La historia de las criptomonedas es un rompecabezas. En 2009 un misterioso genio de la programación, Satoshi Nakamoto, publicó un “paper” en un foro especializado donde proponía utilizar la criptografía para construir una flamante moneda mundial que no fuera controlada por ningún país, empresa o institución. Libre, segura y transparente.

¿Cómo se podía lograr algo semejante? Creando unidades digitales cuyas transacciones conforman un árbol genealógico protegido por complejísimos cifrados de acceso. Estos movimientos quedarán registrados en una cadena de información contable (como un libro abierto) e inmodificable que es “confirmada”, “chequeada” y “aprobada” por todos sus usuarios. Es decir, el blockchain​.

“Anunciando el primer lanzamiento de Bitcoin, un nuevo sistema de efectivo electrónico que usa una red entre pares para evitar el doble gasto. Es completamente descentralizado sin servidor ni autoridad central”, habría escrito Satoshi en SourceForge una web de intercambio de software.

En definitiva, Satoshi elaboró las bases, dejó en su billetera digital un millón de Bitcoins y desapareció. Su millón jamás ha sido movido.

El 22 de mayo de 2010 el programador Laszlo Hanyecz pagó 2 pizzas con 10 mil bitcoins cuando cotizaba 0,003 dólar. Después estalló el boom. Desde entonces cientos de monedas, como Litecoin, Ethereum, DAI, entre otras, han aparecido en el mercado y tratan de seducir a los compradores.

Pero de lo que se sabe bastante menos es acerca de la generación de empresarios, impulsores y apóstoles de las criptomonedas cultores tanto de las ciencias empresariales como de una nueva filosofía de la existencia. Figuras que parecen el resultado de un collage entre Diógenes y Bill Gates.

En la Argentina este grupo ha ido creciendo aceleradamente. Todavía no figuran en las tapas de las revistas del mundo del espectáculo, pero son lumbreras en las sombras, millonarios y excéntricos; fanáticos y monacales.

El negocio de las criptomonedas mueven más de 300.000 millones de dólares anuales. Es difícil establecer cuáles serán sus cifras en los próximos años. Pero, más allá de la especulación, el concepto de moneda sin fronteras y su plataforma de blockchain han sentado las bases del futuro, opinan sus cultores.

En el conjunto generacional que compone Bruno hay millonarios, pero sus integrantes no se consideran a sí mismos como estrictos “hombres de negocios”. Abundan los entusiastas que no ganan demasiado, curiosos, comerciantes, fanáticos y hasta impulsores sin fines de lucro. No visten como los ejecutivos tradicionales y proliferan las remeras, las zapatillas de cordones sueltos y un insólito desinterés por los bienes suntuosos. Los símbolos de estatus en esta troupe no están bien vistos.

“Yo me considero una especie de apóstol del Bitcoin, para mí no es un negocio sino la posibilidad de hacer un mundo mejor, más justo. Cuando comprendí la oportunidad que nos ofrecía este sistema, fue como una revelación”, le dice a Clarín Rodolfo Andragnes, fundador de la ONG Bitcoin Argentina. Andragnes y sus apóstoles no se han quedado en las palabras.

Desde hace más de un año los miembros de la ONG recorren pequeñas localidades de la Argentina en la Bitcoineta, una combi de 14 asientos en la cual ofrecen charlas sobre el Bitcoin y el blockchain. “Tratamos de saltarnos la ciudad para llegar a los pueblos, no vamos a venderles nada sino a mostrarles lo que se puede hacer con esta tecnología. Lo primero es que la gente comprenda un poco de qué se trata una moneda descentralizada y una tecnología que pueden hacer más transparente al mundo. Hablamos de una sociedad que puede recuperar la idea de confianza”, agrega.

Ariel Sbdar (28) es jefe de Equities en el Bind Inversiones. (Juan Manuel Foglia)

 

Andragnes reconoce que gasta 50.000 dólares al año en mantener funcionando esta parte del proyecto y que no recibe beneficios monetarios. Entre 2018 y el 2019 la Bitcoineta hizo más de 30.000 kilómetros.

Tampoco está mal hablar del pasado “remoto”. Otros tiempos. Andragnes recuerda una anécdota de 2012 cuando tenía un instituto en el Bajo porteño dedicado a cursos de tecnología. Uno de sus inscriptos ofreció pagarle en Bitcoins. Fueron 17 Bitcoins por los servicios. Unos 170.000 dólares de ahora. “Y… hay millonarios en esta historia y no te darías ni cuenta”, remata.

El podría ser uno y no lo deja caer sobre la mesa. En el día a día, cuenta, funciona sin descansos entre sus nuevos emprendimientos, charlas y entrevistas. Una agenda full time para este hombre de remera, gorro y verbo inflamado. Sí, podría ser.

“Mucha gente se hizo rica sólo por descubrir esto, porque la existencia del Bitcoin se anunció sin pedir permiso y a mucha gente sin importar cuánto dinero tenían antes. Eso rompió una cadena donde los nuevos servicios de dinero eran pensados y lanzados por los dueños del sistema anterior”, dice Bruno.

“El Bitcoin armó revuelo entre el establishment de viejos ricos que también entraron en relación con gente como yo y se desmarcaron de lo tradicional”, agrega.

Cristian Bruno, alias Nubis, uno de los nuevos ricos de las criptomonedas.

“La gente que se subió a último momento a la ola alcista del Bitcoin ya no está aquí. Los especuladores que llegan tarde no están. Hay un escenario distinto. Yo trato el Bitcoin como un activo más. No tengo esa creencia religiosa, pero sí es cierto que representa la rebeldía de una generación”, explica Ariel Sbdar (28), jefe de Equities en el Bind Inversiones.

Sbdar, con formación en la Universidad Di Tella y posgrado en finanzas en París, explica que, tomando en cuenta las oscilaciones, la mayoría de los compradores no se “refugia” en las criptomonedas ante la crisis y que en la Argentina aun se mantienen los vínculos tradicionales con el dinero. “La gente tiene 5.000 dólares en el banco, se asusta y los saca para meterlos en el colchón, quieren sentir que el dinero está”, detalla.

 

“Argentina todavía está lejos de la digitalización del dinero. Por ahora, lo más común es el QR, pero debemos avanzar hacia otras posibilidades que aceleren los procesos de pago, inversión, y esa es una de mis metas. Bitcoin va a hacer lo que el WhatsApp le hizo al correo. El Sol no se puede tapar con las manos: la gente quiere cosas simples y baratas, sino te cambia. O cambias o morís. Así es la evolución del mundo desde el Big Bang”, recalca el chico de apenas 28 años que administra un fondo de 10 millones de dólares.

 

“Si le dedicas dos horas por día durante una semana a estudiar el tema de criptomonedas y blockchain ya está, vas entender bastante bien todo”, asegura Nadia Alvarez, desarrolladora de negocios para MakerDao. Esta empresa lanzó en 2017 DAI, una moneda digital atada al dólar. En el mundo hay 100 millones de DAIs “acuñados”.

“Ahora sabemos que es posible tener un grado de transparencia que no existía hasta hoy. Gracias al blockchain podemos tener un registro y seguir el curso de un gasto, por ejemplo. Los gobiernos podrían ser mucho más transparentes con esta tecnología y la gente podría saber en qué se gastan sus impuestos”, señala Alvarez. “Uno no está aquí sólo por un trabajo sino por lo que son las cripto en sí. Uno quiere trabajar en algo que lo apasiona, yo me despierto el lunes y tengo esa suerte de decir ‘Qué bueno”. No me había pasado en otros emprendimientos”, sigue.

Alvarez observa que las empresas tradicionales van atrás de lo que ocurre con el blockchain. “Sus tiempos son en años y las tecnologías en cripto avanzan en días. Es la sociedad la que va a terminar pidiendo el cambio. Somos una comunidad abierta y muy generosa con la información”, asegura esta ingeniera que ha pasado por Oracle e IBM. De paso cuenta que no tiene oficina ni horarios. Trabaja en un coworking cerca del Malba y está online “24 horas al día”. “No creo en los símbolos de estatus, solo quiero hacer una sociedad mejor”, remata.

 

Números y códigos de la escena cripto

Así como en la génesis de la creación del Bitcoin y de las monedas que le siguieron subsiste una filosofía que impulsa la libre circulación descentralizada y el anonimato de las transacciones, en la superficie predominan los números y los códigos.

Se estima que anualmente las criptomonedas mueven alrededor de 330.000 millones de dólares. En lo que refiere al Bitcoin su valor se encuentra por debajo de los 10.000 pero hay voces, como la del excéntrico empresario John McAfee, que lo ubican para finales del 2020 a 1 millón el Bitcoin. Otras estimaciones hablan de un crecimiento más pausado y le auguran cifras que van desde los 8.000 a los 500.000 dólares, pasando por los 100.000 en la siguiente década o incluso antes.

El mercado está multipoblado de criptomonedas y cada una espera acrecentar su valor en los años por venir. ¿Hay ya futuros Bitcoins en el horizonte? Esa es una de las preguntas que mueve a muchos de los compradores del sector.

En la práctica los Bitcoins son limitados. En 2140 se terminará de emitir la cifra total imaginada por su creador Satoshi Nakamoto de 21 millones de Bitcoins. ¿Cómo se generan? Básicamente mediante la solución de complejos problemas matemáticos que encaran fanáticos de todo el planeta diariamente. A medida que avanza la “producción” internacional los problemas se van volviendo más y más complicados y requieren de una maquinaria más avanzada y costosa. Los llamados “mineros” reciben por su trabajo Bitcoins y comisiones. La ecuación económica a resolver para ellos es que el acto de “minar”, el cual requiere el consumo de mucha energía eléctrica por parte de los equipos, no resulte más caro que el producto obtenido.

 

Los especialistas en el rubro aseguran que “esto recién comienza”. En la web se pueden encontrar numerosos medios dedicados a las alternativas cotidianas de las criptomonedas. En los últimos diez años se han creado más de 1.300 y sus actores y profetas se multiplican también.

De manera cotidiana aparecen en estos magazines digitales recomendaciones acerca de cuáles son las “cripto” del momento y sus proyecciones. Una de las tantas webs aconseja, por ejemplo, apostar por Ethereum, Ripple, Stellar, IOTA, Litecoin, entre otras. Por ahora, la palabra apuesta define el escenario. No pocos sueñan con invertir unos pocos dólares hoy para recibir en algún momento millones de veces esa cantidad.

Leer Más

Ante la caída de algunas Criptomonedas usuarios voltean su mirada a China

Resultado de imagen para petro yuan
Hechos clave:
  • China anunció una actualización a su regulación sobre el uso de criptomonedas.
  • El precio de bitcoin bajó de los USD 7.200 por primera vez desde mayo.

El precio de bitcoin cayó un 10% en las últimas 24 horas. En ese período, el valor de la primera criptomoneda del mercado pasó de estar cercano a los USD 8.000 a situarse por debajo de los USD 7.200 por primera vez desde mediados del mes de mayo.

Al momento de redacción de esta nota, la mañana de este viernes 22 de noviembre, el precio de BTC es de USD 7.155, en datos de CoinMarketCap. En su punto más bajo en el período de 24 horas, el precio llegó a sostenerse apenas por encima de los USD 7.100. Desde el 17 de mayo, específicamente, el precio de bitcoin no caía a esos niveles.

bitcoin-precio-cae
El precio de BTC fluctúa en torno a los USD 7.100. Imagen: CoinMarketCap.

Con la baja en el precio de bitcoin, todo el mercado de criptomonedas resintió la caída. Incluso, otra decena de criptomonedas del top 20 según su capitalización de mercado presentan pérdidas más grandes en términos porcentuales. Por ejemplo, NEO tiene -13,94% al momento de redacción.

Otras criptomonedas por pérdidas superiores al 10% en las últimas 24 horas son chainlink (LINK), ether (ETH), bitcoin cash (BCH) y EOS. Solo dos de las criptomonedas no registran pérdidas de al menos 5% entre este jueves 21 y el viernes 22 de noviembre. Se trata de unus sed leo (LEO), con una baja de 2,42% y tezos (XTZ), con 4,45% a la baja.

¿Caída con origen en China?

Entre las posibles razones de la abrupta caída del mercado, destaca una actualización emitida este jueves por el Banco Popular de China (su banco central) a su postura de regulación contra el uso de criptomonedas. En dicha actualización, el gobierno chino anuncia un recrudecimiento de su política contra las casas de cambio de criptomonedas.

Casi en paralelo a este anuncio, también se dio a conocer que las autoridades chinas están investigando una lista de al menos 39 empresas de criptomonedas que estarían operando ilegalmente, saltándose las restricciones vigentes en el país asiático. Justamente, China se encuentra en una cruzada contra las posibles estafas asociadas con blockchains y criptomonedas.

Según Dovey Wan, analista del ecosistema de criptomonedas enfocada en el mercado asiático, las empresas mencionadas probablemente son esquemas ponzi u otras estafas. Vía Twitter, Wan consideró esta como una conclusión lógica. Para ello, tomó en cuenta que la investigación surgió de la localidad de Shenzhen, comúnmente asociada a este tipo de esquemas.

La analista añadió que las casas de cambio que hayan sido usadas por las presuntas estafas podrían verse afectadas también por la investigación que se está llevando a cabo en este momento.

¿Se tambalea el “piso” de bitcoin?

En medio de la volatilidad asociada con el mercado de criptomonedas, las predicciones sobre posibles movimientos abundan. Entre las más recientes, el analista Willy Woo, uno de los más destacados para el seguimiento del mercado de criptomonedas, manifestó su visión sobre un posible piso alrededor de los USD 7.000 para bitcoin.

También un reporte reciente de la firma Delphi Digital establece un posible piso relativamente cercano a los USD 7.400. A pesar de que la baja de este viernes situó el precio de bitcoin por debajo de esa cifra, el rango sigue siendo cercano.

Otros analistas no son tan optimistas con respecto al futuro de la criptomoneda. Por ejemplo, Peter Schiff, corredor de bolsa y presidente de Euro Pacific Capital, prevé un colapso total del precio. Esto no es una novedad, dado que Schiff ha sido históricamente uno de los mayores críticos de bitcoin.

Para el analista económico, el comportamiento de bitcoin da señales de una caída inminente. De hecho, se adelantó a situar un posible precio futuro en USD 1.000, a través de una publicación en Twitter.

Leer Más

Todo sobre: Blockchain: bloques, transacciones, firmas digitales y hashes

CBSTinfo.- Las criptomonedas funcionan utilizando cadenas de bloques (blockchain), que son, básicamente, listas crecientes de registros de información cifrada, cada uno encadenado al anterior con criptografía. Esos ‘registros’ son los bloques en los que se asientan y validan las transacciones, pero eso no es lo único que hay dentro de ellos.

A continuación, daremos un paseo por el contenido de un bloque en una blockchain, tomando como referencia sobre todo la blockchain de Bitcoin. De esta forma, podremos aproximarnos a su funcionamiento.

Antes de empezar, debes tener en cuenta que este es un artículo para usuarios que ya dominan, al menos, las principales nociones sobre los conceptos de blockchain y criptomonedas. Si aún no lo haces, lo mejor es iniciar con información más básica.

Hash criptográfico

Una función hash criptográfica es un algoritmo que cuenta con ciertas propiedades útiles para el cifrado de datos, esto es, proteger contenidos mediante el uso de claves. Al aplicarla, se toma un mensaje de cualquier tamaño, se cifra, y se consigue a cambio una cadena alfanumérica única de longitud fija (llamada digest o simplemente hash), sin importar el tamaño del mensaje original. Funciona para verificar que, en efecto, se trata de ese mensaje (o transacción) en particular y que no fue modificado antes de su entrega. Si una sola parte, aunque sea un solo punto del mensaje original cambia, el hash (digest) también lo hace de forma radical.

Por ejemplo, usando una herramienta en línea para cifrar con el algoritmo SHA256 (del que hablaremos más adelante) podemos introducir el siguiente mensaje:

Bitcoin es la primera criptomoneda

Y conseguir a cambio el siguiente resultado:

91D3081626672039C99F27323895D06B88376312706BF7AB035A662B6C5C0B1B

Si añadiéramos palabras o cambiáramos aunque fuera un punto en el mensaje original, el hash obtenido también cambiaría, aunque continuaría siendo de la misma extensión (64 caracteres). Veamos:

Bitcoin es la primera criptomoneda.

AE0B40E7FC912BCE189A06F3A8069776FB24DCCC493332F2D349F0A470DE1254

Ejemplo Aplicación Hash
Esquema sobre el funcionamiento de un hash criptográfico. Fuente: Wikipedia. Traducción libre.

Nótese que sólo añadimos un punto al final de la frase. Aun así, el resultado es completamente distinto al primero. En otro caso, si las frases volvieran a cifrarse con este mismo algoritmo, pero con otra herramienta, sus digest continuarían siendo los mismos: una entrada particular produce siempre el mismo resultado único.

De esa forma, los mensajes se transmiten de manera segura e íntegra, pues es casi imposible averiguar el mensaje original a partir del digest, y, por tanto, tampoco sería posible modificarlo. A esto se le conoce como funciones de un solo sentido o unidireccionales. Podemos profundizar más al respecto.

Hash como función unidireccional

Una función unidireccional, en matemática, se define como una función (relación entre los elementos de dos conjuntos) que tiene la característica de ser fácil de calcular, pero difícil de invertir. Nótese que se dice “difícil”, pero no imposible. En realidad, las funciones totalmente unidireccionales en ciencias de la computación aún son sólo una conjetura.

Las funciones hash, sin embargo, se hacen para ser lo suficientemente difíciles de invertir. Sólo así es posible que sean útiles para la criptografía, pues revertirlas tomaría una cantidad contraproducente (para el atacante) de tiempo y recursos.

Construir un hash es un proceso matemático complejo, pero una de las formas de hacerlo es mediante funciones modulares, que asegurarían su ‘unidireccionalidad’. Puesto de forma sencilla, las funciones modulares producen el remanente de una división. Así, por ejemplo, 10 mod 3 = 1, porque 10 dividido entre 3 es 3 más un remanente de 1. En otra forma, 3 cabe 3 veces en 10, y queda un añadido de 1.

Ahora, digamos que para construir un hash tenemos una llave privada (X) mod 5 = 2. Sólo tú sabrías el valor de X, el cual, digamos que es 27, porque dividido entre 5 es igual a 5 más un remanente de 2. Supongamos, además, que 5 son los datos de una transacción que realizaste y 2 es el hash resultante de esa transacción. Aunque estos últimos datos sean públicos, es casi imposible averiguar que tu llave privada es 27, pues para llegar al resultado de 2 utilizando también 5 existen infinitas posibilidades. Tu “X” pudo ser 7, 52, 23390787 u otro: averiguarlo es casi imposible.

En la práctica, este mismo principio se aplica a algoritmos más sofisticados y cantidades de datos muy superiores, por lo que la dificultad de averiguar el dato de origen aumenta muchísimo más. Los datos resguardados por una función hash están seguros.

Propiedades de una función hash segura

Existen varios tipos de funciones hash, pero todos ellos, para ser seguros, deben poseer cuatro características principales:

  1. Computacionalmente eficiente

Las funciones hash se utilizan en computadores, así que, aunque suene un poco obvio, estos computadores deben ser capaces de llevar a cabo la labor matemática necesaria para crear un hash en un período de tiempo muy corto. Si no fuera así, cada proceso que involucre la emisión de un hash tardaría demasiado y sería poco práctico utilizarlos. En la actualidad, esto no es un problema, pues una computadora promedio puede realizar la tarea en menos de un segundo.

  1. Determinista

Esto implica que el mismo mensaje (entrada) debe producir siempre el mismo digest (salida) cada vez que sea utilizado o consultado. Si la función produjera un resultado al azar cada vez sería inútil, pues no serviría para verificar que se trata del mensaje original. El punto de un hash, para el caso que nos ocupa, es corroborar que una firma digital sea auténtica sin tener acceso a la llave privada.

  1. Resistente a preimagen

Significa que la salida no debe revelar ningún dato en absoluto sobre la entrada. Es por eso que un hash debería tener siempre la misma longitud en el digest, independientemente del tamaño del mensaje. Tampoco debe darse ninguna pista sobre el contenido de tal mensaje, por lo que, al más mínimo cambio, el hash resultante debe ser por completo distinto.

  1. Resistente a colisión

Dos (o más) entradas diferentes no deberían producir la misma salida (digest). Es necesario mencionar que ninguna función hash está por completo libre de colisión: es una simple probabilidad matemática. Las salidas tienen una longitud determinada, a diferencia de las entradas que pueden ser de cualquier tamaño, así que el número de resultados es finito y, por tanto, propenso a colisión. Sin embargo, esta probabilidad es bastante pequeña, y la meta de cualquier función hash es hacerla lo más pequeña posible.

Sobre los tipos de hash

Existen numerosos tipos de algoritmos para crear hash en distintas plataformas, con diversas funciones, desde autenticación de documentos y verificación de contraseñas, hasta verificación de firmas digitales y, por supuesto, minería de criptomonedas. Entre los que continúan siendo efectivos, podemos mencionar el BLAKE2, MD6, Streebog y, especialmente, la serie SHA (Secure Hash Algorithm).

La serie SHA fue diseñada por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense e incluye el SHA-256, ampliamente utilizado en el criptomundo debido a que fue el algoritmo escogido por Satoshi Nakamoto para hacer funcionar la blockchain de Bitcoin, de la cual, a su vez, se han derivado otras criptomonedas que han conservado el mismo algoritmo (como Peercoin).

El SHA-256 produce un digest de 256 bits y 64 caracteres. Por otro lado, tenemos el SHA-3, incluido en el mismo estándar, pero con estructura diferente, pues produce digest de tamaño arbitrario. Este es el algoritmo utilizado para el sistema Ethash de Ethereum.

Árbol de Merkle

Sabiendo ya qué es un hash, hay que apuntar que las transacciones en una blockchain usan hashes para cifrar los datos, pero estas líneas alfanuméricas no sólo “flotan” libremente en una nube digital. Se ordenan de forma estricta y se resumen a medida que aumenta la cadena, proporcionando un método seguro, rápido y ligero para verificar los datos. Con ese propósito está implementado el Árbol de Merkle.

Este concepto, también conocido como Árbol de Hash, se trata de una estructura de datos en árbol, es decir, aquella que simula un orden jerárquico de arriba hacia abajo, empezando por un único valor “raíz” que se va dividiendo en valores “hoja”, como un árbol al revés. En el caso del Árbol de Merkle, estos valores son todos hashes, y en una blockchain, esos hashes provendrían de los datos de las transacciones.

Estructura Arbol Merkle
Estructura del Árbol de Merkle. Fuente: Wikipedia.

El nombre del árbol criptográfico proviene de su inventor, Ralph Merkle, un científico computacional estadounidense que patentó esta estructura en 1979. Cabe resaltar que Merkle, a 2019 con 67 años de edad, también es el inventor del hash criptográfico y uno de los inventores de la criptografía de llave pública.

Raíz de Merkle

El principal propósito del árbol de hash es crear una raíz de Merkle, es decir, el valor raíz que mencionamos antes. En este caso, se podría creer que de este valor provienen los valores “hoja”, pero, en realidad, el valor raíz es un resumen de todos los valores hoja.

Este resumen se crea agrupando todos los hashes de las transacciones en pares a los que, a su vez, les será aplicada de nuevo la función hash criptográfica pertinente para crear un nuevo digest que equivale a ambos. Si acaso el número de entradas fuera impar, la última se copiaría a sí misma y se emparejaría con esa copia para permitir el proceso. Los digest resultantes volverán a organizarse por pares y a repetir la misma técnica, hasta que sólo quede una única línea hash como resumen de todas las que pasaron por este proceso de fusión. Esa es la raíz de Merkle, y hay una sola por bloque en una blockchain.

Así, por ejemplo, si en un bloque están contenidas 512 transacciones, el árbol de Merkle se encargaría de agruparlas en 256 pares, que se reducirían luego a 128, luego a 64, de ahí a 32, después 16, 8, 4, 2 y la última. Una sola línea alfanumérica se queda allí para representar esas 512 transacciones, en lugar de recargar el bloque con 512 hashes.

Recordemos que cada transacción en una blockchain tiene su propio hash, y, si hablamos de hashes creados con SHA-256, cada uno pesa 32 bytes. Volviendo al ejemplo de los 512 hashes, ese bloque soportaría entonces (además de otros datos) 16.384 bytes cuando, usando la raíz de Merkle, puede contener sólo 32 bytes. Ella contiene al resto matemáticamente, así que no es necesario incluirlos todos.

Como vemos, a largo plazo, con miles y miles de transacciones realizadas por usuarios de todo el mundo, el espacio para almacenar completa una blockchain podría llegar a convertirse en un problema de no ser por la raíz de Merkle, que resume una gran cantidad de datos en un solo hash.

El propio Satoshi Nakamoto en el Libro Blanco de Bitcoin explica que una vez que una transacción está enterrada bajo suficientes bloques, las transacciones anteriores a esa pueden ser descartadas para salvar espacio. Para lograrlo sin romper el hash que las asegura y conecta al resto de la blockchain, los viejos bloques se compactan con el árbol de Merkle, mientras que los hashes interiores que formaron la raíz no necesitan ser conservados.

Una cabecera de bloque sin transacciones sería de unos 80 bytes. Si suponemos que los bloques se generan cada 10 minutos, 80 bytes * 6 * 24 * 365 = 4,2MB por año. Con sistemas informáticos siendo típicamente vendidos con 2 GB de RAM a partir de 2008, y la Ley de Moore prediciendo un crecimiento actual de 1,2 GB por año, el almacenamiento no debería ser un problema incluso si las cabeceras de bloque deben mantenerse en la memoria.

Satoshi Nakamoto, libro blanco de Bitcoin.

Firmas digitales

Antes de definir directamente qué son las firmas digitales por sí mismas, es necesario explorar el concepto de la criptografía asimétrica o de llave pública, pues esta es parte esencial de su funcionamiento. Se trata de un sistema criptográfico que genera para sus usuarios, mediante la aplicación de algoritmos específicos, dos “claves” o “llaves”: una pública, que puede ser distribuida a cualquiera sin riesgo, y otra privada, que sólo debe ser conocida por su dueño. Estas “llaves” son líneas alfanuméricas de determinada extensión. No hay gran diferencia entre los formatos de una y de otra: para un usuario promedio, cuál es la pública y cuál la privada es decidido por el sistema que use para crearlas.

Utilizando este sistema, la persona remitente puede cifrar cualquier mensaje usando la llave pública del destinatario. Una vez ese mensaje esté cifrado con esa llave pública, sólo la llave privada de ese receptor puede descifrarlo, pues ambas llaves están relacionadas matemáticamente. En este sentido, la clave pública puede ser comparada a una dirección de correo electrónico, mientras que la privada sería la contraseña de ese correo.

En el caso de las criptomonedas, la criptografía de llave pública se utiliza en cualquier monedero para intercambiar fondos. Las direcciones públicas de cartera que otorgamos para recibir fondos son una versión en hash de la llave pública, mientras que las doce (o más) palabras que proporcionan muchos software como “semilla” para recuperar los fondos sirven para derivar la llave privada.

En medio de este proceso es que entran las firmas digitales. Estas son, básicamente, la combinación entre una llave privada y un hash de los datos a firmar (como los de una transacción), lo que otorga una identificación digital única para establecer la autenticidad e integridad del mensaje, sin revelar la llave privada del firmante.

Para lograr ese propósito, utiliza típicamente tres algoritmos: uno para la generación de una clave privada al azar, de donde se deriva una clave pública correspondiente; otro para producir la firma como tal basándose en la llave privada y los datos, y un último que determina si el mensaje es o no auténtico basándose en los datos, la clave pública y la firma. Cada transacción realizada en una blockchain necesita, adicional a otros requerimientos, de la firma de su remitente y de la verificación de esa firma por parte del destinatario y la red para volverse válida.

Proceso de una firma digital

En este ejemplo, nos centraremos en la creación y recorrido de la firma digital como tal. Es importante mencionar que en una transacción con criptomonedas intervienen otros elementos y se validan otros datos, que mencionaremos más adelante.

Esquema sobre el funcionamiento de una firma digital. Fuente: Blair Marshall / Medium. Traducción libre.

Por ahora, digamos que Alice ya generó su par de llaves (o lo que es lo mismo, consiguió una cartera digital) y quiere hacer una transacción con bitcoins hacia Bob. Para que esta transacción sea válida, debe venir firmada por la llave privada de Alice, y Bob debe verificar que esa firma sea auténtica. Los pasos que sigue el sistema para lograr completar ese proceso son los siguientes:

  1. Por parte de Alice, se toman los datos de la transacción y se utiliza el algoritmo SHA-256 (ya que hablamos de Bitcoin) para cifrarlos en un hash de 64 caracteres.
  2. El hash obtenido se “combina” o se “firma” con la llave privada de Alice, dando como resultado dos números conocidos como r y s, con un peso variable entre 71 y 73 bytes. Esa, de forma más concreta, es la firma digital.
  3. Se envían a Bob entonces los datos de la transacción, la firma digital y la clave pública de Alice.
  4. Utilizando la llave pública de Alice, el sistema por parte de Bob podrá descifrar la firma digital (sin revelar la clave privada de Alice) para conseguir el hash de 64 caracteres correspondiente a los datos de la transacción, que antes Alice había cifrado con SHA-256 y combinado con su llave privada.
  5. Como los datos de la transacción también fueron recibidos por Bob, el sistema repite el proceso de cifrarlos con SHA-256 para conseguir el hash correspondiente.
  6. Se verifica que los hashes de los pasos 4 y 5 sean exactamente iguales. Si no lo son, esto indicaría que alguien alteró los datos o la clave pública de Alice no corresponde con su clave privada. Por tanto, la transacción sería inválida, ya que fue modificada durante su tránsito o no corresponde al dueño de los fondos.

Propiedades de una firma digital segura

Existen varios algoritmos para crear firmas digitales: en el caso de Bitcoin, se usa el algoritmo de firma digital de curva elíptica (ECDSA), que toma la matemática detrás de los campos finitos y las curvas elípticas para generar las llaves públicas a partir de las privadas. Todos los algoritmos, sin embargo, deberían proveer las siguientes características para otorgar la seguridad necesaria entre los participantes:

  1. Autenticación

Utilizar una firma digital debería asegurar al destinatario que el mensaje (o transacción) proviene de un remitente en específico, cuya identidad puede ser verificada más allá de una firma escrita: con matemática. La firma generada se basa en datos precisos y es casi imposible de falsificar.

  1. Integridad

Esta propiedad garantiza que los datos llegarán intactos al remitente, es decir, que no serán modificados de ninguna forma durante su transferencia. En teoría, los datos podrían ser modificados sin ser vistos por algún hacker habilidoso, pero si esto sucede la firma cambiaría también y, por tanto, dejaría de ser válida.

  1. No repudio

El usuario que utilizó su firma digital personal no puede negar que lo hizo. Usualmente, el no repudio se trata de un concepto legal: una vez firmado un documento, el autor no debería poder negar que él se comprometió mediante su firma. Por tanto, las firmas digitales también son vinculantes y auditables. Entre los países que las reconocen legalmente se encuentran Estados Unidos, Suiza, Brasil, México, India, Turquía y la Unión Europea.

Transacciones

Las transacciones son agrupaciones de datos con firma digital que almacenan las transferencias de fondos entre los remitentes (conocidos como entradas dentro de esas agrupaciones) y los destinatarios (salidas). Se transmiten a la red y, a medida que son validadas, se juntan y ordenan para formar los bloques en una blockchain.

En Bitcoin (y en muchas otras criptomonedas), las transacciones deben autorizarse con el uso de firmas digitales, pero no están cifradas; así que es posible ver los datos que incluyen a través de un explorador de la cadena.

Transacciones pendientes de gasto (UTXO)

Antes de avanzar más dentro de la estructura de una transacción en la blockchain, es necesario que sepamos de qué trata una UTXO (Unspent Transaction Output). Una UTXO, o transacción pendiente de gasto, es una salida (de fondos) que un usuario recibe para poder gastar en el futuro como una entrada para alguien más. El balance total en la cartera de cualquier usuario está compuesto por UTXOs de distinto tamaño, o bien por una sola que puede recibir a cambio cuando es gastada a menos de su totalidad.

Para ponerlo en perspectiva, podemos pensar que las UTXO son el equivalente a monedas o billetes individuales dentro de la blockchain. Tal como el sistema de dinero en efectivo está diseñado sólo con billetes o monedas de determinado monto (en el dólar, por ejemplo, sólo existen seis billetes distintos), que se combinan para formar nuevas cantidades o se entregan en su totalidad esperando recibir el remanente de la compra a cambio, en la blockchain también se combinan distintas UTXO, o bien se otorga un cambio a una UTXO más grande cuando se realiza una transferencia.

De este modo, supongamos que tienes $100 en bitcoins dentro de tu cartera y necesitas pagar 45$. Como usuario común no lo ves a simple vista, pero esos 100$ puede que estén conformados por varias UTXO: quizás dos de 50$, o cuatro de 25$. En este último caso, al realizar el pago de 45$, estarías enviando en realidad dos UTXO de $25 y recibiendo otra a cambio de 5$.

A diferencia del dinero en efectivo, las UTXO pueden ser de cualquier cantidad, dependiendo del monto intercambiado entre los participantes. Otra divergencia con el efectivo es que, además de los fondos que damos para un pago o una compra, debemos incluir también un pago de una comisión para quienes mantienen la red ayudando a validar las transacciones para incluirlas en nuevos bloques (los mineros).

Así, continuando con el ejemplo anterior, en realidad, la UTXO que recibirías de vuelta al final no sería de 5$, sino de $4,5, pues el total a pagar sería de $45,5 ($45 de pago + $0,5 de comisión, por ejemplo). Según sea la criptomoneda y también según las circunstancias del momento (pues, en ocasiones, las cadenas de bloques se saturan), la cantidad pagada en comisión varía, aunque suele ser de mucho menos de un dólar.

Dado que una sola UTXO puede incluir cualquier cantidad, incluso algunas muy pequeñas que se repitan de forma indefinida con su peso respectivo; a largo plazo, el espacio en la cadena puede llegar a ser un problema. Por ello, los desarrolladores de las carteras digitales deben mantenerlas en tamaños eficientes que ocupen el menos espacio posible para permitir mejores velocidades de procesamiento. Así, si tu balance es de 100$, es mejor tenerlo dividido en dos UTXO de 50$ o en cuatro de 25$ que en 100 UTXO de 1$. Si volvemos a imaginar las UTXO como billetes en una cartera física, el problema de tener demasiadas UTXO de poco valor en un solo balance queda más claro.

Es importante tener en cuenta que, más que de monedas, toda la blockchain es una red de UTXO que esperan a ser desbloqueadas y enviadas a alguien más como una nueva UTXO.

Estructura de una transacción

Para hacernos una idea de la estructura de una transacción, podemos revisar de cerca cómo se compone una de ellas en la blockchain de Bitcoin. Puede dividirse en tres partes: el encabezado, las entradas y las salidas.

Estructura de una transacción en Bitcoin. Fuente: Wikipedia

El encabezado se compone de cuatro partes: el hash de la transacción, la versión del software que debería usarse para validar ese bloque, el número de entradas y salidas y una fecha o bien una altura de bloque (cualquiera de las dos) para indicar cuando esa transacción fue añadida a la cadena.

Las entradas incluyen el hash de la salida previa apuntando hacia la o las UTXO disponibles, un índice de la lista de salidas de la transacción previa para identificar la que puede gastarse en la nueva entrada y el ScriptSig, un “programa simple” de desbloqueo que solicita cierta condición para acceder a los fondos. La condición principal es la llave privada personal del destinatario.

Las salidas, a su vez, incluyen el monto a pagar en satoshis y el ScriptPubKey, el par contrario del ScriptSig que es el encargado de bloquear los fondos con la clave pública del destinatario para que sólo él pueda desbloquearlos después con su clave privada.

Una vez realizada la transacción, esta se envía a los mineros, que son los encargados de validarla, entre otros pasos, comparando ambos Script.

Bloque completo

El bloque de una blockchain se trata de un “contenedor” de datos de tamaño variable. La mayor parte de esos datos lo conforman las transacciones (en Bitcoin, un promedio de 2.188), que a su vez utilizan hashes, firmas digitales y UTXO para completarse, como ya hemos visto. Además, dentro de un bloque encontramos su cabecera, en la cual registra la metadata del propio bloque; es decir, información técnica sobre su composición y validación dentro de la cadena.

En seguida veremos qué conforma esa cabecera, pero antes es necesario pasar por otro concepto: el nonce.

Nonce y minería

Debemos empezar afirmando que cada bloque posee una identificación única en forma de hash. Este se crea pasando la cabecera del bloque a través del algoritmo SHA-256 (en el caso de Bitcoin). Dentro de esa cabecera se encuentra el hash del bloque anterior, así que, de forma automática, ambos bloques quedan entrelazados.

Sin embargo, no basta con sólo darle cualquier hash al bloque para que este se vuelva válido: tiene que ser un hash muy específico, que inicie con un número consecutivo de ceros, pues debe ser igual o estar por debajo de cierto valor denominado Objetivo (target): un número de 256 bits (bastante largo) determinado por la dificultad establecida por el sistema. Encontrar ese hash aceptable para hacer válido un bloque es lo que se llama minería de criptomonedas, y se implementa con la intención de hacer casi imposible la modificación de la cadena de hashes.

Ahora bien, ¿cómo se puede encontrar ese hash aceptable para que el bloque se vuelva válido? Como mencionamos, se supone que ese hash debe salir de la cabecera del bloque. Pero allí se presenta un problema, porque todos los datos de esa cabecera son esenciales y no pueden ser modificados: implicaría cambiar, por ejemplo, los montos de una transacción. ¿Qué tal si entonces el hash no coincide con el Objetivo? Para que coincida, tendrían que cambiarse los datos en la cabecera de alguna manera, pero cada dato es vital.

Allí es donde entra el nonce: se trata de un número por completo al azar que es añadido a la cabecera del bloque como un pequeño dato adicional, sin más propósito que ser cambiado una y otra vez por los mineros para poder encontrar un hash válido. Si el primer nonce no funciona, se quita y se añade uno nuevo, hasta dar con una hash válido que satisfaga la condición de dificultad de la red (esté dentro del objetivo). Una vez hecho este proceso, si el hash del bloque fuera cambiado, la red se daría cuenta fácilmente gracias a las propiedades del hash, el bloque se invalidaría y se desencadenaría de la blockchain.

Más que de número de intentos, la minería se trata de suerte, pues cada nonce es al azar, así que otorga también un número al azar. No obstante, aquellos mineros que cuenten con mejores equipos tendrán más oportunidades, pues, después de todo, el número y la velocidad de esos intentos aumenta sus probabilidades de hallar el hash correcto en el menor tiempo posible.

Cabecera de bloque

Sabiendo todo lo anterior, podemos comprender entonces cómo se conforma la cabecera de bloque en una blockchain. Incluye seis datos:

Versión: se trata del número que indica el nivel de desarrollo del software en el momento en que el bloque fue minado. Las computadoras lo utilizan para leer el contenido de cada bloque de manera correcta. El software de Bitcoin, por ejemplo, ha tenido para 2019 unas 56 versiones sólo en el cliente Bitcoin Core.

Hash del bloque anterior: es una larga línea alfanumérica que empieza con varios ceros. En Bitcoin, tiene 64 caracteres. Ya vimos cómo se forma.

Raíz de Merkle: como explicamos antes, todas las transacciones en el bloque se unen en un solo hash, que es esta raíz.

Marca de tiempo: indica el momento exacto en que fue minado el bloque. En Bitcoin, se pone el número de segundos pasados desde enero de 1970.

Objetivo (target): es el número de 256 bits que indica a los mineros cuál puede ser el hash correcto.

Nonce: número adicional al azar que los mineros utilizan para encontrar un hash válido para el bloque.

Anatomía de un bloque en una blockchain. Fuente: Nivaura

Otros datos

Además de la cabecera y las transacciones, un bloque también contiene otros datos para su funcionamiento dentro de él. Veamos:

Número mágico: en programación, se trata de un número constante que se utiliza para identificar el formato de un archivo o protocolo. En el caso de una blockchain, este número sirve para identificar cuándo empieza y cuando termina un bloque. En Bitcoin es siempre el mismo: 0xD9B4BEF9, y pesa 4 bytes.

Tamaño de bloque: número en bytes para indicar el volumen del bloque. A su vez, ese número pesa 4 bytes en Bitcoin.

Contador de transacciones: se representa mediante un número íntegro positivo de extensión variable. En Bitcoin, pesa de 1 a 9 bytes.

En total y en orden, un bloque cuenta entonces con cinco secciones:

  1. Número mágico
  2. Tamaño de bloque
  3. Cabecera (que a su vez contiene 6 secciones)
  4. Contador de transacciones
  5. Transacciones (pueden ser miles)

En este sentido, podríamos decir que un bloque es menos un “bloque” como tal y más una agrupación determinada de datos encadenados a otros con criptografía. A su vez, estos bloques de información (financiera, en el caso de las criptomonedas) se van encadenando secuencialmente hasta el infinito, creando una cadena criptográfica básicamente irrompible.

Leer Más