CARLOS LOPEZ: INTERVENCIÓN EN LA 101° CONFERENCIA DE LA OIT

Muy buenas tardes Sr. Presidente y distinguidos participantes en la “101° Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo”.
A nombre de los trabajadores y trabajadoras de la República Bolivariana de Venezuela, extendemos un saludo a todos los delegados y delegadas a esta Conferencia y felicitamos al Sr. Guy Rider por su designación como Director General y extendemos un reconocimiento por la labor cumplida por el Sr. Juan Somavia en su gestión como Director en los últimos años.
Manifestamos nuestra profunda preocupación por la situación de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, contenida en la memoria presentada por el Director General y reafirmada fehacientemente en los informes presentados en las comisiones, que genera un cuadro de violaciones a los derechos contenidos en los ocho Convenios Fundamentales de la OIT.
En contraste con esta situación mundial queremos informar con mucha satisfacción y alegría, que en Venezuela los trabajadores conquistamos el pasado 1° de mayo, la promulgación de la “Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores”, instrumento jurídico elaborado mediante un proceso inédito de consultas y participación de las bases organizadas en los sindicatos, incluyendo a los trabajadores agrícolas y pesqueros, así como también sectores hasta ahora desprotegidos y no organizados, como los trabajadores a domicilio, los de servicio doméstico, y los trabajadores “no dependientes”.
Nuestra nueva “Central Bolivariana Socialista de Trabajadores” le propuso al Presidente de la República Bolivariana el pasado 10 de noviembre, que construyéramos esta Ley, para lo cual realizamos 2040 actividades de consulta con las bases sindicales, lo que permitió recolectar un total de 19.400 propuestas, que constituyeron la base para su elaboración, convirtiéndose en la Ley más democrática y más consultada en la Historia de nuestro País, solo superada por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Nuestra Ley, surgida del debate de los trabajadores, refuerza y consolida los derechos contenidos en los ocho Convenios Fundamentales de la OIT; Convenio N° 87: se ratifica la libertad sindical, se protege los sindicatos y se garantiza su autonomía. En tal sentido, la composición de la delegación de los trabajadores venezolanos en esta Conferencia de la OIT, en la cual están registradas 6 Confederaciones Sindicales de diversas posiciones ideológicas, es la mejor demostración de la existencia y promoción de esta libertad.
Convenio N° 98: se fortalece el derecho a la negociación colectiva, coloca plazos más cortos a los empleadores para llegar a acuerdos con la clase trabajadora.
Convenios N° 29 y 105: en Venezuela ha sido abolido el trabajo forzoso con mucha anticipación y la nueva Ley ratifica su prohibición en forma tajante.
Convenios N° 138 y 182: Se prohíbe terminantemente el trabajo de los niños, niñas y adolescentes que no hayan cumplido los catorce años y se regula el trabajo entre los 14 y 17 años, garantizándoles la protección social.
Convenio N° 100: La nueva Ley no solamente garantiza la igualdad en el salario sino que se le protege, prohibiendo toda forma de descomposición o disgregación.
Convenio N° 111: El acceso al trabajo está garantizado, sin ningún tipo de discriminación, estableciéndose la igualdad de género y la protección a la familia y a la maternidad.
Además la nueva Ley garantiza la estabilidad plena de los trabajadores y trabajadoras, elimina en un plazo máximo de tres años, toda forma de precarización y tercerización y reduce la jornada de trabajo a 40 horas semanales, con dos días de descanso.
Por otro lado se conquistó la reforma a “La Ley del Instituto Venezolano del Seguro Social”, garantizando el derecho a una pensión a partir de 55 años a la mujer y 60 años al hombre, independientemente de que no hayan cotizado al Seguro Social. Esta pensión, igual al salario mínimo nacional, se aumenta cada año de acuerdo con el incremento del costo de vida.
Estas conquistas se dan en medio de un crecimiento económico de seis trimestres continuos, lo que demuestra la posibilidad de combinar la generación de riqueza con su justa distribución y respeto a los derechos de los trabajadores.
Señor Presidente, nuestra Delegación felicita y apoya el trabajo realizado por la Comisión de Expertos por la integridad e imparcialidad contenida en el Informe presentado ante la Comisión de Aplicación de Normas. Los trabajadores venezolanos rechazamos rotundamente la posición de los Empleadores de atacar el derecho a huelga, sagrada conquista de los trabajadores, y lamentamos profundamente que no se haya logrado el consenso para elaborar una lista mínima de países agresores a los derechos de los trabajadores.
Los trabajadores y trabajadoras de la República Bolivariana de Venezuela nos regresamos a nuestro País, en desacuerdo con la posición de los Empleadores y expresamos desde aquí nuestra solidaridad a todos los trabajadores del mundo y nos comprometemos a integrarnos en un frente internacional para la defensa del derecho a huelga.
Denunciamos que el fin último de los Empleadores es la superación de la crisis del capitalismo a costa del sudor de los trabajadores, pretendiendo despojarlos de sus derechos fundamentales y así profundizar la sobre-explotación para mantener sus altos márgenes de acumulación de capital.
Apoyamos desde aquí a la valiente lucha de los trabajadores de Guatemala, Honduras, Panamá, Grecia, España, Portugal y muy en especial por los trabajadores y el pueblo de Palestina. Abogamos por la búsqueda de una solución pacífica y negociada al conflicto bélico que desde hace décadas enluta a los trabajadores y al pueblo de Colombia.
Muchas gracias Sr. Presidente.
Ginebra, 7 de junio de 2012.

Los Comentarios están cerrados.