¿CAPRILES, MALA COPIA DE CHÁVEZ?


Según Poleo, Colomina no entiende de política y perjudica la campaña opositora al tratar de disimular sus defectos. Mario Villegas considera que Capriles ni debe ser radical ni copia de Chávez.
Continúan los dimes y diretes. A sus ataques de la semana pasada contra el candidato opositor, Henrique Capriles Radonski, el editor del diario El Nuevo País, Rafael Poleo, suma otros dirigidos a la periodista Marta Colomina.

Expresa Poleo en su editorial: “será porque su intemperancia es de las que impiden entender la política o porque se ha empatado en la infantil tarea de disimular los defectos de la campaña opositora pensando que así la ayuda -cuando es exactamente lo contrario- que mi entrañada amiga, cuasi hermana, Marta Colomina, dice las cosas que dice.”

Luego cita una carta que Mauricio Pérez Badell escribió recientemente a la profesora Colomina:

“Creo que Rafael Poleo y Jurate Rosales y en menor medida el suscrito, estamos haciendo todo lo que podemos para que Capriles gane; pero él, su grupito íntimo y el círculo de hierro que lo rodea hacen todo lo posible para que pierda. Parten de la falsa premisa de que todos los venezolanos opuestos al régimen TENEMOS que votar por Capriles porque sino, por quién más”.

Respecto al dilema opositor sobre la elección de tarjeta única o unitaria, que ya parecía resuelto con la imposición de Primero Justicia, Poleo cita nuevamente a Pérez Badell cuando dice:

“Votaré por Capriles con la tarjeta de la Mesa de la Unidad, jamás con la de Primero Justicia o cualquier partido individual”

Y remata Pérez Badell en la carta que Poleo cita en su editorial “Corto y profundo”: “Capriles se ha convertido en el mejor candidato del Chavismo sin Chávez -si me permite se lo explico. Espero que en los escasos 120 días que le quedan, voltee la tortilla y nos represente a todos”.

MARIO VILLEGAS: ¿CAPRILES RADICAL O COPIA DE CHÁVEZ?

Por su parte, en su editorial en el diario 2001 de este lunes, Mario Villegas responde a quienes, a su juicio, están “remando en contra” de la candidatura de Capriles y esperan que éste asuma posiciones radicales en contra del proyecto bolivariano.

Escribe Villegas que “si lo que se pretende pedir al ahora candidato de toda la oposición es que asuma el discurso y el estilo ultrarradicales derrotados en las elecciones primarias, resultaría una soberana equivocación”.

“El discurso radical no fue acompañado sino por una minúscula parte del electorado comprometido con la oposición, por lo cual es lógico que tampoco lo acompañarían quienes se sitúan en el ancho mar de los indecisos, ni mucho menos quienes componen las filas y la periferia del chavismo”.

Y remata Villegas con un planteamiento que recuerda al dilema opositor sobre qué hacer con las misiones bolivarianas: “obviamente, tampoco es admisible que Capriles busque parecerse a Chávez ¿Para qué votar por una copia si los electores pueden hacerlo por el original?”

Los Comentarios están cerrados.