@VclarkB: ¡Que se alce la llamara!

@VclarkB: ¡Que se alce la llamara!

Durante veinte años en Falcón se gestaron grandes luchas, grandes victorias populares en el marco de la revolución bolivariana. Sin embargo, es imposible dejar de reconocer las profundas desviaciones políticas, el paulatino alejamiento de las más altas aspiraciones de la humanidad y el roce permanente con la miseria.

La corrupción, vista desde el punto de vista global se entiende claramente como una industria del capitalismo “gerenciada” por los políticos, la corrupción se ha institucionalizado y cartelizado como la mafia, ha adquirido elegancia para no hacer inoperante a la institucionalidad que es su cara visible. En Falcón una vez que los políticos perdieron la inocencia, irrumpieron en un mundo desconocido para ellos, el lujo, los privilegios, se contaminaron con el síndrome el ludópata que gana en la lotería, contrataron escoltas, se pavonearon en sus robustos vehículos, con sus ropas caras, empezaron a sentirse parte del olimpo, inmortales. Así pues, los dioses y los hijos de los dioses perdieron la capacidad para distinguir entre sus ilusiones y sus verdaderas potencialidades, hicieron a un lado la elegancia y de manera soez convirtieron a la burguesía local, los contratistas de poca monta, a los contrabandistas y mafiosos en sus socios, mantenerse en el poder se convirtió en la tarea central, una tarea elaborada por los dictámenes del programa del narcisismo(1).

En tiempos de guerra, una revolución como la nuestra caracterizada por hacerse grande en el contraataque tiende a sacudirse y desplomar aquello que no tiene cimientos firmes, lo nacido de anhelos infantiles y no de las más altas aspiraciones de la humanidad, así cayó la fiscal, los corruptos en la faja, ahora es tiempo de ver caer a los caudillos pero estos no caerán sin dar guerra, en Falcón ha sido dramática la agonía de las bestias…

La llegada de Víctor Clark a la escena política regional creó una dicotomía entre el programa del narcisismo de los políticos de siempre y la esperanza redentora de la humildad del pueblo que somos. La batalla es campal, operaciones morrocoy, sabotajes (el sabotaje es al mismo tiempo una fuente de riqueza para muchos que se lucran con el contrabando), amotinamientos foquistas, es obvio que los intereses de Víctor y los políticos de siempre son totalmente opuestos, no es en el candidato opositor que está el peligro para los monumentos del ego sino en un joven humilde que demuestra que otra forma de hacer política es posible, que la revolución no se agotó en cuatro caudillos bebiendo whisky.

El camarada Víctor es en definitiva la chispa que está prendiendo el candelero, así que: “cántale víctor, cántale al pueblo. ¡Que se alce la llamara!”

Francisco Garcia Reyes

instagram: @FranPSUV

Twitter: @FranJPSUV

(1) El origen psicológico de estas desviaciones es el narcisismo que en su forma patológica vuelve a los hombres adictos al poder. El poder, es el medio para cumplir con sus delirios de grandeza, es un ancla con la realidad que de no existir llevaría a estos sujetos a la locura.

Leer Más

Dejen de culpar a Víctor Clark pues

 de culpar a Víctor Clark pues

(Si anda como la canción: “¿Quién dijo que todo está perdido?

yo vengo a ofrecer mi corazón”)

El cuento es el siguiente: imaginen una región que tiene máquinas desalinizadoras instaladas y otras en proceso de instalación, nombres de comunidades donde se instalaron Amuay y Tiraya, tienen ahora el reto de servir de agua a muchos sectores; imaginen a los deportistas de un Estado censándose y exponiendo sus ideas y propuestas para que sean el parto de una política deportiva; imaginen un Estado al cual le aprobaron la “pelusita” de más de 77.000.000.000 Bs, setenta y siete mil millones de bolívares para invertir en Agua, Salud, Educación, Transporte, Seguridad, entre otros; imaginen una ciudad que recibió la visita del gabinete económico incluyendo al Vicepresidente de la Nación, donde se acordó reactivar los tres regímenes que existen Zona Franca, Zona Libre y Zona Económica Especial, así como se nombró la Autoridad Única (cosa que parece muy necesaria, por cierto: autoridad y alguien que asuma algo); imaginen un Municipio que confió y respaldó a un joven con más de 55.000 votos cuando fue candidato a la Asamblea Nacional Constituyente, convirtiéndose por mucho en uno de los más votados en la historia electoral de esa región.

Imaginen una población que ha sido atendida integralmente por este camarada desde el año 2015 cuando siendo candidato a Diputado al parlamento, conformó un equipo que atiende, y sigue haciéndolo, casos sociales, solicitudes y peticiones de todo un pueblo esperanzado, y sin ánimo alguno de querer sacarlo en cara, hay qué ver lo que es gestionar, donar y apoyar para su asignación: canastillas de bebés; morrales; útiles, uniformes y zapatos escolares; uniformes deportivos, recuperación y rehabilitación de canchas deportivas; lanchas, aceite y motor para lanchas, asignación de transtaxis, inclusión en pensiones y misiones sociales, venta de celulares y un sinfín de jornadas a cielo abierto, ventas de cajas o bolsas de alimentos. 

Imaginen una campaña electoral donde la hija del candidato, que está apoyando al equipo que recibe estas cartas, tuvo que soportar cómo un alcalde “revolucionario” metía en su morral las solicitudes que hace la gente, como diciendo este “peo” es tuyo, “yo como Alcalde no tengo nada que resolver ni ayudar al candidato chavista”. 

Imaginen una ciudad que acaba de inaugurar un equipo de basketball de tercera división en la Liga Nacional de Baloncesto, que espera sea una cantera de deportistas y un espacio para la profesionalización de nuestros atletas.

Y por último, imaginen un Estado que cuando se presentó la emergencia eléctrica e hídrica, hace unos días apenas, recibió el apoyo y la visita del gobierno central, con tres Ministros y representantes del Alto Mando Militar, logrando el candidato que se reciban barcos llenos de agua y material eléctrico para la normalización de estos servicios.

Ese candidato, ese joven y ese Diputado es Víctor Clark. No es aún gobernante, ni máxima autoridad, para responsabilizarlo de los males que tiene el Estado Falcón. Dejen de culpar a Víctor, pues.

El otro cuento es el siguiente: imaginen un Estado que recibió un dineral durante 18 años para la inversión en la hidrológica, embalses, acueducto bolivariano; imaginen una administración donde la inversión en electricidad contempla una Planta Termoeléctrica y una Planta Eólica, que aún instaladas fueron una de las mayores promesas del gobierno regional, al punto de declarar que se iba a exportar la energía eléctrica.

Imaginen, si es que pueden, que la cantidad de cableado y material estratégico robado, hurtado, en ese Estado, equivale a más de 140 Kms; esa “pelusita”, es el equivalente a viajar ida y vuelta entre la capital Coro y Punto Fijo. Sin haber ningún responsable ni culpable.

Imaginen un Estado que en cuanto a instalaciones deportivas, por mencionar algunas, en el gimnasio de la Lucha olímpica y grecorromana, de dónde salen los más grandes atletas del país en este deporte, no hay luz, baños salubres ni agua para hidratarse los atletas.

Imaginen una Zona Libre que de repente se fue llenando de comercios de electrodomésticos, enseres y locales donde sus dueños, casi todos extranjeros, sólo empleaban a los nativos, y luego con el auge de Cadivi muchos de estos negocios accedieron a las divisas para enriquecerse en el mercado negro o con el dólar paralelo. 

Imaginen un Municipio, o dos, que tienen declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad y pareciera que cuesta sacarle todo el provecho turístico y de desarrollo cultural que merecen.

Imaginen un territorio que cuenta con el Complejo Refinador más grande del mundo y la población tiene problemas con el servicio eléctrico, el agua y el gas. Quizá sea hora de revisar la situación de la industria petrolera que puede permitirse quedar sin luz la ciudad, los barrios, las escuelas y hospitales, además de encontrarse en graves condiciones las propias instalaciones de la propia PDVSA. 

Imaginen ahora una tierra que se ha quedado sin agua. Hay zonas que no tienen agua por tuberías desde hace años y otras donde son meses. Con temperaturas altas y un proceso de sequía que ha sido bestial. 

Ahora imaginen que no hay luz. Imaginen que sin luz y sin agua quede una ciudad poblada del país. Imaginen que todo el sistema comercial se vea afectado: sin refrigeradores, puntos de venta, aires acondicionados. Dejando claro, que este sistema comercial viene destrozando a todo el país con la especulación, desabastecimiento y usura.

Ya a estas alturas el cuento se convirtió en realidad. No hay forma de explicar el drama que vive la población. ¿Qué más le van a pedir a este pueblo gallardo y corajudo? ¿Acaso el chavismo no es una opción humana, que resuelve las injusticias y los problemas?

El chavismo, la Revolución y el presidente Maduro, decidieron que él fuese el candidato a la gobernación del Estado Falcón. Es injusto que un joven que lo que ha hecho es ponerse a trabajar por estas tierras y por todo el país, reciba la carga de tantos desmanes, burocracia, ineficiencia e indolencia. 

Así que exhortamos e invitamos a todas las organizaciones populares, comunales y chavistas a tener plena conciencia de esta situación. Todos, como militantes, simpatizantes o afectos a este poderoso movimiento que lideró Hugo Chávez, debemos aclarar y advertir sobre el destino del proceso revolucionario que está en juego. 

Debemos levantar y sentirnos orgullosos de la candidatura de un Carirubanero honesto, trabajador y leal a un pueblo. La unidad no se decreta, dicen por ahí, pero un candidato construye una esperanza, reagrupa fuerzas y sostiene el fervor de una comunidad que lo siente como uno de los suyos. Víctor está al frente, somos un pueblo con una juventud valiente y que se crece en las dificultades; la calle y la senda victoriosa es nuestra.  

Hay frases que salvan el día e incluso una vida, mi hermano Víctor y todos nos metemos en ellas cuando aprieta la cosa: “Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón”. Fito Páez, dixit.
Inti Clark Boscán

Leer Más

El enemigo

enemigo
La premisa básica de todas las guerras es que existan dos bandos antagónicos en pugna por el territorio, los recursos económicos (recursos naturales y fuerza de trabajo) y el poder político, en un determinado momento o en una época histórica. Los antagonistas medirán su fuerza, en cantidad de hombres dispuestos y entrenados para la lucha, en cantidad y capacidad mortífera de sus armas, lo anterior sería redundante si se aprehendiera conceptualmente la guerra en su totalidad, si pensáramos la guerra alejados de la lucha de clases y las fuerzas sociales desencadenadas por la misma.
Existen clases sociales opresoras y oprimidas en pugna, en una impresión primaria se nos muestra que la fuerza de los opresores obliga a los oprimidos a trabajar para que el opresor sea más rico, pero la historia de la humanidad nos demuestra que la fuerza no es suficiente para que millones de seres humanos trabajen servilmente a los intereses de sus opresores, nos muestra que las condiciones sociales deben satisfacer la necesidad de conformidad con la situación humana del individuo, con el problema de su existencia, diferentes vías ha conseguido la dominación para lograr la desviación psicológica del individuo al punto de volverse defensores acérrimos de las condiciones que lo hacen miserable, ejemplo ello son la religión, la ideología y la propaganda¹.
El preámbulo nos servirá para en adelante tratar el tema que nos ocupa de cara a la batalla electoral que está por venir y las amenazas internacionales que ponen en riesgo el destino de la revolución bolivariana, en cuyo destino se haya la esperanza de los pobres de la tierra.
Lo primero es que ambas concepciones de la causa de la guerra se dan en nuestra lucha, la causa clásica de la soberanía sobre los recursos económicos (recursos naturales y fuerza de trabajo) y la causa primordial, el ejemplo de un pueblo luchando de manera heroica por una forma diferente de vivir, por el socialismo y contra el capitalismo, tal motivo nos vuelve una amenaza “inusual y extraordinaria” a los intereses de la clase que gobierna el capitalismo mundial, una amenaza a  su hegemonía. Salta a la vista que un país pequeño en territorio pero rico en petróleo, minerales no metálicos, coltán y oro es de interés para las grandes potencias venidas abajo en sus reservas de recursos naturales, perder el control económico y político sobre Venezuela significa un dolor de cabeza para los Estados Unidos y sus aliados. Sin embargo, el mayor problema no son dichos recursos pues imprimiendo dólares y comprando funcionarios podrían  apropiarse del país sin disparar ni una bala, Chávez nos guío a la contradicción más profunda, la lucha por el socialismo y contra el capitalismo como única solución a los problemas sociales, políticos y económicos en Venezuela.
Ahora bien, en plena contienda histórica es difícil mantener claro a los ojos del pueblo quien es el enemigo, puede pasar que tomemos partido contra nosotros mismos ante circunstancias de lucha abrumadoras, el 6 de diciembre de 2015 fue una expresión de lo dicho. La sugestión causada a la población de los estratos medios y bajos de la sociedad fue tan grande que el enemigo pareció ser el gobierno, los medios de enajenación lograron convencer a la gente con la idea del voto castigo, como si votando en contra se estuviese castigando a Nicolás o a Diosdado, me atrevo a calificar aquella victoria electoral de la derecha como producto de un berrinche infantil de los venezolanos en conjunto(algunos por rajarse y votar en contra y de muchos militantes por no hacer el trabajo de calle). El problema del enemigo es determinante, que el chavismo de base y la vanguardia política tengan el mismo enemigo es vital, pero difícil de lograr. Por ejemplo, un militar que se preste para que nos saqueen a través de la frontera es un enemigo embestido de autoridad por la propia revolución, un funcionario ineficiente, cualquier institución de la revolución que a sus puertas haya gente esperando por días bajo el sol para una mariquera son sujetos activos en la guerra, son instrumentos finos de las operaciones bélicas del imperio.
Para nuestro caso el enemigo es tan extraño porque extraña es también la guerra, las formas de lucha y los teatros de operaciones en que se desarrolla. El tamaño ejemplo de dignidad que significa la revolución bolivariana hace inútil para los fines de la dominación una abrupta caída del gobierno, necesario es tumbar la moral del pueblo que acompaña al chavismo, que jamás vuelva a escucharse aquel grito de Abril: “ese es nuestro sueño, por nuestros hijos ¡queremos a nuestro presidente!”. La caída de la mística y la moral revolucionaria significa para Washington la victoria más anhelada, la conciencia hoy es un asunto vital y no es la conciencia electoral a la que estamos acostumbrados, necesario es avanzar a una conciencia colectiva de guerra, esa debería ser la tarea que mantenga ocupada a la vanguardia, si las masas que nos acompañan no entienden racional y emocionalmente que estamos en guerra difícilmente pueda superarse la crisis política interna, sin conciencia de guerra difícilmente pueda darse el resurgir de la moral; bachaquear un bulto de harina o dejar pasar una gandola para Colombia se verán como hechos aislados para solucionar el problema individual de los pocos que tengan la oportunidad de lucrarse con la crisis y no como un crimen de lesa humanidad, un acto de traición a la patria, a la humanidad inclusive.
El enemigo es el imperio y el imperio nos ha educado en la idea de que solo atacan con marines defensores de la libertad, pero en realidad la guerra hoy en día se hace con sanciones económicas, con ejércitos irregulares, hostilidad diplomática y sabotaje de las políticas internas. En este hemisferio es vital para estados unidos agotar las vías no militares de dominación, aunque “no descartan la opción militar” su mayor apuesta es que nosotros mismos acabemos con la revolución con un amotinamiento general, las acciones de guerra son claras, en Colombia todo el que llegue con mercancía Venezolana le será comprada, el caso del cable de cobre es escandaloso, lo pagan a 20 dólares el kilo, lo que tiene a las bandas paramilitares activadas en todo el territorio pagando millones de bolívares por un cable… Como ese hay miles de ejemplos por eso es vital entenderse a uno mismo en un bando u otro, el bando de la patria en resistencia heroica o el bando del imperio bachaqueando, traficando con el efectivo, haciendo esperar a los viejitos bajo el sol a las puertas de un banco, diciendo: “yo era chavista pero no apoyo a Maduro”…

Es importante saber que no será el trabajo intelectual escolástico, la predica al aire, lo que germinará la conciencia de guerra, son las acciones de guerra las que despertaran al que este dormido, la contundencia es vital. Cuando se tomó la medida del billete de cien vimos como creció el apoyo y la disposición de combate lástima que no hubo organización para llevarla a cabo por completo, cuando Diosdado dice que los escuálidos deben salir de la administración publica el pueblo se crece en infinidad de aplausos pero los discursos jamás son suficientes, los castigos ejemplares y la rectificación sacarán al chavismo de las catacumbas a las máquinas de votación sin necesidad de afiches ni vallas electorales que no son más que monumentos al narcisismo2. La contundencia debe venir acompañada de la organización y la coherencia, el ejemplo del billete de cien es útil para lo que digo, la medida fue contundente pero quedó eclipsada por los funcionarios de bancos nacionales aceptando cuantiosos depósitos bajo cuerda y la desorganización que llevó al presidente a revertir la medida. Esto nos lleva a aseverar que cerrar filas en torno a Nicolás Maduro es la primera acción de guerra cumplir a cabalidad sus mandatos, saltando el burocratismo clásico, cuidar un puesto en detrimento de la revolución es traición a la patria, todos los espacios de acción política son trincheras de lucha, hay que asumirlos guiados con humildad y por grandes sentimientos de amor.
Francisco Garcia Reyes

Twitter:@franJPSUV

INSTAGRAM: @franPSUV 

Leer Más

A propósito de la candidatura de Víctor Clark: Jugando pa´ atrás

Jugando pa´ atrás

El pueblo falconiano es de talante heroico durante el paro petrolero, las vaguadas, la tragedia de Amuay lo ha demostrado. Ahora ante las mayores dificultades que ha vivido la revolución, ante la dimensión de los retos que tenemos al frente se hizo necesario un cambio en la vanguardia política de la revolución, las esperanzas del pueblo más humilde están sobre los hombros de Víctor Clark.

En plena carrera se comienza a develar la verdadera pugna, socialismo contra capitalismo con sus consecuencias en la política externa e interna en este caso haremos algunas observaciones sobre la campaña regional y el asunto interno.

No se trata de sujetos particulares sino de formas de acción política que le hacen daño a la revolución, o sea, los corruptos, los macolleros, los mediocres, los jalabolas, los chismosos. Todos estos sujetos están psicológicamente vinculados con anhelos propios de los ideales capitalistas, pero su capacidad de trabajo, organización y liderazgo no tienen la potencia para obtener el éxito personal, la fama, el poder y la admiración a la que aspiran.

Estos sujetos han tomado espacio a lo interno de la revolución, desde sus oficinas se sienten todo poderosos y es la satisfacción de esa sensación de poder la que los mueve. Ahora, cuando un candidato toma la esperanza que el pueblo lleva en la mano y con ella sale a la batalla por la redención, contra el burocratismo y la corrupción estos jefezuelos ven en riesgo el cimiento de la obra de su narcisismo la realización fetichista de sus anhelos.

Contar con estos carajos para la lucha es capitular, de ellos podemos esperar sabotajes, operación caimán en las instituciones que gobiernan, maltratos al pueblo, mezquindades políticas exacerbadas, la miseria es su divisa, el chisme y la adulación su forma clásica abrirse paso.

Víctor, tú no eres cogido a lazo, que se vaya la luz, que no llegue la cajita, que se incumpla con el cronograma del agua, todo al mismo tiempo no puede ser casualidad…

Francisco Garcia Reyes

Twitter: @FranJPSV

Instagram: @FranPSUV

Leer Más

Oposición venezolana recurre a la violencia a pesar de tener garantías de participación política

 

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, recordó este sábado que la oposición venezolana cuenta con todas las garantías de participación política, pero ha optado por el camino de la violencia para hacerse del poder.

Mencionó que ante esa postura antidemocrática se celebraron en Venezuela las elecciones de los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), como espacio para el diálogo nacional por la paz y estabilidad del país.

“A pesar de tener sus garantías de participación política, tomaron el camino de la violencia, del derrocamiento del gobierno legítimo, de la obstrucción de la vida social del país”, dijo.

En entrevista concedida a la emisora radial argentina Radio Rebelde, el mandatario nacional recordó que la convocatoria de la ANC derivó de las constantes negativas de la oposición de dirimir las diferencias mediante el diálogo, ya que están subordinados a un plan intervencionista contra Venezuela.

“Nosotros somos víctimas de una agresión internacional, que tiene su capítulo nacional con una oposición que se ha subordinado absolutamente a un plan intervencionista, que tiene como objetivo llevar al caos a Venezuela, y para ello viene aplicando varias fórmulas”, dijo el jefe de Estado, al tiempo que recordó que esas maniobras van desde la guerra económica hasta las pretensiones de someter a la sociedad a través de la violencia y el asedio, como se aplicó en Ucrania.

Esas acciones violentas, agregó, han dejado más de 100 personas asesinadas, nueve de ellas quemadas vivas. A ello se le suma daños a bienes privados y públicos.

La entrevista completa será retransmitida este sábado por Radio Miraflores.

Leer Más