ALFREDO MANEIRO: EL PARTIDO, EL GOBIERNO Y EL PODER. Por Osmal Acosta

OSMAL ACOSTA

Descargar Documento
Con el  riesgo de ser cuestionado o interpretados como ignorantes, diríamos  que el dirigente y líder político de izquierda que entendió el proceso histórico del comportamiento del elector; de los partidos de derecha y de izquierda en la participación electoral; en la fortaleza y decadencia de los gobiernos y la oposición política de la izquierda; en la comprensión histórica del comportamiento real en lo que se refiere al ejercicio de la política de todos los factores participantes en esta actividad; en la conjugación del discurso manifiesto en la izquierda en su proceso de incomprensión de la realidad social de la nación Venezolana y la carencia de convicciones y cualidades ciertas que hiciera posible su vocación de poder; fue ALFREDO MANEIRO.

El conocimiento en cada uno de estos aspectos le permitió desarrollar conceptos aplicables a la realidad política del momento, a entender el desenvolvimiento futuro de los dirigentes, líderes y partidos políticos. Así pudo develar un conjunto de conceptos y categorías que resultaban incomprensibles con la realidad dado el uso y el manejo ortodoxo expresado por una dirigencia de izquierda desorientada en el comportamiento político de la nación venezolana. Es así como Alfredo Maneiro logra desentrañar “las cualidades” de esos conceptos y los ubica en su dimensión real  de allí que comienza a desarrollar de manera comprensible las categorías de vanguardia, obreros, sindicatos, sindicalistas, movimientos, electores, izquierdistas, estudiantes, campesinos, movimientos populares, manifestaciones culturales y todos aquellos elementos condicionantes del comportamiento social.

La determinación de desarrollar estos conceptos tuvo su motivación causal, en el afán de explicar, en el contexto del TODO, el ejercicio de gobierno, del poder y de los partidos. De manera tal, que esto le permite establecer una apreciación diferencial de los gobiernos tradicionales defensores y reproductores de la clase burguesa con respecto a lo que debe ser un gobierno orientado a gobernar con las clases y movimientos populares, lo que para él se traduce en el poder popular. Entendiendo que ese poder popular no es la expresión de una conciencia revolucionaria asimilada por la orientación política de los partidos de izquierda. De esta manera, asume  que eso es el resultado de la  comprensión política que haría la izquierda al entender que “más allá de la izquierda es donde está la solución”.

Alfredo Maneiro expresa, sin ningún tipo de duda, la manera manifiesta de “La Eficacia Política” de los partidos políticos de izquierda que, por su capacidad política, pretenden “…convertirse en una alternativa real de gobierno…” y, por supuesto, dirigirlo. Pero, la izquierda, se percibe en su actividad militante, como una organización encogida, carente de elasticidad en el desempeño de sus tareas y en el despliegue de sus capacidades para transmitir con éxito su ideología. Lo que a toda vista luce como un partido “políticamente ineficaz”. Pareciera que la originalidad conceptual de su doctrina (Comunismo) resulta incomprensible ante los electores. “…Es algo que limita, estrecha, reduce la posibilidad de adquirir una verdadera dimensión social en nuestro país y  que la clave está, entonces, en presentarse como “socialistas”, para de esta manera hacer más dirigible el asunto. El problema, creemos, es de naturaleza distinta: cualquiera sea tu condición ideológica, ella no te va a obviar el indispensable trabajo de ofrecer una solución posible, coherente y de conjunto a los problemas del encallejonado y permanente subdesarrollo venezolano. Y más concretamente, tu condición ideológica, aun ablandada deliberadamente en la fraseología socialista al uso, no te va a obviar el indispensable trabajo de ofrecer una política concreta para los problemas del presente.” Este problema, en nuestra apreciación, lo destacamos como la ESENCIA y la APARIENCIA NECESARIA, lo ilustra Alfredo Maneiro, con un ejemplo histórico, “… En esto hasta el propio Copei nos viene una lección: fue su política del “cambio” y no su condición socialcristiana, lo que le valió su triunfo electoral…”  Esta verdad, al decir de Alfredo, que, “la mediación entre ideología y política desató en Copei una discusión “enconada y una diferenciación entre “sociedad comunitaria” “participación”, etc.” Entonces, la asunción al gobierno debe ser entendida con vocación de cambio y transformación profunda del establecimiento. El partido político que lo ejerza debe contar con una  organización política proclive con los intereses comunes que afectan a las mayorías. En palabras de este paladín del poder popular, esto es la Eficacia Política. “Por Eficacia Política, entendemos la capacidad de cualquier organización política para   convertirse en una alternativa real de gobierno y para, EVENTUALMENTE, llegar a dirigir este”.

El gobierno revolucionario debe derrotar la eventualidad legal que le impone el sistema político dominante. Esta derrota pasa por la capacidad, de su dirigencia en el proceso, de direccionalidad política que desarrollen para mantenerse y en la capacidad para resolver los problemas a fin de que garantice su permanencia en el gobierno y  le sea posible alcanzar y mantener el poder.

No en vano es el análisis que hace Alfredo Maneiro del partido político. El partido político y la clase obrera organizada son los llamados de a propiciar los cambios en las relaciones sociales de producción existente en la sociedad venezolana y su definición está dada en el carácter político de esa organización, encontrando su significación en la naturaleza misma de la “ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA, el cual es UN PROBLEMA de PARTICULAR IMPORTANCIA ES EL RELATIVO  A LA CALIDAD REVOLUCIONARIA DE LA ORGANIZACIÓN. POR CALIDAD REVOLUCIONARIA, ENTENDEMOS LA CAPACIDAD PROBABLE DE SUS MIEMBROS PARA PARTICIPAR EN UN ESFUERZO DIRIGIDO A LA TRANSFORMACION DE LA SOCIEDAD A LA CREACION DE UN NUEVO SISTEMA DE LAS RELACIONES HUMANAS. COMO QUIERA QUE TENEMOS EL INTIMO CONVENCIMIENTO DE QUE UN ESFUERZO DE TAL NATURALEZA SOLO SE PUEDE REALIZAR DESDE EL GOBIERNO, SOLO PUEDE SER UN PROPOSITO ESTATAL, PARECIERA ENTONCES QUE UNA PETICION DE CALIDAD REVOLUCIONARIA NO PUEDE REALIZARCE antes SINO DESPUES DE RESOLVERSE, EN BENEFICIO DE UNA ORGANIZACIÓN CUALQUIERA, EL PROBLEMA POLITICO. Lograr UN NUEVO SISTEMA DE RELACIONES HUMANAS… PARA NO CAER EN PACTOS OMINOSOS Y MANEJOS OSCUROS”. . Esto exige la asunción del poder político, de  manera tal que, con esto, podríamos articular la calidad de la eficacia política que él define… Y, una vez, asumido el gobierno, deba  desarrollar y mantener la calidad política para que siga siendo eficaz. Es por ello que la exigencia a tener un conocimiento claro de nuestra realidad para cumplir el ejercicio de gobierno pasa por tener un desarrollo de conciencia revolucionaria que exprese el comportamiento político que exige los principios fundamentales de la organización política que ocupa el gobierno.

ALFREDO MANEIRO, vio un país de perspectivas “MENGUADAS, DIFICILES; MUY DIFICIL;- y nos dice- HAY QUE DEVOLVER LA POLITICA VENEZOLANA LA FLUIDEZ PERDIDA, HAY QUE ROMPER ESTE CONDOMINIOS DE ADECOS Y COPEYANOS SOBRE EL PAIS, MOVILIZANDO A QUIEN ALLA que MOVILIZAR, CONVOCANDO A QUIEN ALLA QUE CONVOCAR. Y SI NO HAY FUERZAS PROPIAS PARA LOGRARLOS, HAY QUE CONFIAR EN EL CONCURSO DE LAS FUERZAS AJENAS, COMO SEA. NO PUEDE SEGUIR LA POLITICA EN ESA NORIA MALDITA, EN QUE NADA PASA Y PUEDE PASAR. ESTE ES UN PAIS SIN PERSPECTIVAS DE NINGUNA ESPECIE. ES MUY DIFICIL SI NO SE CREA UNA  FUERZA. YO A LA IZQUIERDA LO UNICO QUE LE PIDO (AUNQUE LO IDEAL FUERA QUE CONTRIBUYERA A CREARLA) ES QUE POR LO MENOS NO ESTORBE ESE SURGIMIENTO. QUE surja UNA FUERZA QUE, GALBANIZANDO LA FRUSTRACION DE ESTE PAIS, DE ESTE PUEBLO, PUEDA ROMPER ESE CONDOMINIO ADECO-COPEYANO. SI TAL COSA NO OCURRE, LAS PERSPECTIVAS DE UNA MEXICANIZACION DE VENEZUELA SON MAS CIERTAS QUE LAS PERSPECTIVAS DE UN ENCRESPAMIENTO NACIONAL, DE UNA REBITALIZACION NACIONA”L.

En esta clarísima reflexión podemos observar la capacidad y aprehensión de ALFREDO en la manera como describe la situación política de Venezuela para entonces, fijando su posición crítica cuando  hace referencia a la participación y el papel que deben asumir los partidos políticos de izquierda. Es evidente que la diferencia ENTRE ORGANIZACIONES REVOLUCIONARIAS…………”Y LOS PARTIDOS DE LA IZQUIERDA VENEZOLANA, ESTA SIN DUDA,  EN EL FONDO DEL PERMANENTE ESTADO DE POSTRACION DE ESTOS, DE SU ESCASISIMA CAPACIDAD DE MOVILIZACION Y DE ESA SITUACION DE DESCONFIANZA QUE, POR PARTE DE LAS MASAS, RODEA A MENUDO LA ACCION DE SUS CUADROS (ESTA SITUACION LAS CONOCEN SOBRE TODO LOS CUADROS DE BASE LOS QUE MAS DIRECTAMENTE TIENEN QUE REPRESENTAR AL PARTIDO)…………. TAL DIFERENCIA ES LA QUE LE DA SENTIDO AL CONSIDERABLE RECHAZO DEL  CUADRO POLITICO ORGANIZADO, POR PARTE DEL MOVIMIENTO POPULAR”

“…PERO SI BIEN ES CIERTO QUE NO SE PUEDE AFIRMAR APRIORI LA CALIDAD DE UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA CUALQUIERA, SI SE PUEDE NEGAR A PRIORI LA CALIDAD DE ALGUNA DE ELLAS…”. Este razonamiento determinante, tan evidente, es el resultado dejado por la proliferación de la creación de distintas organizaciones políticas de izquierda. “ES DECIR –agrega Alfredo Maneiro- CIERTAS ESTRUCTURAS PARTIDISTAS DESARROLLAN UN ESPIRITU DE SECTA TAN MARCADO, SUSTITUYEN DE TAL MANERA LA DISCIPLINA POR LA OBEDIENCIA, VICIAN SUS AFILIADOS CON UN JUEGO TAN COMPLICADO DE JERARQUIAS, GRADACIONES, AMIGUISMOS, ARBITRARIEDADES, ETC., Y, SOBRE TODO CREAN TALES DIFICULTADES A LA CONFRONTACIÓN LIBRE DE OPINIONES, QUE LA LUCHA INTERNA SOLO PUEDE EXPRESARSE A TRAVÉS DE ZANCADILLAS, CORRILLOS, PACTOS OMINOSOS Y MANEJOS OSCUROS. ESTRUCTURAS, ASI TERMINAN POR PRODUCIR UN MILITANTE CONDICIONADO, MEDIOCRES ASPIRACIONES Y CUYA AUDACIA, VALOR Y ESPÍRITU CRÍTICO SE RESUELVE, A MENUDO, EN UNA RACIONALIZACIÓN FORZADA DE LAS VERDADES, VALORES E INTERESES DEL PARTIDO. EN REALIDAD ABUNDAN MODELOS ORGANIZATIVOS QUE, NO IMPORTA SUS RECLAMOS IDEOLÓGICOS, DEVIENEN MODELOS EN ESCALAS REDUCIDAS DEL MISMO “SISTEMA” A CUYA DESTRUCCIÓN DECIDEN ASPIRAR”.

Es evidente que el comportamiento de la dirigencia política, en la dirección política de esas organizaciones y en la gestión de gobierno, obedece a un manejo subjetivo de su accionar militante. Es por ello que, opina Alfredo. “…EN REALIDAD EXISTEN ORGANIZACIONES REVOLUCIONARIAS QUE PARECEN SOLO PREPARADAS PARA ADUEÑARSE DEL APARATO DEL ESTADO EXISTENTE CON EL OBJETO DE “PONERLO EN MARCHA PARA SUS PROPIOS FINES”.

Ocupar la dirección política de un partido de izquierda, implica una conducta militante revolucionaria y desprendida de intereses particulares, orientados a satisfacer ambiciones exclusivas para privilegiar presencias en los espacios de la sociedad y considerarse como los ungidos del proceso histórico a posesionarse de su estructura y funcionamiento. Es así, dice Alfredo Maneiro, que,   “EN EFECTO, SI ALGUIEN PUEDE CONCEBIR LA FUNDACIÓN DE UN PARTIDO POLÍTICO, COMO EL COMIENZO DE UN MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO, ¿POR QUE ES IMPOSIBLE IMAGINAR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE AVANZADA, NO COMO EL Comienzo, SINO COMO EL RESULTADO DE UN MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO, EN UN CIERTO GRADO DE SU  DESARROLLO?.

Es de importancia mayúscula referirnos a la VANGUARDIA. La actividad militante de esta es garantía suprema de cualificación y conciencia de desarrollo y crecimiento político de la organización., así, pues, que la Vanguardia  “…DONDE QUIERA QUE SE EXAMINE EL ASUNTO,…LA VANGUARDIA ES UN PRERREQUISITO PARA CUALQUIER EMPRESA POLITICA SERIA. ES DECIR, PARECE QUE EL MOVIMIENTO POPULAR  SOLO PUEDE RESOLVER  SUS PROBLEMAS ACTUALES EN CONJUNTO Y DE MANERA DEFINITIVA, EN UN NIVEL POLÍTICO. Y SOLO PUEDE ASPIRAR  A QUE SUS LUCHAS TENGAN SIGNIFICACIÓN Y PESO A ESE NIVEL, EN LA MEDIDA EN QUE RESUELVA EL PROBLEMA DE LA VANGUARDIA”. La importancia de la Vanguardia la define en su naturaleza revolucionaria, su papel es de gran  trascendencia política, y cobra significación en su praxis, es la garante de la reproducción de los postulados y principios del partido político. Su ejercicio de la actividad política es el ejemplo manifiesto del combatiente-militante. En fin, su permanencia en la organización es el oxigeno que da vida al despliegue.

Debido a las observaciones críticas que Alfredo Maneiro refiere sobre los partidos políticos de Izquierda, sentencia  lo siguiente“ LA CONSTRUCCIÓN DE LA VANGUARDIA CONSCIENTE EN LAS CONDICIONES  VENEZOLANAS, OTRO TRATAMIENTO….PARTIENDO DE QUE SIN ELLA, EL MOVIMIENTO POPULAR NO LLEGARÍA NUNCA, EN SU PROPIO BENEFICIO Y CON ARREGLO A SUS PROPIAS METAS, A PARTICIPAR DE LUCHAS POLITICAS DECISIVAS. ES DECIR, PARTIENDO, AL FIN Y AL CABO, DE LA NECESIDAD DE LA VANGUARDIA, PERO AL MISMO TIEMPO PREVIENDO SU PROBABLE ENVILECIMIENTO”.

Hasta aquí hemos tratado de exponer algunos aspectos políticos del pensamiento de Alfredo Maneiro, visionario cofundador y protagonista del proyecto político, apoyado por los trabajadores y trabajadoras, que dirige el presidente Hugo Chávez. En nuestro afán de dejar a la luz de las y los camaradas la apreciación que bien estimen hacer, incorporamos acá el “Problema de la Vanguardia”, así, como también, asumir que el problema de la eficacia política no es una entelequia. Su mentor, Alfredo Maneiro, ha “…TRATADO DE EXPLICAR QUE LA EFICACIA  POLÍTICA, SI BIEN NECESARIA, INDISPENSABLE, NO RESULTA POR SI MISMA SUFICIENTE PARA COMPROMETER, A SATISFACCIÓN PLENA, TODO EL ESFUERZO”.

Por último, solo dejaremos impreso, textualmente, unas apreciaciones de Alfredo Maneiro a fin de que mantengan su virgen originalidad para su interpretación: AHORA NOS TOCA REALIZAR PARECIDAS TAREAS Y PARA NO ABUNDAR EN EL ASUNTO, SOLO QUEREMOS DECIR QUE CADA COMBATE COTIDIANO, CADA LUCHA REIVINDICATIVA, DEBE SERVIR, TIENE QUE SERVIR Y EN FIN DE CUENTAS ESA ES NUESTRA TAREA, A LA ELEVACIÓN DE LA COMBATIVIDAD POPULAR, AL AUMENTO DE SU CONCIENCIA REVOLUCIONARIA. SI DE ALGUNA MANERA REBAJAMOS EL CONTENIDO, LA CALIDAD REVOLUCIONARIA DE LAS LUCHAS POPULARES, NO IMPORTA CUAN EXITOSOS SEAN LOS COMBATES REIVINDICATIVOS CONCRETOS, NO PASAREMOS DE SER GESTORES QUERIDOS POR LAS MASAS Y SE ESO, SÓLO ESO, ESTÁ MUY POR DEBAJO DE LO QUE EXIGE NUESTRA CONDICIÓN DE REVOLUCIONARIOS”.

EL PANORAMA QUE MUESTRA MANEIRO SURGE ATERRADOR ´´UN ELECTORADO EN ORFANDAD, UNA IZQUIERDA CON INCAPACIDAD PARA MOVILIZARLO”, Y LA PERSPECTIVA TERRIBLE DE QUE’SI NO SURGE UNA FUENTE CAPAZ DE ROMPER EL CONDOMINIO ADECO’COPEYANOI’ DESDE YA PODEMOS SABER EL NOMBRE DEL PRÓXIMO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA QUE ES CALDERA, EL DE 1988 QUE ES CARLOS ANDRES PÉREZ, EL DEL 93 QUE ES EDUARDO FERNÁNDEZ”.

 “EL PROBLEMA NO ES CONTRASTAR UN GESTO CON OTRO GESTO, UNA CAPACIDAD  POR  LA DIATRIBA CON UNA CAPACIDAD PARA LA RESPUESTA. EL PROBLEMA ES CONTRASTAR EL DISCURSO

“EL PROBLEMA NO ES CONTRASTAR UN GESTO CON OTRO GESTO, UNA CAPACIDAD  POR  LA DIATRIBA CON UNA CAPACIDAD PARA LA RESPUESTA. EL PROBLEMA ES CONTRASTAR EL DISCURSO CON LOS HECHOS EVIDENTES DE QUE AD TIENE DISMINUIDA SU CAPACIDAD DE ENTUSIASMAR A LA POBLACION NO ADECA, DE QUE COPEI ES MUY DIFICIL QUE RELEVANTE EL ENTUSIASMO.”

HEMOS TRATADO DE EXPLICAR QUE LA EFICACIA  POLÍTICA, SI BIEN NECESARIA, INDISPENSABLE, NO RESULTA POR SI MISMA SUFICIENTE PARA COMPROMETER, A SATISFACCIÓN PLENA, TODO EL ESFUERZO”.

 OSMAL ACOSTA

COORDINADOR NACIONAL MOTRAM

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Comentarios están cerrados.