Hace 171 años se levantó en armas el General del Pueblo Soberano, Ezequiel Zamora

CBSTinfo.-(VTV).Un día como hoy en el año 1846 Ezequiel Zamora, se levantó en armas en la localidad de Guambra, estado Aragua, contra el Partido Conservador de Venezuela, organización derechista que apoyaba el colonialismo, la esclavitud y la desigualdad.

Zamora se reveló  bajo los lemas: ¡Tierras y hombre libres!, ¡respeto al campesino! y ¡desaparición de los godos!, ganando la devoción popular y el nombre de “General del Pueblo Soberano”.

Entre sus filas contó con el apoyo de otros jefes locales como el Indio Francisco José Rangel, Zoilo Medrano y José de Jesús Gonzales, quienes eran campesinos que sufrían y veían las condiciones injustas en que vivían quienes nada tenían, y como eran explotados en las haciendas.

Las masas se sumaron a los liberales anhelantes de justicia, pero los liberales en su mayoría eran propietarios, sólo que eran objeto de presiones por los godos comerciantes y grandes terratenientes, quienes aún conservaban algunos resabios del tiempo de la Colonia, por eso se les llamó, con más precisión, conservadores.

Se unió en la época al Partido Liberal fundador por Antonio Leocadio Guzmán, adversario del gobierno conservador de José Antonio Páez.

Zamora como importante y  popular líder del siglo XIX se presenta a las elecciones de 1846 como candidato a “elector” para el cantón de Villa de Cura, pero su nominación fue objetada por los conservadores, mediante procedimientos típicamente fraudulentos.

Este fue el reflejo de la tensa situación entre Liberales y Conservadores a escala nacional, cuyo cruento desenlace pretende evitarse por medio de una entrevista entre José Antonio Páez y Antonio Leocadio Guzmán, padre de Antonio Guzmán Blanco. No obstante, la reunión de los dos líderes es frustrada por alzamientos espontáneos de campesinos en la región central. Zamora llama inmediatamente a “hacer la guerra a los godos” en beneficio de los pobres, mientras Páez era nombrado Jefe del Ejército.

Zamora fue capturado y encarcelado en marzo de 1847. Lo condenaron a muerte en Villa de Cura, porque la Constitución de 1830 contemplaba la pena de muerte, pero se escapó de prisión y después fue indultado por el general Monagas.

En pleno curso de la Guerra Federal, durante las acciones preliminares para la toma de la plaza de San Carlos, el 10 de enero de 1860 recibe un balazo en la cabeza que le causó la muerte. La causa queda en el misterio. Algunos dicen que la bala salió de su propio campo, obedeciendo órdenes de Juan Crisóstomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *